DC renueva directiva en medio del aislamiento político

En las elecciones internas de este domingo la DC se juega mucho más que el recambio de mesa directiva. La tensión está puesta en las alianzas políticas que buscarán las distintas listas, tras el fin del eje histórico con el PS.




“La DC está pagando sus propios pecados”, señalaba ayer un dirigente de la Democracia Cristiana y estrecho asesor de la exabanderada presidencial Yasna Provoste al ver cómo sus históricos aliados políticos del PS, PPD y el PR ingresaban al gabinete del presidente electo, Gabriel Boric, mientras la colectividad de la flecha roja quedaba al margen de las decisiones que están tomando los partidos con los que hasta hace unos años conformaron una de las coaliciones políticas más exitosas en la historia de Chile.

La tensión que se vive al interior de la Democracia Cristiana frente al aislamiento en que se encuentra la tienda se ha trasladado a las elecciones internas que se celebrarán este domingo, que definirán la nueva mesa directiva. “Lo que ocurra este domingo es clave”, remarca el exdiputado y expresidente de la Cámara Baja Aldo Cornejo.

Hay tres listas en juego: una encabezada por la diputada Joanna Pérez, con el apoyo del sector que lidera el extimonel de la colectividad Fuad Chahin; otra capitaneada por el alcalde de La Granja, Felipe Delpín, y en cuya vicepresidencia postula la senadora Yasna Provoste, y la tercera, que postula al expresidente de la Juventud Demócrata Cristiana Diego Calderón.

Y en la DC, aseguran, sólo dos de ellas, la de Delpín y Calderón, podrían facilitar el camino a un reencuentro con los antiguos aliados.

Desde el bloque del Socialismo Democrático -donde confluyeron el Partido Socialista, el PPD, el Partido Liberal y los parlamentarios frenteamplista que emigraron al movimiento Nuevo Trato- han confirmado esa percepción. Desde el fin de la primera vuelta presidencial, con la derrota de Provoste el 21 de noviembre pasado, las directivas del bloque del Socialismo Democrático no se han vuelto a reunir formalmente con la cúpula de la DC.

Y tampoco está previsto un encuentro para los próximos meses. La tensión que se vive dentro de la DC, sin embargo, no se traduciría en una alta participación en los comicios internos del domingo. Según los cálculos de los comandos de las listas que están en disputa, se espera que concurran a las urnas entre ocho mil y 10 mil militantes, menos de un tercio del padrón oficial inscrito en el Servel (31.169) a diciembre del año pasado.

“La Democracia Cristiana y en particular su expresidente (Fuad Chahin) cometieron errores muy fuertes, como fue acercarse a La Moneda durante el gobierno de Sebastián Piñera casi de manera personal, cuando el partido estaba en una línea completamente diferente y no estaba dispuesto a eso. Ahora estamos pagando los costos de eso”, sostiene el alcalde Delpín, una de las cartas que buscan llegar a dirigir a la DC.

“Esperamos que en la elección de este domingo, si somos electos,on nuestro equipo vamos a iniciar un proceso de acercamiento con los demás partidos para no aislar a la DC”, afirmó Delpín.

El edil de La Granja es enfático al señalar que la DC no puede quedar aislada y que “jamás buscará acercamiento hacia la derecha”. Por ende, “vamos a trabajar para formar alianzas con todos aquellos que se sientan en la centroizquierda”.

Por el contrario, la diputada Joannna Pérez, quien también busca llegar a la presidencia de la DC, no está de acuerdo en que su partido haya quedado aislado. “Esto es algo que se veía venir. Nosotros en la junta nacional de la DC, cuando decidimos respaldar la candidatura de segunda vuelta de Gabriel Boric, dijimos que no seríamos parte de su gobierno y que, desde el Congreso y desde otras instancias -somos la principal fuerza en alcaldes-, íbamos a ponernos a disposición del nuevo gobierno para, a través del diálogo, sacar adelante las propuestas. Cuando haya que hacer un planteamiento, lo vamos a hacer. Nuestro partido debe recuperar las idas y la propuesta, y ese va a ser nuestro norte”, dice Pérez. La parlamentaria democratacristiana remarca que la DC ya está trabajando desde el Congreso las articulaciones con distintas fuerzas de centroizquierda. “Nosotros no nos sentimos aislados”, señaló Pérez.

Desde Valparaíso, en tanto, el jefe de la bancada de senadores de la DC, Francisco Huenchumilla, junto con valorar los nombramientos para el gabinete hecho por Boric y desearles éxito a los futuros ministros en su gestión, manifestó su pesar por la forma en que terminó la alianza entre la DC y el PS. “En las formas el procedimiento pudo haber sido más acorde con el affectio societatis que alguna vez nos unió”, remarcó.”Termina así el ciclo histórico del trabajo conjunto de las fuerzas de centroizquierda, desde el eje articulador entre el PS-DC que, con sus luces y sombras, condujo el Estado en uno de los momentos de mayor progreso y estabilidad del país”, dijo Huenchumilla.

En la vereda opuesta, el diputado democratacristiano Miguel Ángel Calisto celebró que el presidente electo no hubiese nominado a ningún DC.

”Felicidades y éxito al nuevo gabinete. Me parece muy importante que (el) presidente Boric no incorpore a la DC en ningún estamento, porque no somos parte de su gobierno. Esa determinación nos da libertad y la posibilidad histórica de rectificar nuestro camino sustentado en el humanismo cristiano”, escribió el parlamentario DC por el distrito 22 en su cuenta de Twitter.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.