Ultimas precipitaciones dejan al primer mes del año como el “enero” más lluvioso de los últimos 90 años

AGENCIAUNO

El sistema frontal que afectó este fin de semana a la zona central fue el más lluvioso desde 1933, y el segundo con más aguda caída desde que existen registros fiables.




Las precipitaciones caídas este 29 y 30 de enero en la zona central fueron causadas por bandas de aire húmedo desprendidas desde el trópico y que transportan gran cantidad de agua en forma de vapor hacia latitudes medias. Es lo que se conooce también como “río atmosférico”, un fenómeno que dejó uno de los registros más altos de lluvias para el mes de enero.

Este sistema frontal poco habitual en los valles, pero común en la zona de la alta cordillera en verano, dejó un récord de 31,4 milímetros de agua caída en Santiago, “la más abundante en 24 horas desde que hay registros, rompiendo la marca de 22,4 mm de enero de 1933”, cuenta Raúl Cordero, climatólogo de la U. de Santiago.

En otras regiones, como Valparaíso y el Maule, incluso este enero fue el más lluvioso de la historia. De acuerdo con los montos de precipitaciones acumuladas mensuales para enero, desde el año 1950 a la fecha Punta Ángeles (Valparaíso), Quinta Normal (Santiago) y Curicó, superaron el registró histórico que se tenía, cuyos montos eran de 9 mm en 1956, 10,2 mm en 2016 y 49,2 mm en 1961, respectivamente; y ahora el registro histórico queda con montos de 18,2 mm en Valparaíso, 40,0 mm en Santiago y 75,4 mm en Curicó, explican desde la Oficina de Servicios Climáticos de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC).

Sin embargo, las lluvias no alcanzaron a romper el récord de lluvias para el mes de enero. “Con 40 mm de precipitaciones, enero de 2021 cerró como el segundo mes de enero más lluvioso jamás registrado en Santiago, por detrás de los 41,1 mm registrados en enero de 1933”, explica Cordero.

Foto: Agencia Uno

Para el resto de las regiones del país, los montos de precipitaciones acumulados durante enero de 2021, no alcanzaron los montos históricos de precipitación acumulada mensualmente de años anteriores.

Asimismo, aunque se crea que llovió más que en invierno, en realidad es sólo una percepción. En un invierno normal en Santiago caen casi 200 mm. En el invierno del 2020 las precipitaciones fueron de más de 180 mm., por lo tanto lo ocurrido es sólo comparado con las mismas estaciones de años anteriores, explica Cordero.

Luis Salazar, meteorólogo de la DCM, también agrega que aunque no se sabe con exactitud cuándo viene otro sistema frontal de esta magnitud, “de acuerdo al cambio climático estos fenómenos extremos (como el de este fin de semana) se van a ir dando con mayor frecuencia y con mayor intensidad”.

Aluviones y cambio climático

Desde el año 2010, la zona centro y sur del país, viene presentando una sequía denominada Megasequía, y una precipitación como la de este fin de semana, a corto plazo, lamentablemente ayuda muy poco a disminuir esta crisis climática, y el panorama en general no cambia mucho.

La sequía “está fuertemente determinada por lo que precipita en invierno y aún faltan demasiados meses para hacer proyecciones” dice el climatólogo de la U. de Santiago.

Se debe esperar las condiciones meteorológicas que se presentarán durante el resto del 2021, para conocer si en general el 2021 sería un año que podría contrarrestar en algo las condiciones secas que hemos vivido hace ya 11 años, explica la DCM.

A esta crisis se le suma los aluviones provocados por la caída de agua en esta temporada en la alta cordillera, esto debido a la lluvia fluye rápidamente pendiente abajo, que además puede arrastrar sedimentos, lo que aumenta la posibilidad de la turbiedad de los ríos y de esta manera causar cortes de agua en las ciudades.

Cordero dice que a pesar de que siempre se pueden realizar obras civiles para proteger puntos de gran vulnerabilidad que puedan ser afectados por los aluviones, “desafortunadamente un país cordillerano como Chile va a estar siempre expuesto a este tipo de fenómenos, los que además podrían producirse con cada vez con mayor frecuencia debido al cambio climático”.

En tanto, la posibilidad es bajísima de que este sistema frontal se pueda repetir este verano, “sí existe la posibilidad de que dentro del verano caigan algunos chubascos o precipitaciones pero de mucha menor intensidad” comenta Salazar.

El pronóstico estacional de la DCM que para esta ocasión abarca los meses de enero-febrero-marzo, señala que durante este trimestre, las precipitaciones, desde La Serena hasta Curicó, predominará una tendencia seca. Sin embargo, en el tramo entre Talca y Valdivia, se esperan acumulados de lluvia de normal a sobre lo normal. En la zona sur, Lonquimay y Loncoche, se espera una condición sobre lo normal, con más de 129 y 187mm, respectivamente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.