“Tengo un hijo ‘Tinder’”

Este mes se cumplen #10AñosDeTinder. Les pedimos a nuestras lectoras que nos compartan sus experiencias en esta aplicación de citas para –a través de sus historias– dar cuenta de cómo Tinder y otras aplicaciones han cambiado nuestra forma de vincularnos. Durante este mes compartiremos algunas de sus historias. Aquí una de ellas.




“Hace cuatro años tomé la decisión de mudarme a Santiago desde el norte, donde vivía. La idea era pasar un tiempo de soltería para sanar relaciones tóxicas del pasado; conocer gente y lugares nuevos, y disfrutar de mi departamento mirando al cerro San Cristóbal.

Recibí la visita nortina de mi gran amiga Stephanie, un lunes 24 de septiembre. Entre risas y conversaciones, ella decidió bajar Tinder en mi celular para buscarme citas y también se puso a buscar para ella. Ambas hicimos match y coordinamos encuentros para esa misma noche.

En mi perfil tenía una frase de una canción de Juan Gabriel, ‘pero qué necesidad, para qué tanto problema’, decía. Y fue lo que inició la conversación con Cristóbal, mi cita. De allí en adelante hablamos de música y todo fluyó hasta decidir juntarnos esa noche a tomar un té en mi departamento.

Nos encontramos en calle San Cristóbal, frente al cerro, en la comuna de Recoleta. Llegó con los platillos y caja de su batería. Me gustó de inmediato, pero me hice la lesa.

Subimos a mi departamento y no paramos de conversar: música, jazz, John Coltrane, gatos, su hermosa hija, comida y así, todo fluía de forma increíble y me sentía muy cómoda.

Llevábamos más de una hora, cuando me llamó mi amiga para decirme que iría a comer algo al departamento con su cita Tinder. Sentí desazón porque quería seguir sola con Cristóbal, pero decidimos preparar algo rico para comer y ahí fue cuando descubrí que además cocinaba bien. Pensé: habrá segunda cita sí o sí.

Cuando ya se tenía que ir, bajé con él y de forma natural nos dimos un beso largo bajo un farol. Desde ese día no dejamos de vernos. A los meses empezamos a vivir juntos y su hija pasó a ser mi familia.

Esta fue mi primera y única cita de Tinder. Ya son cuatro años juntos y hoy tenemos un bebé de 18 meses, que perfectamente podría ser apadrinado por la aplicación. De hecho podría decir que tengo un hijo “Tinder”. Y por eso no dejo de agradecer a mi amiga por haber descargado la aplicación, porque nunca creí que a través de ésta podría encontrar un amor profundo y duradero.

Si bien en primera instancia y en general Tinder puede ser una App para tener muchas citas y “pasar el rato”, el algoritmo funcionó perfecto para darme algo que buscaba hace mucho tiempo: una persona con quién poder comunicarme sin miedos, un lugar donde se aceptan y abrazan las luces y las sombras que tenemos. Y para tener un hijo, era para mí esencial el tener una relación de este tipo, pues criar desde el amor y el apoyo mutuo es maravilloso.

Tinder, te agradecemos y recordamos todos los 24 de septiembre”.

Daniella tiene 32 años y es periodista.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este domingo se llevó a cabo la 4ª versión del Creating Games Fest. El evento sumó de concursos, zona de arcade, puesto de ventas y empresas nacionales de la industria de los videojuegos.