Marcela Sabat, diputada de RN:“La UDI ya no tiene el mismo peso que antes para frenar una agenda liberal”

Autor: Alberto Labra

.

Diputada RN dice que Evópoli “viene a darle un respiro a la derecha”; que “la cohesión que antes había en la UDI hoy no existe”, y que en ese partido “hay un desorden interno”.


“Hoy existe un espacio mucho más claro para avanzar en la agenda liberal, a diferencia de lo que ocurrió en el gobierno anterior del Presidente Piñera”, dice la subjefa de la bancada de RN, Marcela Sabat.

La diputada -que ha liderado al interior de su partido iniciativas que han incomodado a los sectores más conservadores de su colectividad- agrega que la UDI está viviendo un proceso similar al que tuvo RN hace algunos años. “Está creciendo un sector de parlamentarios y militantes más liberales que quieren tener validada su opción y que, lamentablemente, se encuentran con una directiva que no los ayuda (…), tal como nos pasó a nosotros con Carlos Larraín”, dice.

Usted impulsó, junto a otros diputados de RN, un documento liberal con una serie de temas. ¿Cómo ve la recepción que tuvo en el partido?

Es primera vez que en RN tenemos un espacio validado desde lo liberal y que, además, se incentiva. Eso se agradece muchísimo, tanto al presidente, Mario Desbordes, como a quienes se han sumado a estas banderas.

Pero generó críticas de algunos parlamentarios conservadores de RN…

Las críticas de la bancada cristiana, valórica o como quieran llamarle, responden a las críticas de quienes creen que existe una sola verdad y que están encerrados en eso. Nosotros hemos llamado siempre a un debate, y creemos que tiene que ser enriquecido por las distintas posturas que existen, sobre todo en RN.

¿Cómo es la convivencia en una bancada tan numerosa y diversa?

Cuando hay diferencias tan importantes, hay dificultades, pero hemos sabido sortearlas, porque tenemos puentes comunes, que son las luchas sociales. Tenemos muchas banderas que tienen que ver con el adulto mayor, con la infancia.

¿Cree que en este gobierno hay más o menos margen que en la primera administración de Piñera para avanzar en una agenda liberal?

Hoy existe un espacio mucho más claro para avanzar en la agenda liberal, a diferencia de lo que ocurrió en el gobierno anterior del Presidente Piñera, donde veíamos que existía una UDI mucho más aprensiva y, además, una bancada que antes tenía más fuerza. Hoy la bancada más grande es la de RN y, claramente, estamos viendo que el sello del Presidente Piñera tiene que ver con lo social, con la empatía y con el sentido común.

¿Qué incluye esta agenda liberal? Uno piensa en eutanasia, matrimonio igualitario, consumo de marihuana, adopción homoparental…

No está sustentado solo en eso. Tiene que ver con empatizar con la ciudadanía en lo que ocurre hoy con las familias. Vemos que las familias tienen la necesidad de ser reguladas desde los distintos tipos de familia, porque esa es la realidad; tiene que ver con que elaboremos un vínculo entre lo estatal y lo privado con mayor flexibilidad; tiene que ver con llevar a la prioridad los temas de la ciudadanía.

Uno de esos temas es la eutanasia, el “buen morir”…

Cuando hablamos de eutanasia y entregamos un proyecto responsable, que habla solamente del dolor físico, que sea letal, un dolor que no pueda terminarse con nada, dejamos fuera el otro tipo de eutanasia, que tiene que ver con lo sicológico. Estamos acotando un proyecto. Además, se le entregan varias herramientas. No se habla de algo irresponsable. Se entrega esto a tres doctores y un acompañamiento a la persona que está sufriendo. Es un proyecto acotado. Hay casos de personas que no están cubiertas por la medicina en términos paliativos. Y queremos que esa persona tenga derecho al buen morir.

¿Pero cree que toda esta agenda liberal es la deseable, según ustedes, o se podría llegar a más?

Siento que hoy las premisas que impulsa la derecha liberal tienen mayoría en el Congreso, y tienen también apoyo en el gobierno. Y eso se ha visto en la discusión de la identidad de género, en el sello que se ha querido plasmar en el proyecto de adopción, y creo que lo vamos a seguir viendo en futuros proyectos.

¿Y en esto cuánto cree que ayuda la presencia de Evópoli en la coalición?

Es una bisagra que viene a darle un respiro a la derecha y que se suma a lo que RN, en su ala liberal, viene haciendo hace muchos años. Nos ayuda muchísimo a empujar estas banderas, pero también a tender puentes con la oposición.

Usted mencionaba el rol que cumplía la UDI en el primer gobierno de Piñera. ¿Cómo ve el papel que ese partido ha jugado ahora?

La UDI está viviendo hoy el proceso que RN vivió hace muchos años. Está creciendo un sector de parlamentarios y de militantes más liberales que quieren tener validada también su opción al interior del partido, y que, lamentablemente, se encuentran con una directiva que no los ayuda a validarse como un sector liberal al interior de la UDI, tal como nos pasó a nosotros con Carlos Larraín. Ven cortapisas y no son celebrados por tener una opción distinta a la que tiene la mayoría de los militantes de la UDI. Creo que eso tiene que avanzar, porque la sociedad avanza.

La UDI ha buscado frenar ciertas materias de la agenda liberal. Por ejemplo, están estudiando qué hacer para que se privilegie la adopción por parte de parejas heterosexuales, y en identidad de género también intentaron contener ciertos avances. ¿Qué le parece?

La UDI ya no tiene el mismo peso que tenía antes para frenar una agenda liberal que, sin duda, se avista en un futuro en este gobierno. Y hoy día mismo vemos cómo el gobierno ya está impulsando proyectos de sello liberal, de sello empático con la ciudadanía. Además, la cohesión que antes había en la UDI hoy día no existe. Antes existía más unión. Hoy hay un desorden interno que se proyecta.

Críticas de RN al gobierno

¿Cómo evalúa las críticas que ha lanzado RN al gobierno?

Me incomoda bastante que RN aparezca reclamando cargos. Creo que esta situación tiene que tratarse en la mesa de trabajo que se está realizando hoy (viernes), que tiene que ver con la instalación y con los problemas que pudieran haber existido, excepcionalmente, en algunas regiones. Eso no puede ser la agenda que lleva el partido en los medios de comunicación.

Pero el presidente de RN, Mario Desbordes, ha planteado un diagnóstico que no se circunscribe a los cargos, sino que a la instalación en general, gente de la Nueva Mayoría que aún está en el gobierno, problemas de coordinación y falta de trabajo prelegislativo. ¿Lo comparte?

Toda instalación de gobierno necesita un tiempo. Efectivamente, hay algunos ministerios que tienen más problemas de relación con los parlamentarios por falta de capacidad política, pero creo que la voluntad existe de parte de los ministros.

Algunos parlamentarios oficialistas han dicho que esta situación es muy similar a la del primer gobierno de Piñera en su relación con RN…

Creo que hoy la relación es muy distinta a lo que ocurría hace cuatro años. Pueden haber venido pequeños déjà vu, pero porque quedamos muy golpeados. Quedamos muy golpeados con la relación que había desde la presidencia de los partidos con el gobierno. Creo que eso ha cambiado muchísimo. Celebro que las dificultades se han podido sortear y que haya una mesa de trabajo que se dedica a eso: a solucionar los problemas internos. Antes no hubo voluntad para eso. Antes veíamos a un presidente de RN que golpeaba por los medios en forma diaria al Presidente de la República. Hoy vemos a un presidente que se sienta a dialogar.

Seguir leyendo