Difundir ciencia para mejorar la calidad de vida de las personas

La comunicación de los avances científicos y su actualización, tanto hacia la comunidad experta como a la sociedad, permiten que la investigación cumpla uno de sus principales roles: transferir conocimiento.




Según la Segunda Encuesta Nacional de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología más de la mitad de la población encuestada (60,5%) señala que las y los científicos se esfuerzan poco en informar a la población sobre sus trabajos, una afirmación que genera debate entre la comunidad.

En tiempos donde comprender la ciencia se ha vuelto imprescindible para la sociedad, la antropóloga e investigadora de la Universidad Autónoma de Chile, Dra. Andrea Avaria, analiza que “lo que debiera, al menos, abrir la discusión respecto de los mecanismos a través de los cuales comunicamos los avances y evidencias científicas que alcanzamos con fondos que son públicos y que nos convocan en tanto la responsabilidad social que conlleva”

En respuesta a esta inquietud social, surgen textos como 100 preguntas sobre la Constitución que repasa las constituciones chilenas a lo largo de la historia, los contenidos de la actual Constitución de la nación y los aspectos más relevantes del proceso de creación de una nueva carta fundamental, respondiendo desde la academia a preguntas que tiene la sociedad.

O libros que aportan con las últimas investigaciones en alguna patología, como Ocho claves para vivir con fibromialgia, una propuesta novedosa que, tras revisión de las últimas investigaciones en torno a la enfermedad, propone al ejercicio físico —un poco paradójico para una enfermedad que se caracteriza por el dolor crónico y el cansancio prolongado— como la solución que más mejoras entrega a las y los pacientes.

Ambos libros, disponibles para descarga gratuita desde ediciones.uautonoma.cl, permiten conectar lo que está desarrollando la academia con las inquietudes de la sociedad. Entregar conocimiento de calidad, aplicado y que aporta al desarrollo del país.

“No son las publicaciones indexadas las que miden impacto de la ciencia, sino la repercusión de esta en el bienestar de la población, a través de innovación científica y prácticas sociales e institucionales que incrementen la calidad de vida de las personas a través de decisiones políticas y técnicas” agrega la Dra. Andrea Avaria.

Nuevas perspectivas

Hoy los problemas son altamente complejos y necesitan ser abordados desde múltiples perspectivas, “se requiere hoy más que nunca cruzar las necesidades de la población, con los avances o respuestas que desde la producción científica tengamos para dar respuesta a los problemas sociales que afectan a las personas» señala Isidora Sesnic, editora de Ediciones Universidad Autónoma de Chile.

“Es fundamental que reforcemos el compromiso con el fomento de la ciencia. No sólo por los evidentes beneficios para la sociedad, sino por lo necesario que es tener una ciudadanía con pensamiento crítico y capaz de tomar decisiones fundamentadas” destaca el vicerrector de Investigación y Doctorados de la Universidad Autónoma de Chile, Dr. Iván Suazo.

En una era donde Internet y las redes sociales son una gran herramienta, pues nos permite acceder a una inmensa cantidad de conocimiento a un clic de distancia, pero a la vez son un escenario que da el mismo espacio a divulgación y pseudociencias, es importante acceder a fuentes confiables, basadas en evidencia científica y elaboradas por expertas y expertos en las materias.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.