¿Cuánto le cuesta un asado al medioambiente?

El Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura alerta que la demanda de carne está aumentando. Se espera que crezca en un 76% hasta 2050. “Se consumirá más carne que nunca en la historia, y pagaremos un precio ambiental y humano, a menos que se haga un cambio”, asegura el organismo.


El consumo de carne es una de las formas más destructivas en las que dejamos una huella en el planeta, plantea un estudio respaldado por ONU Medio Ambiente.

El organismo ejemplifica que debido a la descomposición de materia orgánica, la ganadería es una de las principales fuentes de emisión de metano, un gas de efecto invernadero relativamente potente que contribuye al calentamiento global. Para visualizar ese impacto, si las vacas formaran un país, sería el tercero en emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero el impacto medioambiental no se detiene ahí. También afecta a los bosques y agua. En el caso de los primeros, las selvas de Sudamérica están siendo taladas para plantar soja y crear pastos para el ganado.

Y la demanda de carne está aumentando. El Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura proyecta que crezca en un 76% hasta 2050. “Se consumirá más carne que nunca en la historia, y pagaremos un precio ambiental y humano, a menos que se haga un cambio”, asegura la ONU Medio Ambiente.

“En el núcleo del problema ambiental está en la forma en que se produce la carne y, de manera crucial, se consume. Debemos explorar formas de lograr un equilibrio ecológico. Reducir el consumo intensivo de carne producida industrialmente es bueno para todos y para el planeta”, asegura James Lomax, oficial de gestión de programas de sistemas alimentarios sostenibles de la agencia.

¿La opción? Lograr un consumo más responsable. Por ejemplo, comer un filete o una hamburguesa de una granja ecológica de vez en cuando, en lugar de comer tres veces a la semana la versión producida en granjas intensivas.



Seguir leyendo