Tulip Siddiq, la diputada laborista que pospuso su cesárea para votar en el Brexit

Reuters

La parlamentaria pide que actualicen "cuanto antes" el sistema de votación en la Cámara de los Comunes, ya que carece de un sistema electrónico y eso le obligó a hacer el sufragio moviéndose en el hemiciclo.


La diputada laborista Tulip Siddiq llegó el martes hasta el Parlamento británico en silla de ruedas para votar por el acuerdo del Brexit.

Así de incómoda, la legisladora tuvo que dirigirse hasta los angostos pasillos de la Cámara de los Comunes para manifestar su rechazo al acuerdo de salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Justamente para el martes 15, Siddiq tenía agendada su cesárea para dar a luz a su segundo bebé. Sin embargo, optó por posponerlo para ser parte de la “más significativa votación, la más importante votación de mi vida”, la cual “simplemente no podía sentir que lo había perdido”, aseguró a BBC News.

En su complicada condición, la parlamentaria opositora participó del debate -que se prolongó por más de siete horas- y que dio por resultado final un rotundo rechazo para el gobierno de Theresa May.

Pero además, el sistema de votación de la Cámara le hizo el trabajo un poco más complejo.

La tradición legislativa británica indica que tras finalizar las negociaciones, los diputados deben votar por el proyecto en cuestión. Si no hay un consenso ampliamente visible, se genera la llamada “división”, en la que los parlamentarios deben abandonar la sala -que ni siquiera cuenta con asientos para todos los cerca de 650 asistentes- y dirigirse físicamente a los lobbies de sufragio: los pasillos de la izquierda para el “No” y el de la derecha del “Sí”.

Por este motivo, la laborista pidió que se actualice “cuanto antes” el sistema que carece de un método de votación electrónico. “El Reino Unido está en un caos y, claramente, hay problemas mucho más grandes que enfrenta el país, pero el Parlamento necesita ser arrastrado hacia el siglo XXI lo antes posible”, dijo.

Si bien se han buscado soluciones, hasta ahora solo existe la alternativa de que parlamentarias que estén embarazadas, enfermas o hayan sido madres recientemente puedan designar a un reemplazo que vote en su nombre. Una especie de representante, similar a lo que ocurre en las comisiones de la Cámara en Chile.

En el sitio web del Parlamento británico explican que aunque se han recibido propuestas para adoptar una votación electrónica y lo han considerado, “ninguna alternativa parece tener un gran apoyo entre los miembros”. Muchos consideran, de hecho, que la votación presencial es una oportunidad esencial para hablar o presionar a sus colegas de alto nivel.

Cómo vota la Cámara

Primero, la votación está encabezada por el portavoz de los Comunes, quien pregunta a los parlamentarios si están de acuerdo o no sobre el proyecto. Los diputados responden a viva voz, por lo que el portavoz deberá determinar si es que el resultado es claro.

Si no queda claro, el speaker ordena “despejar el lobby”. Tras eso suena una campana y los parlamentarios deben dividirse en dos pasillos al costado de la sala.

En ocho minutos, los diputados deben ir hacia el corredor de la izquierda del “No” o la derecha del “Sí”, un tipo de votación que se llama “división”.

A medida que los legisladores pasan por los vestíbulos, se realiza un recuento de los miembros de cada grupo. Luego los resultados del conteo llegan hasta el portavoz quien anuncia el resultado final. Un proceso que dura unos quince minutos.

Seguir leyendo