Carvacho atrapa la historia

El pívot fue quien más rebotes tomó en la temporada regular de la NCAA, por ende el de mejor promedio. Además, quedó segundo en el ranking de doble-dobles. Un hito para Chile.


La temporada regular en la División I del básquetbol de la NCAA llega a su fin. Quedan algunos partidos entre hoy y mañana, poco relevantes, sin embargo, para lo que interesa en Chile. Porque ya es un hecho que Nicolás Carvacho, el centro de 22 años y 2,11 metros de altura, será el máximo reboteador de la exigente competencia universitaria de Estados Unidos, para muchos el paso previo a la NBA.

Carvacho ya es una leyenda para su universidad, Colorado State. En los 31 juegos que disputó, se encargó de romper todos los récords que se le cruzaron. Y quedará también en la historia del básquetbol chileno, pues nunca nadie de este país alcanzó tales logros en un torneo tan relevante como la NCAA.

Con los 20 tableros que atrapó el sábado en el partido que Colorado perdió 65-60 ante la Universidad de Nevada, Mr. Rebote se quedó, definitivamente, con el cetro de quien más pelotas bajo el aro capturó en la primera parte del campeonato. Fueron 409 en total, siendo el segundo en toda la historia de la conferencia Mountain West que consigue más de 400.

La ambición de Carvacho, de padre chileno y madre estadounidense, le hizo proponerse a principio de temporada el logro que consiguió. Ya había sido el máximo rebotero de su conferencia el año anterior, pero quería que su tercer año en el básquetbol universitario sea inolvidable. “El año pasado terminé top 10 en el país, así que en este me propuse liderar la nación”, decía Nico a La Tercera hace unas semanas. “No estoy sorprendido con esto. Lo más difícil es mantenerse, es un desafío mental”, añadió.

Y ese reto personal se fue haciendo realidad a medida que los partidos pasaban. En su universidad no paraban de elogiarlo y no era para menos, pues se convirtió en el máximo rebotero histórico de Colorado State, superando un récord que llevaba 30 años intacto. Incluso el propio Pat Durham, antiguo dueño de la marca, le homenajeó en cancha antes de un partido. La foto de ambos tomando un balón por el aire se volvió icónica en su casa de estudios.

Hace unos días, Carvacho mostró en redes sociales a un padre orgulloso y agradecido por las zapatillas que el pívot regaló a su hijo. Es el héroe de los Rams y los niños se le acercan a pedir autógrafos. El chileno, además, estuvo incluido en los 10 nominados al premio Kareem Abdul-Jabbar, que premia al mejor pívot de la NCAA. Sin embargo, en la votación no quedó entre los cinco más populares.

En lo personal, rompió el récord de doble-dobles de Colorado State, lleva 22 (35 en su carrera) y es el segundo que más hizo en la temporada regular. Además, con los rebotes que hizo en estos 31 partidos es quien más ha atrapado en un solo campeonato para su universidad.

Así concluye la tercera temporada regular del chileno en la NCAA. Ahora le toca competir en la postemporada por conferencia para después decidir los equipos que jugarán en el March Madness. Si bien su equipo tiene cero chances de ir por el título, individualmente Carvacho puede decir que ya tiene un lugar en la historia. O que lo atrapó.

Seguir leyendo