OnStar: tecnología única en Chile protege vehículos ante emergencias y robos de vehículos

La plataforma, exclusiva para la marca Chevrolet, cuenta con un botón especial para solicitar ayuda inmediata en situaciones límites. Más de 20 mil automóviles activos cuentan con la herramienta. Disponible para modelos como Onix, Camaro, las pick-ups Colorado y Silverado, y los SUV Tahoe, Tracker, Traverse, Trailblazer y Suburban.




El aumento de robos y delincuencia es una realidad, convirtiéndose en una de las principales preocupaciones de los chilenos. Si las cifras indican que hasta agosto pasado, los robos violentos de vehículos han presentado un aumento del 121% en comparación a 2021, la sensación en la calle también es percibida por la ciudadanía, ubicándonos como uno de los países con mayor percepción de inseguridad, según el estudio “Global Law & Order 2021″ de la consultora Gallup.

Es aquí cuando las soluciones tecnológicas ayudan a prevenir y dar mayor bienestar a los usuarios. Recientemente, General Motors presentó un innovador sistema de seguridad, que está permitiendo recuperar cientos de autos robados a sus clientes y contar con asistencia en caso de accidentes y otras emergencias.

Se trata de OnStar, plataforma tecnológica integrada a los vehículos Chevrolet, que entrega seguridad y protección gracias a herramientas de tecnología telemática que mantiene a estos automóviles conectados 24/7 y a todo evento.

En Chile, OnStar cuenta con más de 20 mil vehículos activos. Se puede contratar por planes que parten en los $9.900 al mes. Este sistema está disponible para los automóviles Onix, Camaro, las pick-ups Colorado y Silverado, y los SUV Tahoe, Tracker, Traverse, Trailblazer y Suburban.

“Para nosotros la seguridad de las personas es una prioridad, por eso diseñamos una tecnología única en Chile como OnStar que mantiene a los conductores protegidos en todo momento”, explica Julián Fajardo, supervisor de marketing y ventas de OnStar para autos Chevrolet. “Siempre estamos buscando innovar y poner a disposición de nuestros clientes la mejor tecnología que resuelva sus necesidades”, agregó.

Cómo funciona

El sistema consiste en tres botones ubicados bajo el retrovisor que dan acceso a distintas funcionalidades:

  • Botón rojo: permite solicitar ayuda inmediata en situaciones límites, gracias al equipo entrenado de OnStar y su sistema de alianzas con las distintas organizaciones de emergencia del país. Se puede accionar cuando uno se enferma, presenta alguna lesión o se enfrenta a un peligro al momento de conducir; también puede entregar asistencia en ruta en caso de algún accidente, al quedarse sin combustible o por cualquier problema con el vehículo.
  • Botón azul: permite comunicarse con un asesor y solicitar un diagnóstico vehicular o pedir alguna información sobre OnStar como sus planes de WiFi.
  • Botón negro: permite ver la información en la pantalla del auto y bloquear/desbloquear la ubicación del automóvil.

Sexto Sentido

OnStar cuenta con una respuesta automática, una especie de sexto sentido, que se activa mediante sensores incorporados en distintas partes del vehículo, como los airbags y los cinturones de seguridad, así el vehículo detecta que se ha producido un choque de alto impacto y genera automáticamente una alerta al contact center de OnStar.

A partir de esta alerta, se realiza un reporte con la ubicación a través de tecnología GPS y la velocidad que llevaba el vehículo al momento de la colisión, también se genera una llamada al vehículo, donde un asesor hará algunas preguntas predeterminadas para entender si hay alguien consciente que pueda brindar más información sobre el accidente, con la intención de poder ayudar a todos los involucrados.

Pero si no hay respuesta, el asesor procede al contacto con los equipos de emergencias del país y se envía asistencia al lugar del accidente para luego trasladar a las personas al centro de atención médica más cercano.

Para mayor información, ¡PINCHA AQUÍ!

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.