La fórmula de Hyundai para no estancarse en ventas producto del coronavirus

La filial estadounidense de la firma asiática ha implementado un sistema de seguro de cesantía para quienes adquieran uno vehículo Hyundai o Genesis en Estados Unidos.




La propagación del COVID-19 está golpeando fuertemente a la industria automotriz global. A la detención de varios complejos automotrices en Europa, a lo que este lunes se sumó la misma Ferrari, hay que agregar el cierre de concesionarios y una escasa concurrencia de potenciales nuevos clientes (en aquellos que permanecen abiertos). Asimismo, la incertidumbre respecto de cuándo se superará la emergencia y cuáles serán sus definitivos efectos también pone un punto suspensivo en el mercado automotor. Ahora Hyundai de EE.UU. anunció la implementación de un seguro que paga hasta seis meses de la cuota en caso de que el titular pierda su trabajo durante la crisis viral.

Este resguardo llamado Assurance Job Loss Protection -que también involucra a a la marca de lujo Genesis- corre para todos quienes adquieran un vehículo hasta el próximo 30 de abril bajo la modalidad de financiamiento Hyundai Capital. En la práctica, cualquier persona que haya comprado un Hyundai o Genesis durante este lapso y que pierda su trabajo durante 2020, estará cubierto por esta protección, sin importar su historial de empleos. Además, quien adquiera un Accent, Venue, Kona, Elantra, Elantra GT, Tucson o un Santa Fe en el mismo periodo, puede pedir el pago diferido a 90 días.

La fórmula surcoreana pretende amortiguar la inevitable baja en las ventas que experimentarán todos los fabricantes. Hyundai y Genesis toman la delantera para evitar que esa caída sea brusca.


Comenta