Sacerdote Héctor “Tito” Rivera pidió “ser dimitido del estado clerical”

Ayer el religioso, acusado de violación al interior de la Catedral de Santiago, dio una polémica entrevista donde negó tajantemente las acusaciones, mientras que el Arzobispado rechazó varias de sus afirmaciones.


El sacerdote Héctor “Tito” Rivera solicitó hoy “ser dimitido del estado clerical”, en el marco de la investigación tras la denuncia en su contra, por violación de un mayor de edad al interior de la Catedral Metropolitana.

Por otro lado, el Arzobispado de Santiago criticó los dichos del sacerdote, en una entrevista otorgada anoche en el programa Mentiras Verdaderas de La Red. “En ella se emitieron gravísimas afirmaciones en contra de víctimas de abusos, del ministerio sacerdotal y de los sacramentos del matrimonio y de la confesión, entre otras expresiones, que rechazamos tajantemente”, asegura la institución mediante un comunicado de prensa.

“Con fecha de hoy, jueves 14 de marzo de 2019, el Arzobispo de Santiago ha enviado a la Santa Sede la solicitud de dimisión del ministerio del presbítero, sugiriendo al Santo Padre que se tramite con celeridad”, sentencia el comunicado.

Durante la entrevista, el sacerdote entregó frases como: “esto es como el matrimonio, uno promete y al andar en el camino cae”; “He tenido algunas conductas homosexuales, sí, pero no me reconozco como un homosexual”; “En la Iglesia se da un ambiente favorable para estas prácticas homosexuales (…) El vivir en comunidad, entre hombres… una especie de desprecio hacia la mujer”; y “Me atrevería a decir que el 50% de los sacerdotes chilenos son homosexuales”.

El hombre fue sancionado canónicamente en 2018 con la prohibición de ejercer el ministerio sacerdotal durante 14 años. Hoy tiene 67 años, lo que implica que podría volver a oficiar misas recién a los 81 años.

Los hechos narrados por el denunciante Daniel Rojas, en una demanda por $ 350 millones por indemnización interpuesta el pasado 27 de febrero contra el presbítero Tito Rivera y el Arzobispado de Santiago, representado por Ricardo Ezzati, incluyen una violación que habría ocurrido en las dependencias de la Catedral de Santiago, cuando Rojas acudió en busca de ayuda para adquirir los medicamentos de su hija.

Seguir leyendo