Cafeterías y un poco más

cafeterías-1

Café de día, tapas de noche. Deliciosos brunchs y almuerzos para la tarde, exposiciones de arte y música en vivo después del atardecer. Aquí tres cafeterías santiaguinas que se transforman pasadas las 7 p.m.




Colmado coffee & bar

Este espacio partió hace cinco años como una cafetería de especialidad en barrio Lastarria. Desde hace dos funciona también como bar con cervezas artesanales y cócteles especiales con café, además de los tradicionales. Tienen la cocina abierta todo el día, poseen diferentes tapas para compartir y cuentan con opciones veganas y vegetarianas en su carta. En el segundo piso realizan tocatas de música en vivo y diferentes actividades relacionadas al arte y la cultura. Cada semana publican su cartelera en redes sociales @colmadocoffee. ¿Dónde? Merced 346, barrio Lastarria. Instagram: @colmadocoffee

El cafetín

Desde las ocho de la mañana ofrece desayunos acompañados de palta, fruta fresca o huevos de campo junto a una taza de café. A partir de las 19.30 horas hay música en vivo, exposiciones de arte e incluso lectura de cartas. Su programación cambia cada semana, excepto los días martes, dedicados exclusivamente al tarot.

Lunes 13: Exposición de arte, Mica Baumann y Anais Rekus.

Jueves 16: Francisca González (música).

Viernes 17: Expo de arte de Carla Barravecchia y Camille du Plessis junto a la música de Andrea Zárate. ¿Dónde? Don Carlos 318, Las Condes. Instagram: @cafetincl

Mingus coffee

Este proyecto familiar, bautizado en honor al cantante de jazz Charles Mingus, nació por la pasión por el café y la música. "Todos los miércoles, viernes y sábados tenemos música en vivo a partir de las 20 horas. También muestras de arte donde artistas emergentes presentan sus obras a modo de exposición permanente", cuenta Jacqueline Fuentes, dueña de la cafetería.

Miércoles 15: Esteban Fonseca e invitado, jazz (aporte voluntario).

Viernes 17: Dani Conejeros con Ítalo Aguilera, jazz ($3.000).

Sábado 18: Gipsy Trío (jazz Manush) ($3.000). ¿Dónde? Irarrázaval 908 Ñuñoa. Instagram @mingus.coffee

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A mediados del siglo XVI, los tejedores de Nimes en Francia, intentaron replicar un tejido italiano llamado Gene, y aunque fallaron, lograron desarrollar una tela única y resistente, que se ha convertido en una prenda indispensable en los closets del mundo.