El 12% de los contagiados en España son médicos y enfermeras

Trabajadores de la salud reaccionan cuando las personas aplauden desde sus casas en apoyo del personal médico que está trabajando en la pandemia, el sábado, en Madrid.

Con 28.603 casos, el país se enfrenta al desafío de proteger a los trabajadores de la salud, en la primera línea de la crisis. El gobierno buscará ampliar la cuarentena por 15 días más.


La crisis por el Covid-19 azota con fuerza España y, por el momento, no parece dejarla en paz. El país ya suma 28.603 casos de contagios y 1.756 muertos. En las últimas 24 horas, España registró 394 nuevas muertes por coronavirus. Aquello supone un desafío sanitario que ya tiene desbordados a los centros hospitalarios, sin contar el hecho de que el personal médico ocupa buena parte del total de casos en el país.

El 12% de los casos confirmados de Covid-19, es decir 3.475, son médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud, según informó este domingo Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. El sistema de salud español está funcionando al límite.

En Italia, donde ya hay 59.138 casos confirmados, 4.268 son trabajadores de la salud, cerca del 7%, según los datos de la Fundación Gimbe, un think tank de políticas de salud.

“Es un problema importante. Entendemos que son el grupo poblacional de mayor riesgo, es obvio, y hay que asumirlo”, dijo Simón durante su comparecencia del domingo y calificó al personal médico, en la primera línea de esta pandemia, como “héroes, generalmente más callados, en la sombra”, y que ante esta crisis “se exponen y lo dan todo”.

El Colegio Médico español ha denunciado también “las importantes carencias con las que están afrontando estos momentos”. “Ni un día más sin las necesarias medidas de protección para los equipos asistenciales”, reclamó.

Ante estas críticas, Sánchez aseguró que durante el fin de semana distribuyeron 1,5 millones de mascarillas y que otros cuatro millones serán repartidas “en los próximos días”. También animó a la industria nacional a fabricar el material necesario para hacer frente a esta crisis sin depender de las importaciones de tests de detección o de respiradores. Además, para reforzar los hospitales, el Ministerio de Sanidad contrató a 50.000 efectivos, entre personal jubilado, estudiantes o médicos residentes.

En Madrid se concentra la mayoría de casos de coronavirus, con 1.021 muertes de pacientes hasta el domingo. En la región hay 9.702 infectados. El consejo de gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó ayer un gasto de 23,3 millones de euros para la adquisición de material sanitario que llegará en dos aviones procedentes de China para la atención urgente de afectados.

Según informó el gobierno regional, se espera que el primero de ellos esté en Madrid en las próximas 24 horas, cargado de material como respiradores, para seguir adaptando los puestos UCI, mascarillas y batas.

Ante esta situación, el sábado 70 científicos publicaron un escrito en que estiman que “el punto de saturación del sistema sanitario” se producirá el próximo miércoles 25 y piden el confinamiento total de la población. Simón aclaró este domingo que “el punto critico para las UCI se producirá dos semanas después del punto álgido de contagios".

Hasta el 11 de abril

Con un inminente escenario de colapso de los centros de salud en España, el gobierno anunció el domingo que ampliará el estado de alarma y el confinamiento de la población por 15 días, hasta el 11 de abril. La medida requiere, eso sí, de la aprobación del Congreso.

El actual estado de alarma tiene duración hasta el próximo 29 de marzo, justo antes de Semana Santa, pero el gobierno desde hace días que evaluaba la opción de mantener el régimen de confinamiento de los 46 millones de españoles hasta después del feriado. Las personas solo están autorizadas a salir de sus casas para ir a trabajar o para realizar actividades de primera necesidad.

Algunas regiones como Cataluña o Andalucía reclaman a Sánchez un confinamiento más severo, prohibiendo toda actividad laboral que no sea imprescindible, como se decretó el sábado en Italia.

Comenta