Tribunal español acusa a mexicano, estadounidense y surcoreano de ser los responsables del asalto a embajada de Corea del Norte

Foto: Reuters

De acuerdo al documento, el delito fue liderado por un ciudadano mexicano residente en Estados Unidos identificado como Adrian Hong Chang, quien supuestamente se puso en contacto cinco días después del atraco con el FBI.


El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, levantó el secreto de sumario que existía en la causa del asalto en la embajada de Corea del Norte en Madrid ocurrido el pasado 22 de febrero, cuando un grupo de 10 sujetos ingresó hasta el recinto diplomático y maniató a los funcionarios del recinto hasta que llegó la policía.

De acuerdo al documento, el delito fue liderado por un ciudadano mexicano residente en Estados Unidos identificado como Adrian Hong Chang, quien supuestamente cinco días después del atraco viajó a Nueva York y se contactó con el FBI. Durante su contacto se identificó como miembro de una organización de derechos humanos para la liberación de Corea del Norte.

El mexicano logró finalmente salir en un vehículo contratado a través de Uber. Viajó primero a Lisboa (Portugal), de una forma que no se precisó, y de allí tomó un vuelo a Nueva Jersey. Una vez en territorio norteamericano, ofreció el 27 de febrero al FBI la información robada durante el asalto.

Además, de acuerdo a la justicia española, Chang trabajó junto al ciudadano estadounidense Sam Ryu y Woo Ran Lee de Corea del Sur.

La investigación aseguró que encontró evidencia de varios delitos, entre ellos los de allanamiento de morada, lesiones, amenazas y robo cometidos por “una organización criminal”.

El asalto fue concretado por un grupo de 10 personas que escapó a plena luz del día después de robar computadoras y documentos de la embajada, donde encadenaron y amordazaron a su personal.

Según el recuento de la Audiencia Nacional, los asaltantes se apoderaron de un par de pendrives, dos ordenadores, dos discos duros -uno de ellos con imágenes de seguridad- y un teléfono móvil.

 

Seguir leyendo