FIAP propone adoptar categorías de la OIT para reducir brecha en expectativas de pensión

Autor: Pulso

Según un informe de la entidad el monto mediano de las pensiones en Chile es cercano a US$283, mientras que la pensión que se estima razonable para quienes tienen 65 años o más años es de US$624.


La Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) propuso que se adopten las tres categorías de beneficios que distingue la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otras medidas, para reducir la brecha entre las expectativas de pensión y el monto de los beneficios percibidos en el sistema de capitalización individual en el país.

Dichas categorías son: “Devolución Programada de Cotizaciones Insuficientes”, recibida por quien reúne menos de 10 años de cotización; “Pensión Parcial”, recibida por quien reúne más de 10 años de cotización, pero menos de 30 años; y “Pensión Completa”, recibida por afiliados que completan 30 o más años de cotización.

Además la entidad plantea la creación de un seguro para enfrentar la contingencia de dependencia severa durante la cuarta edad; crear un subsidio no contributivo de US$77 al mes para aquellas personas que conviven en hogares con adultos mayores con esta condición; y compensar a los pensionados por retiro programado cuya pensión haya bajado más de un 30%.

Según un informe de la FIAP el monto mediano de las pensiones en Chile es cercano a US$283, mientras que la pensión que se estima razonable entre quienes tienen 65 años o más años es de US$624. De esta forma, existe una brecha de pensión de US$341 mensuales.

Dentro de las causas que explican esta brecha se encuentran el bajo nivel de salarios, las falencias en la política pública de pensiones, las deficiencias en la comunicación, y los problemas de las personas en la formulación de sus expectativas de pensión, señala el informe.

En cuanto a las falencias de la política pública de pensiones, se encuentra, por ejemplo, que el sistema de capitalización individual promete una “pensión” a todos, aunque coticen poco tiempo, creando una expectativa optimista en los trabajadores, agrega.

Un ejemplo de las deficiencias en la comunicación, indica el informe, es la información parcial que han entregado los medios de comunicación durante décadas, mostrando los buenos resultados en la gestión financiera de los fondos de pensiones, pero nunca han publicado con la misma fuerza que esas rentabilidades no son suficientes para que quienes cotizan con baja frecuencia, creando expectativas irreales sobre la pensión.

En este sentido sostiene que los problemas de las personas para formular sus expectativas de pensión se relacionan con dos hechos. Primero, pocas personas menores de 60 años toman en cuenta que los adultos mayores tienen otras fuentes de recursos, distintas de las pensiones propias, que hacen innecesario que la pensión satisfaga por sí sola todas las necesidades del hogar.

Segundo, pocos han meditado que el acceso a pensiones de una magnitud similar a la expectativa depende de hayan cotizado un tiempo suficiente y por un monto suficiente.

Seguir leyendo