Crecimiento en adhesión a la Convención Mixta reactiva dudas sobre su viabilidad

votacion_campaña-900x600

En todas las encuestas de opinión pública, esta alternativa ha ido aumentando su respaldo. Parlamentarios advierten que existen falencias no resueltas que podrían generar problemas para su accionar.




En cinco días más se inicia la campaña legal de cara al plebiscito del próximo 26 de abril. Si bien el debate se ha centrado en la pugna entre las opciones "Apruebo" y "Rechazo" a una nueva Constitución, el mecanismo constituyente, es una carrera que también tiene un resultado incierto. La Convención Constitucional (155 miembros, 100% elegidos) ha liderado las encuestas de opinión pública, sin embargo, la opción de la Convención Constitucional Mixta (172 miembros, 50% elegidos y 50% parlamentarios en ejercicio) ha tenido un silencioso crecimiento y muchos advierten sobre los peligros que tiene su eventual triunfo.

En las encuestas efectivamente hasta ahora la opción que tiene mayor respaldo es la Convención Constitucional. Por ejemplo, en la última entrega de Cadem un 51% estaba por esta alternativa. En el sondeo que realiza Criteria Research se encumbra en el 56%, y en el estudio Pulso Ciudadano logra 44% de apoyo.

No obstante, el elemento común en todos los sondeos es que la alternativa de una Convención Mixta Constitucional ha ido creciendo progresivamente en todos los estudios de opinión pública. En la primera ocasión que se consultó sobre el mecanismo en Cadem, un 27% de los encuestados prefirió esta opción, casi 20 puntos por debajo de la Convención Constitucional, pero en el último sondeo creció a un 42%, y durante la tercera semana de enero solo hubo dos puntos de diferencia entre ellas (45% y 47% respectivamente).

Si bien en la encuesta Pulso Ciudadano las distancia entre los dos mecanismo es mayor, el apoyo a la Convención Mixta ha ido también en ascenso mes a mes, pasando de 22% de las preferencias a 27%. En tanto en el sondeo de Criteria, el apoyo subió de 32% en noviembre a 35% en enero.

En tanto a los datos de la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) dada a conocer en enero de 2019, son aún más expectantes. La diferencia entre los dos mecanismos es de solo 7 puntos.

La Convención Constitucional obtuvo un 44%, y por su parte la Mixta logró un 37%.

Las dudas sobre la Mixta

Las últimas cifras han puesto en alerta a varios sectores. Políticos, académicos y expertos han expuesto sobre los problemas que generaría el posible triunfo de una Convención Mixta Constitucional.

Por ejemplo, uno de los problemas que se plantea es la implementación de la paridad de género, si se aprueba un proyecto que debe discutirse en marzo en la Cámara Alta. Esto implicaría la participación de 43 parlamentarias de las 45 que hoy están en ejercicio, lo cual dejaría a ambas cámaras casi sin representantes mujeres.

También algunos plantean que la Convención Mixta podría afectar el correcto funcionamiento del Parlamento dado el trabajo paralelo que se daría. Asimismo, hay quienes sostienen que este mecanismo repone el sistema binominal al reducir el número de integrantes elegidos por votación. E incluso otros apuntan a que se puede utilizar el trabajo en una Convención Mixta como plataforma para futuras elecciones pues no existen inhabilidades para los parlamentarios con este mecanismo.

Incluso, algunos expertos han comparado la incertidumbre que se generaría en caso de ganar la Convención Mixta con lo ocurrido con el Brexit, ya que nadie sabe con claridad que va a pasar si se da este escenario, al igual como pasó en el Reino Unido.

Para el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz Coke, las supuestas falencias de la Convención Mixta son "parte de los múltiples déficit con los que carga un proceso colmado de improvisaciones por parte de los dirigentes políticos que expresamente vetaron a la mesa técnica de opinar sobre tema de paridad", por ejemplo.

El diputado añadió que "es altamente probable que no haya suficientes mujeres disponibles proporcionalmente (sería el colmo de los absurdos obligar a las mujeres a participar contra su voluntad en pleno siglo XXI) por lo que los partidos deberán priorizar a las congresistas mujeres que si quieran concurrir al proceso. Lo anterior, además, deberá definirse en Congreso Pleno según elección en sistema interno de listas o bien algún tipo de proporcionalidad directa que, por irrisorio que parezca ¡tampoco está definido!".

En esa línea, el diputado independiente Marcelo Díaz sostuvo que "ambas alternativas tienen todavía cosas que resolver, pero efectivamente la forma que tiene más complejidad en su diseño es la Mixta y, en cierta forma, porque siempre se ha pensado que la opción que tiene posibilidades de imponerse es la Convención Constitucional y quizás por eso es que se ha desarrollado mucho más en términos técnicos esta alternativa que la otra"

A su vez, el diputado del PS Leonardo Soto, dijo que si gana el mecanismo que incorpora al 50% de parlamentarios, se debe buscar un nuevo pacto para superar las trabas que este tiene. "Si es que llegara a darse la remota posibilidad, pero que cada vez adquiere mayor viabilidad, de que gane la Convención Constitucional Mixta, sería necesario un nuevo acuerdo político para poder resolver estos vacíos institucionales que permitan que funcione el paralelo la Convención Mixta con el Poder Legislativo despachando las leyes regulares que dura en cada período legislativo".

Con todo el jefe de la bancada de diputados del PPD, Ricardo Celis, apuntó a las responsabilidades de sector, asegurando que se debe poner más esfuerzos en potenciar la campaña sobre el mecanismo. "No se ha relevado la importancia de tener una Convención 100% electa de modo directa", recalcó.

Comenta