De “enemigo mortal” a “covidiotas”: el impacto de las palabras al hablar del coronavirus

Foto: AP

Hablar de "virus chino" o "variante india", puede generar, por ejemplo, racismo. Las metáforas pueden sustituir el pensamiento crítico al ofrecer respuestas fáciles a problemas complejos.




Se ha dicho y escrito mucho sobre la pandemia de Covid-19. Nos han inundado metáforas, modismos, símbolos, neologismos, memes y tweets. Algunos se han referido a este diluvio de palabras como una infodemia.

Y las palabras que usamos importan. Parafraseando al filósofo Ludwig Wittgenstein: “Los límites de nuestro lenguaje son los límites de nuestro mundo. Las palabras colocan parámetros alrededor de nuestros pensamientos”.

Estos parámetros son las lentes que miramos. Según el teórico literario Kenneth Burke, las “pantallas terministas” se definen como el lenguaje a través del cual percibimos nuestra realidad. La pantalla crea significado para nosotros, dando forma a nuestra perspectiva del mundo y nuestras acciones dentro de él. El lenguaje que actúa como una pantalla determina lo que nuestra mente selecciona y lo que desvía.

Esta acción selectiva tiene la capacidad de enfurecernos o involucrarnos. Puede unirnos o dividirnos, como lo hizo durante Covid-19.

Piense en el efecto de ver Covid -19 a través de la pantalla terminística de la guerra. Usando esta metáfora militar, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha descrito al Covid-19 como un “enemigo al que hay que derrotar”. Afirma que este “enemigo puede ser mortal”, pero la “lucha debe ganarse”.

Foto: Reuters

El efecto de este lenguaje militar entra en conflicto con el mito perpetuado de que “estamos todos juntos en esto”. Más bien, invoca un combate agresivo contra un enemigo. Señala una división entre nosotros y ellos, promoviendo la creación de un villano a través de actitudes racistas y de chivos expiatorios. Nombrar Covid -19 como el “virus de China”, “virus de Wuhan” o “Kung Flu” culpa directamente a China y aumenta el racismo. Los ataques contra los asiáticos han aumentado drásticamente a nivel mundial.

Por el contrario, ¿cuál sería el efecto de reemplazar la pantalla terminista de la guerra por un tsunami? ¿Una metáfora que anima a “esperar a que pase la tormenta?” ¿O trabajar para ayudar a un vecino? ¿Cuál sería el efecto si la metáfora de “soldados” fuera reemplazada por “bomberos”? Esto podría aumentar nuestra percepción de trabajar juntos. Reenmarcar Covid -19 de esta manera tiene la capacidad de convencernos de que en realidad estamos “todos juntos en esto”.

Una iniciativa inspiradora, #ReframeCovid, es un colectivo abierto destinado a promover metáforas alternativas para describir Covid -19. El efecto profundo de alterar el idioma es claro: reducir la división y generar unidad.

En una publicación en un blog, la lingüista Brigitte Nerlich compiló una lista de metáforas utilizadas durante la pandemia. Aunque las metáforas de la guerra y la batalla son las más importantes, otras incluyen trenes bala, un embaucador malvado, una placa de Petri, un juego de hockey, un partido de fútbol, e incluso un rinoceronte gris. Luego está la luz omnipresente al final del túnel.

Y aunque ofrecen una forma de reformular nuestra realidad, ayudando a los desconocidos a familiarizarse y racionalizar nuestras percepciones, existe un peligro al acecho. Las metáforas pueden sustituir el pensamiento crítico al ofrecer respuestas fáciles a problemas complejos. Las ideas pueden permanecer indiscutidas si se pasan por alto, cayendo presa de la trampa de las metáforas.

Pero las metáforas también tienen la capacidad de aumentar la percepción y la comprensión. Pueden fomentar el pensamiento crítico. Un ejemplo de ello es la metáfora de la danza. Se ha utilizado eficazmente para describir el esfuerzo a más largo plazo y la colaboración global en evolución necesaria para mantener el Covid -19 controlado hasta que las vacunas se distribuyan ampliamente.

Además de las metáforas, otras estructuras lingüísticas también actúan como pantallas terminísticas. También han aumentado las palabras de moda relacionadas con la pandemia actual. Hacemos muecas o nos reímos de “covidiotas”, “covideo fiesta” y “covexit”. Según un consultor de idiomas británico, la pandemia ha fomentado más de 1.000 palabras nuevas.

¿Por qué ha sucedido esto? Según un análisis sociolingüístico, las palabras nuevas pueden unirnos como “un pegamento social léxico”. El lenguaje puede unirnos en una lucha común para expresar nuestra ansiedad y enfrentar el caos. Las expresiones lingüísticas comunes disminuyen el aislamiento y aumentan nuestro compromiso con los demás.

De manera similar, los memes pueden reducir el espacio entre nosotros y fomentar el compromiso social. Muy a menudo sarcásticos o irónicos, los memes sobre Covid -19 han sido abundantes. Como metáforas, estas palabras de moda, juegos de palabras e imágenes encarnan símbolos que invocan respuestas y motivan la acción social.

Más recientemente, los resistentes al lenguaje Covid han inundado los sitios de redes sociales. Frustrados con la prueba interminable, los colaboradores en línea se niegan a nombrar la pandemia. En su lugar, utilizan absurdas “palabras de pan”; llamándolo panini, panteón, pijama o incluso plato de pasta. Estas palabras ridículas se divierten con la pantalla terminista de “pandemia”, deconstruyendo la palabra para exponer la naturaleza extraña y sin sentido del virus y la mayor frustración con él.

El lenguaje utilizado en relación con los asuntos de Covid -19. A medida que se intensifican los efectos de la pandemia, también lo hace la importancia de la elección del idioma. Las palabras, como pantallas terministas, pueden habilitar nuestras percepciones de maneras notables: pueden unirnos o dividirnos, enfurecernos o involucrarnos, todo mientras nos mueven a la acción.

* PhD, Filosofía del Lenguaje, Facultad de Ciencias Aplicadas, Universidad de Columbia Británica

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.