El histórico Figueroa se ilusiona con el Campanil: “Empieza a tomar sentido la campaña de todo un año”

El experimentado carrilero inició su carrera en Universidad de Concepción y ahora va detrás de un sueño.


Luis Pedro Figueroa se acerca a dos sueños. A cinco fechas del final del Campeonato, pelea junto a Universidad de Concepción, el club que lo formó y lo consolidó en Primera, por el título del Campeonato Nacional. Y, fuera de la cancha, aunque no tanto, el ex volante de Colo Colo, O’Higgins y Universidad de Chile, entre otros clubes, también mira hacia el futuro: esta tarde pone en funcionamiento la escuela de fútbol LPF, que funcionará en Arena 77, el complejo deportivo que Pedro Morales, compañero suyo en el Campanil, mantiene en Hualpén.

“Lo de la escuela me tiene muy entusiasmado. Para mí, es el primer paso en la idea de, en algún momento, llegar a dirigir, aunque tuve que congelar los estudios en el INAF, que comencé en el último año en que estuve en Colo Colo. Pretendo estar cerca de ella. Por el momento, tengo profesores, pero me gustaría participar con los niños. Vamos a funcionar los miércoles y los sábado”, explica el futbolista de 35 años. El paso siguiente será implementar un proyecto similar para adultos.

No es el único asunto que concentra la atención del carrilero. La campaña de Universidad de Concepción, que pelea mano a mano el título con la UC, le genera un entusiasmo igual o mayor. “He tenido la posibilidad de ser campeón, pero acá pasa algo súper distinto. Es más tranquilo. Los muchachos lo han asimilado bien y, aunque suene cliché, lo vivimos partido a partido.  Lo que está claro es que estamos peleando con grandes equipos, como la UC, Antofagasta y La Calera. El Campeonato está súper emocionante. Destacaría eso.  El de la UC es un partido decisivo, porque si nos ganan pueden sacar ventaja y si ganamos, quedamos punteros, pero quedan muchos cruces, partidos que tienen relación entre sí”, sostiene.

Figueroa valora la actual posición del Campanil como el fruto de un trabajo sistemático. “Empieza a tomar sentido la campaña de todo un año. Me ha tocado jugar menos y por eso hablo de los compañeros que han sostenido un campeonato súper largo”, afirma. Y, sobre todo, evita arrogarse méritos, incluso por el aporte de su experiencia, que considera títulos con los albos y con O’Higgins. “No me puedo acreditar que los muchachos lo hayan manejado bien. Se ha ido dando naturalmente. No ha sido necesario intervenir tanto. Para Francisco (Bozán) también es algo nuevo, pero como cuerpo técnico lo llevan bien. No han cambiado la forma de trabajar. Independientemente del resultado, se trabaja en base a la planificación”, explica.

Lo que sí disfruta con mayor intensidad es la chance de titularse con el equipo en el que dio sus primeros pasos. “Haberme formado en la U de Conce cuando debutó en Primera, con una tremenda campaña, volver y vivir algo parecido es súper bueno, sobre todo cuando los años han pasado. Seria especial, más que por mí, porque el club tiene tres personas muy importantes, como Mario Lucero, Mario Montero y Eduardo de la Barra que han construido la historia de este club. Para ellos pelear la opción de título es un sueño tanto como para nosotros. Uno sabe que el club no es apasionado, que no tiene una hinchada numerosa, pero para la gente que comenzó esto, lo que estamos haciendo tiene un valor muy grande”, concluye.

 

 

Seguir leyendo