Escándalo político en Puerto Rico tras la publicación de un chat privado entre miembros del gobierno

(Foto: EFE) Manifestantes piden la renuncia del gobernador Ricardo Roselló, durante una protesta el domingo en San Juan.

Las conversaciones, en las que también participaba el gobernador Ricardo Roselló, incluyen insultos a otros funcionarios y burlas sobre las muertes de líderes políticos.




El gobierno de Puerto Rico está siendo cuestionado por la publicación de una conversación privada entre varios de sus miembros a través de una aplicación de mensajería. Las 889 páginas del polémico chat fueron reveladas el sábado por el Centro de Periodismo Investigativo, luego de obtenerlas de una fuente anónima. La polémica ha escalado a tal nivel que algunos sectores ya piden la renuncia del gobernador Ricardo Roselló.

Los mensajes comienzan en diciembre de 2018 y llegan hasta fines de enero de 2019. Extractos de la conversación habían sido revelados días antes, los que incluyen mensajes sexistas, insultos contra personajes públicos de la isla caribeña y el intento de desacreditar a periodistas y políticos opositores. Así, en la conversación en la aplicación Telegram se burlan de las muertes de la excandidata a la comisaría y la alcaldía de San Juan, Marta Font, y del exlegislador y analista político, Carlos Gallisá. Varios miembros del chat bromean sobre si las banderas quedarán a media asta o cuántos días de duelo decretará el gobierno. En el caso de la muerte de la líder del Partido Independentista, ocurrida el 30 de diciembre, el publicista Edwin Miranda responde: "Un nano segundo".

Además de proferir insultos directos a periodistas con términos como "cabrón" y "mamabicho", los miembros del chat incluso se mofan de  los muertos por el huracán María, que arrasó la isla en septiembre de 2017, dejando un saldo de casi 3.000 fallecidos.

[caption id="attachment_741779" align="alignnone" width="600"]

(Foto: EFE) Manifestantes marchan el domingo hasta La Fortaleza, sede del Ejecutivo, para pedir la renuncia del gobernador Roselló.[/caption]

A través de un comunicado publicado el mismo sábado, Roselló dijo que había tomado la decisión de "prescindir de manera inmediata de la colaboración de todos los allegados a mi administración que forman parte del chat que se reveló en su totalidad". Además, anunció que Christian Sobrino, representante del Ejecutivo ante la Junta de Supervisión Fiscal, y el secretario de Estado, Luis Rivera Marín, habían presentado sus renuncias. También afirmó que todo su gabinete se encuentra bajo evaluación, y que apenas termine ese proceso hará nuevos anuncios.

Sin embargo, Roselló aclaró su intención de mantenerse en el cargo, a pesar de las manifestaciones que se llevaron a cabo este fin de semana afuera de La Fortaleza, la residencia oficial del gobernador en San Juan, para exigir su renuncia. "Fui electo por el pueblo y continuaré la misión que me fue concedida, ahora más que nunca", aseguró. Al gobernador le quedan menos de 18 meses para terminar su mandato, pero se espera que se postule a la reelección en 2020.

Al polémico chat se suma la detención el miércoles pasado de seis funcionarios del gobierno relacionados con contratos fraudulentos por más de US$ 17 millones, que beneficiaban al Departamento de Educación y la Administración de Seguros de Salud (ASES). Este escándalo se produce en un momento crítico en que Puerto Rico necesita miles de millones de dólares para su recuperación luego de los huracanes de 2017, que provocaron que la isla, que ha estado en recesión por 12 años, se declarara en quiebra ese mismo año. Actualmente, los puertorriqueños atraviesan una grave crisis económica, con una tasa de pobreza de 45%, un nivel de desempleo que dobla el promedio de Estados Unidos y una población que decrece por la emigración hacia la parte continental de este último país.

Comenta