Representante en América del Sur de la ACNUDH: “No puede ser la expulsión la principal medida con la cual se va a enfrentar la migración venezolana”

FOTO: ARCHIVO GOBIERNO REGIONAL/AGENCIAUNO

Jan Jarab dijo que han ofrecido ayuda técnica para implementar una política de regularización migratoria con enfoque en derechos humanos. Criticó las expulsiones masivas que ha implementado Interior durante este año y argumentó que los albergues que eventualmente se podrían instalar en la zona norte para recibir a las personas “sin lugar a dudas son parte de la solución”.




“Este problema de desplazamiento forzado de la población venezolana no va a desaparecer de un día a otro. Los estados pueden desarrollar políticas para integrar a la migración venezolana o pueden querer expulsar a todos, pero si vas a querer expulsar a todos hacia un país en que las condiciones de derechos humanos, humanitarias son tales, que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dice que no deben de ser regresados a Venezuela. Entonces estamos en un riesgo de perder la humanidad”, señaló hoy Jan Jarab, representante en América del Sur de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en entrevista con CNN Chile.

Justamente fue el concepto de “desplazamiento forzado”, como definió en 2018 la CIDH lo que sucede en Venezuela, lo que dijo extrañar Jarab en la declaración que emitió durante esta tarde el Presidente Piñera, donde el Mandatario condenó las “brutales agresiones” a migrantes ocurridas el sábado en el contexto de una manifestación antiinmigración ilegal, y señaló que “estamos haciendo todo lo necesario para que ese crimen no quede impune y sea severamente sancionado de acuerdo a la ley”.

“ La CIDH ya en 2018 declaró que lo que ocurre en Venezuela es un ejemplo de “desplazamiento forzado. Más de 5 millones de personas, el mayor en las Américas por muchas décadas y segundo mayor en el mundo hoy después de Siria”, precisó Jarab.

A partir de lo señalado hoy por el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, sobre que el Ejecutivo continuará con los desalojos de espacios públicos y también con el plan de expulsiones, Jarab explicó que el Estado sí puede expulsar personas que estén en una situación irregular, pero “tiene que ser una medida excepcional. No puede ser la expulsión la principal medida con la cual se va a enfrentar la migración venezolana”.

“Tenemos que recordar que todas las personas en situación migratoria irregular no lo son porque querían ser irregulares; son personas que querían estar en una situación regular, pero que no lo lograron. ¿Y porque no lo lograron? Porque los países no tienen suficientes canales para una migración regular. (...) Estamos convencidos que la política tiene que tener un enfoque humanitario y de derechos humanos” continuó el dirigente de origen checo.

Sobre las informaciones surgidas en los últimos días que indicaban que ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados) habría ofrecido establecer un albergue en la región de Tarapacá, el no se quiso hacer responsable de lo que respecte a su “agencia hermana”, pero que la disposición de estos recintos para las personas que ingresen al territorio “sin lugar a dudas son parte de la solución”.

Por último, cuando fue consultado por el gesto que realizó el Presidente Piñera en su viaje a Cúcuta en 2019, donde ofreció asilo a los habitantes venezolanos con una visa humanitaria, dijo que fue un “gesto positivo”. Sin embargo, señaló que “entristece el cambio de políticas que se ve desde el inicio de este año”.

“Estamos ofreciendo ayuda y asistencia técnica al gobierno para que se pueda seguir con una política de integración y regularización de las personas migrantes”, insistió Jarab.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.