El precio de la gasolina lleva 49 días seguidos bajando y se acerca a los US$ 4 el galón

Una gasolinera Exxon en Houston. El precio promedio de la gasolina en Texas es de US$ 3,69 el galón, el más bajo de Estados Unidos, según OPIS. FOTO: REUTERS/Andrew Kelly

El costo del combustible en EE.UU. se está suavizando tras alcanzar máximos históricos en junio. Según los analistas, la demanda global de petróleo ha caído en las últimas semanas debido a la ralentización del crecimiento económico en todo el mundo, incluida China. Los datos de demanda y las encuestas de consumo también sugieren que los estadounidenses están manejando menos.




Los precios de la gasolina en EE.UU. han caído durante siete semanas consecutivas y se acercan a una tarifa promedio de US$ 4 el galón, aliviando el dolor de los costos récord del combustible en medio de la reducción de la demanda mundial de petróleo.

El costo aproximado de un galón de gasolina normal sin plomo se redujo a US$ 4,19 el martes, el 49º día consecutivo de descenso de los precios, según el Servicio de información sobre el precio del petróleo (OPIS), un proveedor de datos y análisis energéticos. Se trata de un descenso del 17% desde el máximo anterior de US$ 5,02 el galón, alcanzado el 14 de junio, tal como presentó la organización.

Según los analistas, la demanda mundial de petróleo ha caído en las últimas semanas debido a la ralentización del crecimiento económico en todo el mundo, incluida China. Los datos de demanda y las encuestas de consumo también sugieren que los estadounidenses están manejando menos.

Este descenso de la demanda mundial de petróleo ha propiciado una mejora de sus suministros, lo que ha provocado un descenso de los precios del crudo y de los combustibles al por mayor, según los analistas. Como resultado, los estadounidenses están pagando menos en el surtidor que a principios de verano.

“Se han visto tremendas caídas de los precios al por mayor en todos los rincones del país”, aseguró Tom Kloza, jefe global de análisis energético de OPIS.

Que los precios de la gasolina sigan bajando depende de varios factores. Los posibles huracanes en el Golfo de México podrían obligar a las refinerías a desconectarse, y las interrupciones imprevistas del conflicto entre Rusia y Ucrania podrían hacer subir de nuevo los precios de la bencina, según los analistas.

Patrick De Haan, jefe de análisis de petróleo de GasBuddy, dijo que cree que Estados Unidos alcanzó la tarifa máxima de la bencina en junio. Con esto, el precio promedio de la gasolina podría caer por debajo de los US$ 4 el galón durante la próxima semana o dos, si no hay grandes interrupciones en el suministro, comentó De Haan.

“Si nada se tuerce, podríamos ver que los precios en octubre, noviembre y diciembre caigan notablemente por debajo de los US$ 4 el galón para el promedio nacional”, declaró De Haan.

Los precios actuales de la gasolina ya tienen en cuenta la ralentización del crecimiento económico en EE.UU., afirmó Kloza. Pero el costo del combustible podría bajar aún más si el país norteamericano experimenta una recesión similar a la de 2007-2009, advirtió.

Los precios de los combustibles se dispararon en todo el mundo tras la invasión rusa a Ucrania, que perturbó el mercado mundial del petróleo. El impacto de ese conflicto para los consumidores estadounidenses se ha atenuado, ya que Rusia pudo seguir vendiendo petróleo a la India y a China, liberando a Europa y a Estados Unidos para comprar petróleo de otros productores, dijo Kloza de OPIS.

A su vez, hay indicios de que los elevados precios de la gasolina han hecho daño en los conductores. Casi dos tercios de los adultos estadounidenses ya han modificado sus hábitos de conducción desde marzo, cuando los precios de la gasolina estaban en alza, según una encuesta de la AAA (Asociación Automovilística Americana) publicada a finales de julio. El 88% de los conductores que han modificado sus hábitos de conducción han dicho que manejan menos y el 74% han señalado que combinan los trámites para ahorrar bencina.

Según las estimaciones de De Haan, los conductores redujeron el consumo de gasolina durante el verano entre un 5% y un 10% por debajo de las normas de la década. Pero la demanda de combustible aumentó la semana pasada, ya que los precios de la gasolina siguieron bajando, agregó.

A pesar de los descensos de precios, sigue habiendo grandes diferencias regionales en las tarifas de la bencina. En la actualidad, 19 estados, situados principalmente en el sur, tienen un precio promedio de la gasolina inferior a US$ 4 el galón, según OPIS, que forma parte de Dow Jones & Co., editor de The Wall Street Journal.

El precio de la gasolina en California es de US$ 5,59, el más alto del país según OPIS. Es un 33% más alto que el promedio nacional, pero también supone un descenso del 13% desde el máximo alcanzado en el estado el 14 de junio.

Mientras tanto, el precio promedio de la gasolina en Texas es de US$ 3,69 el galón, el más bajo de Estados Unidos, según OPIS. Esto supone un descenso del 21% desde el máximo del estado, registrado el 15 de junio.

Diane Reynolds, que dirige una organización sin fines de lucro llamada Matthew’s Light que presta servicios a las personas sin hogar en el área metropolitana de Houston, aseguró que el aumento de los precios de la gasolina a principios de este año perjudicó el trabajo de su organización. La compañía que abrió sus puertas hace un año, tiene que conducir mucho para recoger suministros y llevar a cabo actividades de divulgación, explicó.

Por primera vez este año, la entidad sin fines de lucro no pudo comprar suficientes productos de higiene para repartir a todos los necesitados, debido al aumento del costo del combustible, dijo.

“Cada dólar que gastamos en gasolina es un dólar menos que tenemos para ayudar a los sin techo”, señaló Reynolds.

Sin embargo, ahora que los precios de la gasolina han bajado, la organización tiene más dinero para gastar en servicios para los sin techo, comentó la directora de Matthew’s Light.

“Ahora vamos a poder cumplir todas nuestras cuotas”, aseguró Reynolds, refiriéndose a tener suficientes productos de higiene. “Pero no tendremos nada extra para nuestros objetivos futuros”, agregó.

Gail Roddy, que se desplaza todos los días desde el Bronx a Queens, en Nueva York, por su trabajo en el Departamento de Policía de la ciudad, dijo por su parte que todavía no siente mucho alivio a pesar de que los precios de la gasolina hayan bajado en el estado de Nueva York. La tarifa promedio de la gasolina en Nueva York es de US$ 4,51, lo que supone un descenso del 12% con respecto al máximo alcanzado en el estado el 14 de junio.

Sin embargo, Roddy afirma que, a pesar de que los precios de la gasolina son más altos de lo que está acostumbrada, tiene previsto hacer un viaje de seis horas por carretera a Virginia con su familia dentro de dos semanas.

“Todavía hay cosas que hay que hacer sin importar si la bencina está alta o baja”, comentó Roddy, que gasta alrededor de US$ 120 cada semana para llenar su Mazda CX-9 de 2013.

“La gasolina es más de lo que era el año pasado, pero de nuevo, me voy de vacaciones”, señaló Roddy. “Son mis vacaciones anuales con mi familia, todavía voy a conducir”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Las "piedras del hambre" solo son visibles cuando los niveles del agua son extremadamente bajos, y llevan mensajes escritos por los antepasados alertando tiempos de pobreza, carencia y hambruna producto de la falta de agua.