Expertos apuntan a impuestos verdes y a los alimentos para compensar una menor recaudación tributaria

Fachada del ministerio de Hacienda. FOTO: MATIAS DELACROIX/ AGENCIAUNO

Gremios manifestaron su inquietud ante menor recaudación que implicaría la reintegración del sistema, y que sea compensada por alzas que los afecten. Piñera y Larraín se juntarán el lunes.


El próximo lunes 18 en La Moneda el Presidente Sebastián Piñera recibirá nuevamente al titular de Hacienda, Felipe Larraín, para afinar los detalles del proyecto que moderniza el sistema tributario.

Se trata de la primera cita tras la Cuenta Pública, en la que se anunció que no se bajaría el impuesto corporativo, y que los cambios se enfocarían en una simplificación, concepto en el que toma fuerza la reintegración tributaria, que significaría una menor recaudación por US$300 millones anuales.

Esta situación implicaría la necesidad de compensar estos recursos con un aumento o reformulación de algún tributo.

El diseño -que se está analizando con extremo hermetismo en Hacienda- mantiene inquietos a los gremios ante la posibilidad de que la compensación los afecte, en tanto que los expertos adelantan qué áreas podrían ser objeto de revisión.

Posibles alzas

Según la experta tributaria y asesora de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Soledad Recabarren, entre los potencialmente revisables están los impuestos verdes, que a su juicio, podrían incluir al impuesto al diesel. “Ese impuesto se creó para poder reparar las carreteras, pero hoy se mira como impuesto a la contaminación. Una potencial modernización podría ir destinada a gravar la contaminación y ampliar la base de recaudación”, explica.

Otra de las áreas posibles, agrega, tiene que ver con revisar los impuestos a alimentos con mayores niveles de azúcar o de contenido graso, la regulación del comercio electrónico (como Netflix, Spotify) y de los sistemas de Uber y Cabify.

Una visión más global plantea el experto tributario de E&Y Pablo Greiber. “Desde nuestro punto de vista, técnicamente es más fácil para el Estado controlar y recaudar el IVA en lugar de un gravamen sectorial o que afecte a un área en específico. Por estos motivos nos inclinaríamos por el Impuesto al Valor Agregado”.

Con una perspectiva más financiera, Alexander Letonja de Letonja & Cía, advierte que es necesario también revisar el mercado financiero. “En la ley de la renta hay una gran erosión de la base imponible por la no tributación de acciones y cuotas de fondo con presencia bursátil, que no son el ciudadano común y corriente”, subraya.

Otra área a la que apunta Letonja tiene que ver con la tributación de filiales y matrices, puesto que las primeras pagan el impuesto de primera categoría, pero al traspasar dividendos a sus matrices “registran pérdidas tributarias pero ganancias financieras”. Una tercera área a explorar, afirma, es que si se opta por la reintegración, se iguale la tasa de ambos regímenes al 27%.

Inquietud en los gremios

Juan Araya, presidente de Conapyme reconoce que “hemos escuchado que algunos han planteado subir el impuesto al diésel desde 1,5 a 6 UTM. Esperamos que no se comenta ese error, porque llegaríamos a una gasolina de $1.000 por litro, aumentaría el costo de los fletes y el IPC”. Agrega que todavía están a la espera que se concrete la mesa tripartita a la que el Gobierno los convocó junto a la CPC. “Ha habido mucho silencio en este tema”, cuestiona.

Crítica similar plantea el presidente de la Asociación de Alimentos y Bebidas (AB) Rodrigo Álvarez. “No conocemos una eventual propuesta para gravar los alimentos. Tampoco hemos sido contactados por las autoridades para analizar una idea en esta línea”, sostiene. Y es tajante al afirmar que, de concretarse “nos parece que sería un error técnico, económico y político” ya que afectaría directamente a las familias chilenas.

Cualquiera sea el caso, la mayor pelea se dará en el Congreso, donde la ex Nueva Mayoría tiene una posición tajante.

Seguir leyendo