Joven francesa fue detenida en EE.UU. por quince días tras cruzar accidentalmente la frontera con Canadá

Cedella Roman fue liberda tras quince días detenida y tiene prohibido ingresar a EE.UU.

La joven salió a trotar por la playa de White Rock, Canadá cuando dos agentes estadounidenses de vigilancia fronteriza la detuvo. Había ingresado accidentalmente al estado de Washington.


Dos semanas estuvo detenida una joven de 19 años que cruzó accidentalmente la frontera entre Canadá y Estados Unidos. La mujer se mantuvo en un centro estadounidense para migrantes. Un episodio que ella lo califica como “el peor susto de su vida”.

Cedella Roman viajó desde Francia a Canadá para visitar a su madre en Columbia Británica, una ciudad sureña de Canadá, y para especializarse en inglés. Pero el 21 de mayo todo cambió. Tras pasar un día con su hermana menor en la playa, Roman salió a trotar por White Rock.

“Comienzo a correr con rapidez, llego al fin de la playa y veo que la marea sube”, cuenta la joven en una entrevista para AFP. Por lo que decide alejarse del agua y se adentra a la tierra. Ve un pequeño camino para internarse a la playa cuando dos agentes estadounidenses de vigilancia fronteriza la detienen: La acusaron de ingresar ilegalmente a Estados Unidos. Había entrado accidentalmente al estado de Washington.

Sin papeles de identidad, Roman les explica que es francesa, que tiene visa en Canadá y que cruzó la frontera sin percatarse. De todas formas, los agentes la detuvieron y la transfirieron al Centro de Detención Tacoma Noroeste luego de tomar sus huellas dactilares y quitarle sus elementos personales.

“Estaba en la cárcel. Estábamos encerrados en un patio entre alambradas y rodeados de perros”, asegura.

Durante quince días la joven estuvo detenida con otras personas que habían sido encarceladas por cruzar la frontera ilegalmente. Su liberación fue lenta, según explica ella es que hubo un problema administrativo al tratar de comunicarse con Canadá y obtener información sobre ella. “Como no era canadiense, eso tomó tiempo”, relató.

Finalmente fue liberada el 6 de junio, pero con la prohibición de ingresar a Estados Unidos.

Cedella considera desmesurada la reacción de las autoridades estadounidenses. “Comprendo que quieren hacer respetar la ley, pero yo no hice nada. Se trata de un error”.

“Esta experiencia cambió mi experiencia sobre los migrantes. Convivir con  ellos durante quince días me hace sentirme más cerca de su situación”, concluyó.

Seguir leyendo