Ernesto Ottone Ramírez, experimentado gestor cultural al Ministerio de Cultura

Autor: La Tercera

En reemplazo de Claudia Barattini, deberá poner en marcha la ley para el nuevo Ministerio de las Culturas, Arte y Patrimonio.

Hasta hace días el problema que ocupaba la mente de Ernesto Ottone Ramírez (44) era dar una nueva casa al Centro de Extensión de la Universidad de Chile (CEAC), del que se hizo cargo como director en 2011. En un mes más partirían las obras del recinto que se ubicará en Avenida Vicuña Mackenna 20.

A contar de ahora, como presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, su mayor desafío será lograr la aprobación de la ley que crea el nuevo Ministerio de las Culturas, Arte y Patrimonio, que ya contó con un debatido proceso de redacción durante la gestión de Claudia Barattini y que incluyó una consulta a pueblos indígenas.

Hijo del sociólogo y ex asesor de Ricardo Lagos, Ernesto Ottone Fernández, es licenciado en arte y actor de la U. de Chile, magíster en gestión cultural de la Universidad de París IX Dauphine. En 2001 asumió como director ejecutivo del recién creado Centro Cultural Matucana 100, donde puso en marcha un modelo de financiamiento mixto con la Fundación Luksic como socio privado. Tras una década, en la que logró poner en el mapa cultural de Santiago a Matucana 100, dejó el puesto para hacerse cargo de la dirección del Museo de la Solidaridad Salvador Allende. 

En los inicios de su carrera fue asesor de cultura para el Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de Valparaíso, y desde el 2002 es Miembro de la Red de Directores de Centros Culturales de América Latina y Europa, además es socio fundador de la Corporación Cultural Leer.

Su principal proyecto en el CEAC fue desarrollar y conseguir la aprobación de las nuevas dependencias, un edificio de 31 mil metros cuadrados y US$ 40 millones de presupuesto. La obra no ha estado exento de críticas de parte del Colegio de Arquitectos, ya que para construirla se deberá demoler la ex Facultad de Química y Farmacia de la U. de Chile. Sin embargo, para Ottone es necesario el esfuerzo: “Ya no aguantamos más en el Teatro Baquedano, donde llevamos 30 años. Esto ya no se puede dilatar más. Nuestros cuerpos estables merecen un nuevo recinto”, decía enérgico a La Tercera en abril pasado. 

Sin embargo, el gestor cultural asume ahora el mayor desafío de su carrera al frente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Ottone se ha destacado por su liderazgo comprometido, como en el CEAC, al que defendió de lo que él mismo calificó como desinterés político. “Hay un desprecio y trato discriminatorio del Estado hacia las instituciones culturales de la Universidad de Chile. En el año 2003 éramos los que más recursos recibíamos, pero ahora somos los penúltimos. Se nos castiga y se nos castiga”, decía a

La Tercera en noviembre pasado, al enterarse del resultado de la Ley de Presupuestos. 

La misma energía deberá poner ahora en el Consejo de la Cultura, para sacar adelante y poner en marcha de la ley que crea el nuevo Ministerio de las Culturas, Arte y Patrimonio.

Seguir leyendo