105 mil casos: clínicas y hospitales habilitan los patios, hall y hasta la calle

Hospital Sótero del Río. Zonas modulares de atención. TEMA: TOLDOS EN SOTERO DEL RIO FOTO: RODRIGO GALVEZ

Con 59 decesos y seis dígitos de contagios totales, la de ayer fue una nueva jornada récord. En medio de días complejos, la red de salud sigue expandiéndose para disponer de camas. Van casi 7 mil hospitalizados.




Comenzaron -para algunos continúan- las semanas más complejas en la lucha contra el coronavirus. Justo cuando la red asistencial está prácticamente colapsada en la Región Metropolitana -la noche del domingo quedaban solo 31 camas UCI disponibles y había un 98% de ocupación-, Chile superó los 100 mil contagios totales (105.159 informó ayer el Ministerio de Salud) y alcanzó las 1.113 muertes por Covid-19.

Hospital San José. Carpas en estacionamientos.

El Minsal, de hecho, reportó que en solo un día se registraron 5.471 nuevos casos positivos y 59 decesos; es decir, un nuevo y preocupante récord, las cifras más altas en los 90 días que ha durado la pandemia. Además, hay 6.957 personas hospitalizadas, 1.446 de ellas en unidades UCI, y queda disponible solo uno de cada 10 ventiladores mecánicos.

En términos comparativos, el actual registro sanitario deja a nuestro país como el 13° con más enfermos en el mundo, el 26° con más muertes y el 12° con la mayor tasa de contagios, a punto de alcanzar a Estados Unidos. En parte, las cifras se explican por el gran volumen de test que aplica Chile, pero a estas alturas nada asegura que la situación no se descontrole.

Clínica Las Condes. Hay módulos nuevos en la zona de ingreso.

Por ello, el Minsal trabaja aceleradamente en la expansión de las clínicas y hospitales, para llegar a 3.997 camas con ventilación mecánica al 15 de junio y a 4.197 al 30 de junio. El exsubsecretario Luis Castillo es el encargado de coordinar a las clínicas y dice que han cumplido sus metas, pero que se enfrentan a la falta de personal para que operen las nuevas camas. “Deben tener algún grado de especialización, que conozcan los equipos, y encontrar eso no ha sido fácil”, sostiene.

Clínica Las Condes (interior). Una de las áreas reconvertidas. Foto: Andrés Pérez.

Para optimizar pabellones y camas, y los lugares de atención prioritaria, hay centros que han debido reordenar toda su estructura, incluso la administrativa, para liberar espacio. Actualmente se usan patios y estacionamientos, se han espaciado las vías de tránsito de personas y se están reconvirtiendo los hall y salas de espera.

Camas y camas

Aunque por fuera parece que todo está en calma, por dentro, la Clínica Las Condes vive una completa reorganización. Desde enero comenzaron a capacitar a todo el personal médico para enfrentar la crisis y ya han conseguido casi duplicar su capacidad de camas críticas. “Ha sido un proceso que nos hemos tomado muy en serio, buscando cumplir con las exigencias en camas intensivas. Cada vez que abrimos una de estas camas, también debemos abrir camas intermedias y médico-quirúrgicas, porque el paciente no se va a la casa al salir de la UCI”, explica May Chomalí, coordinadora de Covid-19 del recinto de salud privado.

“Estamos con 54 camas de cuidados intensivos en todos los recintos de la clínica. Vamos a llegar a 64, como lo dispuso el Ministerio de Salud”, profundiza.

Algo similar ocurre en el Hospital Clínico de la U. de Chile (J. J. Aguirre), donde su hall normalmente está lleno de pacientes y familiares en espera, pero ahora está saturado de maestros de la construcción, que trabajan en reacondicionar este lugar como una nueva sala UCI: tendrá 25 camas críticas en 15 días más.

Hospital J. J. Aguirre. Personal de obras habilita nuevas salas. Foto : Andrés Pérez.

“El 14 de marzo teníamos 16 camas UCI y hoy tenemos 42. Crecimos en cardiología y pretendemos agregar 18 camas el 15 de junio, además de 25 más la tercera semana de junio. Las 18 será reconvirtiendo parte de la maternidad y las 25 reacondicionando el hall”, explica Jaime Escobar, médico jefe del Grupo Operativo Covid-19 del hospital clínico.

Uno de los lugares ya reconvertidos es el pabellón de operación, repensado ahora en una nueva sala UCI con 12 camas. Pese al aumento de camas, la tasa de ocupación no baja. Patricia Bisbal, enfermera coordinadora de la UCI, dice que “hasta ahora hemos andado bien, porque los profesionales a cargo son anestesistas, que se manejan muy bien con pacientes UCI”.

Otros recintos también han aumentado su dotación. Como la Clínica Alemana, que entre el 15 y el 28 de mayo incrementó de 18 a 42 sus camas con ventilación. Lo mismo ocurre con las clínicas Santa María (que sacó extensiones con toldos hacia calle Bellavista para dar más espacio a la zona de tránsito en Urgencia), Dávila y Vespucio, las tres de Empresas Banmédica. Entre todas aumentaron de 50 a 102 las camas críticas.

Cambio de criterio

En su reporte diario, el ministro Mañalich también informó que cambiará la forma de informar los fallecidos y los casos activos (enfermos contagiantes). Hasta ayer, el Minsal contabilizaba los muertos por coronavirus cuando así lo señalaba su certificado de defunción o cuando tenía un examen PCR positivo. Ahora, serán considerados decesos por Covid-19 incluso quienes “tienen un PCR tomado y todavía no está informado”, dijo la autoridad.

Clínica Santa María. Espacio para tránsito hacia Av. Bellavista. Foto: Rodrigo Gálvez.

Este cambio responde a una recomendación que hizo la OMS en abril. El salubrista de la Universidad de Chile, Mauricio Canals, valora que el Minsal enmendara su metodología y dice que la modificación tendrá como efecto un eventual aumento en la cifra de fallecidos. “Habrá un peak de casos enorme, el cual será artificial, ya que responderá a un cambio metodológico. Es decir, será un número mayor en la estadística, pero que permitirá tener una fotografía mucho más real de lo que está pasando”, dice.

También cambiará la forma de reportar los casos activos, es decir, las personas que están transmitiendo el virus, homologando el criterio del informe epidemiológico con el de los reportes diarios. Esto significa que los casos activos serán aquellos considerados contagiantes 14 días desde el inicio de los síntomas y no desde el resultado de su examen.

El ingeniero civil y doctor de la Universidad de Bristol, Ernesto Laval, plantea que este último cambio podrá generar información relevante desde el punto de vista epidemiológico, pero no permitirá saber realmente cuántos casos activos hay en el presente. “Puede dar la sensación de que vamos disminuyendo los casos activos, pero en realidad solo estaremos desfasados en el tiempo. Si quiero tomar decisiones hoy, esto eventualmente podría derivar conclusiones erradas”.

Además, el gobierno se comprometió a aumentar en 10 mil los cupos de las residencias sanitarias (que son 90), sobre todo en las regiones de Tarapacá, Valparaíso y Metropolitana.

Comenta