Cómo viene 2020 en las Ues, según Gonzalo Rojas: "Las generaciones jóvenes tienden a considerarse micro-agredidos: cualquier cosa los ofende"

El historiador, docente por 44 años en la facultad de Derecho de la UC, avizora un marzo "difícil" tras el estallido del 18 de octubre. Afirma, eso sí, que el problema viene de antes: "La docencia no puede ser salvada con alumnos que se sienten micro-agredidos casi por cualquier cosa y con profesores que no están dispuestos a involucrarse con sus alumnos porque tienen miedo de ser micro-agresores".


Desde su abrupta salida de la Universidad Católica, a fines de 2018, y luego de 44 años haciendo clases, el historiador Gonzalo Rojas (66) está instalado en el exdepartamento de sus padres en Vitacura, que usa como oficina.

El 31 de octubre de 2018, durante una de sus clases de Historia del Derecho, Rojas anunció el término de su carrera como profesor en la UC. Esto, debido a una denuncia que un alumno de Periodismo en conjunto con la FEUC puso en su contra ante la secretaría general de la universidad, por abuso de poder en una de sus clases. El historiador renunció antes de que se conociera el resultado del sumario que inició la universidad para investigar el caso. Según Rojas, esperaron que el alumno egresara para dejar sin efecto el caso.

Hoy se dedica a escribir columnas, leer libros y trabajar para la campaña por el "Rechazo" del exdiputado José Antonio Kast, de cuyo Partido Republicano es fundador. En esta entrevista, el exmilitante UDI habla de la crisis que -avizora- viene en las universidades a partir de marzo y critica a la nueva generación de docentes de los que, dice, "están cada vez menos comprometidos con los jóvenes". También reprocha el rol que el rector de la UC, Ignacio Sánchez, ha tenido durante la crisis.

"El tecito con las alumnas en la Alameda fue un error garrafal. Todos saben que él estaba ahí para la foto, para dar una señal a los alumnos más duros de quién está disponible para el diálogo. Y también una señal, creo yo, a esos sectores concertacionistas, socialcristianos de izquierda que podrían ver en él una interesante alternativa política a futuro", dice.

¿Cómo cree que se viene la vuelta a clases en marzo en las universidades?

Va a ser muy difícil, casi imposible que haya clases y en particular en las universidades que están en la zona cero. Las universidades forman parte de la normalidad que no ha sido alterada aún. Uno de los elementos más importantes de la normalidad de un país es su educación superior.

¿La docencia se va a ver afectada con este crisis?

Hace tiempo que vengo siendo negativo sobre esto por varias razones. La ausencia vital de compromiso de los profesores. Desde mi experiencia veo que el grupo de profesores jóvenes, los sub 40, está cada vez menos comprometido con el alumno porque están presionados para hacer investigación, por lo tanto la relación con los alumnos es mucho más distante. Hacer clases les resulta una pérdida de tiempo. Esa falta de compromiso, los alumnos de pregrado la perciben porque también todavía tienen a la generación más vieja como punto de comparación. De parte de los cuerpos de profesores yo no espero mucho. A esto le sumamos que las generaciones jóvenes tiene una tendencia fuerte a victimizarse y considerarse micro-agredidos: cualquier cosa los ofende, los descoloca, es motivo de denuncia. Creo que la docencia no puede ser salvada con alumnos que se sienten micro-agredidos casi por cualquier cosa y con profesores que no están dispuestos a involucrarse con sus alumnos porque tienen miedo de ser micro-agresores.

¿Qué soluciones ve a este posible conflicto universitario?

La opción de llevarse la docencia a salas de streaming, grabación de vídeo, arrendar salas por el gimnasio, eso es equivalente a que hoy día el Gobierno de Chile estuviera pensando en llevarse ciertos servicios públicos a islas del Caribe o del Pacífico polinésico. En el caso de la UC, no será mucho más lógico dar la pelea por mantener los campos abiertos. ¿No irá a ver a alumnos que entonces adopten la posición del chaleco amarillo? Alumnos que digan "yo voy a ponerme chaleco amarillo para conseguir que mis compañeros y yo podamos entrar a clase". En esto soy bastante pesimista pero creo que la Universidad Católica está moribunda.

¿Y cómo definiría el actuar del rector Ignacio Sánchez desde el 18 de octubre?

Ignacio Sánchez cambió significativamente en mayo del 2018, con la toma de la universidad. Desde ahí, elaboró una estrategia no confrontacional con la FEUC y con el movimiento feminista radical, de tal manera de no tener grandes problemas el 2019 y esa estrategia le funcionó perfectamente bien. Creo que va a pagar muy caro esa estrategia ahora porque ya conocen su debilidad. El tecito con las alumnas en la Alameda creo que fue un error garrafal. Todos saben que él estaba ahí para la foto, para dar una señal a los alumnos más duros de quién está disponible para el diálogo. Y también una señal, creo yo, a esos sectores concertacionistas, socialcristianos de izquierda que podrían ver en él una interesante alternativa política a futuro.

Si usted estuviera a cargo de la universidad, ¿Qué haría?

Primero, hubiese trabajado todo en febrero con los profesores nucleares. Segundo, le habría encargado a todos los directores estudiantiles de la universidad trabajar con los delegados de cursos ir a la base de la representación estudiantil, no a la cúpula. Y tercero, emitiría un mensaje súper claro: que me comprometo al restablecimiento del orden público desde el primer instante.

¿Por qué está en contra del voto de los representantes de la FEUC en el Consejo Superior de la universidad?

No creo en el cogobierno. Yo creo en la universidad jerárquica, ni siquiera creo en el voto paritario de todos los profesores. Soy partidario del gobierno de los viejos, de los profesores titulares.

¿No piensa que esa estructura hay que cambiarla?

Por ningún motivo. Creo que vamos a entrar en una crisis universitaria larga. Espero que se recupere su fundamento histórico. La relación maestro-discípulo con una autoridad que fundamentalmente tiene que proteger eso.

Sobre su salida de la Universidad Católica, ¿Va a insistir en volver?

Yo soy completamente inocente. El rector Ignacio Sánchez sancionó a un profesor titular con 44 años y medio de servicio porque la FEUC estaba en mi contra. Voy a perseverar en la defensa de mi honra y en la defensa de los principios que tuvieron dañados en mi proceso hasta el final. Me ofrecieron un nuevo contrato y dije: Yo, colaborador estrecho de José Antonio Kast, ex militante de la UDI, columnista de El Mercurio, ¿puedo entrar a una sala de clase? Yo creo que no. ¿Puedo decir lo que me dé la gana sin que me denuncien de nuevo o me funen a los tres días? Yo creo que no.

"El acuerdo constitucional profundizó la crisis"

¿Cómo ve el plebiscito que va a marcar el primer semestre de este año? ¿Es la salida a esta crisis?

No, de ninguna manera. La puerta de entrada que profundizó la crisis fue el acuerdo del 15 de noviembre. Si gana el "Apruebo", vamos a entrar en un año y medio no sólo de inestabilidad o inseguridad, sino de una presión tremenda sobre los eventuales constituyentes. Esa gente no va a poder tener domicilio conocido.

¿Cómo vio el actuar del Presidente Piñera durante las primeras semanas de la crisis?

Me habría gustado que Piñera controlara el orden público con energía desde el primer minuto. Salió bien en un comienzo, se demoró muchísimo en la segunda pasada. A mí me habría sonado que era mejor un golpe duro al orden público la noche del martes 13 de noviembre.

Comenta