Laboratorios Clínicos UC CHRISTUS expanden su excelencia a todo el país

La meta de Laboratorios Clínicos UC CHRISTUS para este 2022 es estar presente a lo largo de todo Chile, desde Arica a Punta Arenas, haciendo así asequible su servicio a miles de personas que antes debían viajar a Santiago para realizarse exámenes. Melipilla, Los Andes e Iquique son las sedes recientemente inauguradas.




Con 54 Unidades de Toma de Muestras contará este año UC CHRISTUS a lo largo del país, concretando así una presencia clave para acercar a todos los pacientes de Chile a la Medicina UC y a los análisis de exámenes de excelencia que ofrece esta red. Las últimas tres Unidades de Toma de Muestras en regiones se inauguraron en Melipilla, Los Andes e Iquique, mientras que en la Metropolitana comenzaron a funcionar tres nuevas, en Peñalolén, San Bernardo y Las Condes.

Esto es parte de una estrategia de crecimiento de UC CHRISTUS, que ha visto la necesidad de sus pacientes y concretado este importante avance. De hecho, entre 2017 y 2021 inauguró dieciséis Unidades de Toma de Muestra en regiones y nueve en la capital y este año espera debutar con 10 más en el resto del país.

La doctora Sandra Solari, directora de Laboratorios Clínicos UC CHRISTUS, explica que muchas personas debían viajar a Santiago para realizarse exámenes. Pensando en ellas es que “nosotros buscamos facilitar su acceso a este servicio”. Por lo tanto, cada día nuevos pacientes podrán tener acceso a más de 900 tipos de exámenes en sus distintas sedes.

Para asegurar la calidad y excelencia en los resultados, cada Unidad de Toma de Muestras -en el lugar del país donde esté ubicada- está comunicada con un sistema informático y de traslado de muestras, los que dan confiabilidad en los resultados. Las muestras tomadas en regiones son enviadas a Santiago para ser analizadas en Laboratorios Clínicos de UC CHRISTUS.

“Las muestras se toman y son transportadas refrigeradas o congeladas, dependiendo de las necesidades de cada una, a nuestros laboratorios centrales -indica la doctora Solari-. Nuestro sistema sigue las estrictas normas nacionales e internacionales, que regulan el transporte de muestras. Viajan con un control de temperatura y nosotros nos aseguramos de que, si la muestra tiene que ser analizada dentro de una determinada cantidad de horas, efectivamente lo sea en ese período”, dice la doctora Solari.

La experta agrega que cuentan con ocho laboratorios de análisis de muestras con técnicas analíticas de alta complejidad, que facilitan el mejor diagnóstico para los pacientes, liderados por seis médicos especialistas y subespecialistas en laboratorio clínico, todos ellos académicos de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, especialistas y subespecialista formados en el extranjero en sus áreas de expertise. “Esto asegura a nuestros pacientes resultados confiables, dando como consecuencia el enorme prestigio que tenemos y que lo convierte, a su vez, en el laboratorio de derivación más importante del país. Es por estos atributos que los pacientes confían en nosotros y estamos realizando más de seis millones de exámenes al año. Para responder eficientemente a esta confianza de nuestros pacientes, la gestión de calidad es clave”, señala.

Además, los Laboratorios Clínicos están certificados por el Colegio de Patólogos Americano, entidad reguladora estadounidense, entre otras que certifican su calidad y excelencia, incluidos los exámenes PCR para COVID y exámenes serológicos (anticuerpos) de COVID La doctora Solari puntualiza que es el único laboratorio que realiza y procesa determinados exámenes en el país, y que los que no están dentro de su alcance son enviados fuera del país, “a laboratorios en España o Estados Unidos, siendo uno de ellos la Clínica Mayo, con los que mantenemos convenios por ser referentes a nivel internacional. Nos preocupamos de elegir aquellos que tengan certificación de calidad igual o mejor a la nuestra”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.