Campillai prepara lanzamiento y tensiona la carrera por la RM: Sus equipos y las dificultades de su despliegue

Foto: Andres Perez

La emblemática víctima del estallido pelea uno de los cinco cupos en la RM. Ya tiene un incipiente equipo que planea un despliegue inusual para su condición de salud.




“Carta al corazón de mi pueblo”. Así se titula el texto que Fabiola Campillai (37) leerá a través de Zoom para lanzar oficialmente su candidatura al Senado por la Región Metropolitana. Una arremetida electoral que miran con nerviosismo desde la oposición.

Y es que aunque casi no tiene equipos, no ha hecho campaña y en el Servicio Electoral -hasta el cierre de esta edición- no registraba aportes, la emblemática víctima del estallido social, quien en 2019 quedó ciega al recibir el impacto de una bomba lacrimógena de Carabineros, aparece puntera en todas las mediciones que han tomado el pulso a la competencia en la Metropolitana que se juega cinco cupos y que tiene la particularidad de que ya no corren dos figuras emblemáticas del sector: Carlos Montes (PS) y Guido Girardi (PPD).

Así, si en la derecha las cosas están revueltas por la irrupción de Mañalich, en la izquierda no hay quien no considere el factor Campillai en sus cálculos de noviembre, pues aunque corre con la desventaja de no ir integrada a una lista, igual amenaza con disminuir el caudal de votos al que apelan Karina Oliva (Comunes), Sebastián Depolo y Rocío Donoso (RD); y los comunistas Guillermo Teillier y Claudia Pascual. En Apruebo Dignidad también creen que la joven de San Bernardo, provocará un daño a los candidatos de Nuevo Pacto Social: Gabriel Silber (DC), Eugenio Ortega (DC), Paulina Vodanovic (PS) y Natalia Piergentili (PPD).

El despliegue de Campillai, sin embargo, dista mucho del resto de los aspirantes al Senado por la RM. La campaña de la extrabajadora de Carozzi será sin volanteo, ni conversatorios en la feria, ni puerta a puerta. En su entorno explican que su condición de salud le impide un gran despliegue territorial porque aún no es autovalente.

Está contemplado que visite poblaciones de la zona sur donde ya la han invitado y donde ella pueda sentirse cómoda.

El entorno de Campillai también tiene programado que una vez a la semana ella aparezca a través de redes sociales o con discursos escritos refiriéndose a un tema contingente para dar a conocer sus principios y directrices frente a la coyuntura.

¿Quiénes la apoyan?

Cuando decidió iniciar una carrera al Senado con la inscripción para recolectar firmas el 26 de julio, Campillai partió con el apoyo decidido de la Lista del Pueblo que incluso la acompañó en algunos actos. Sin embargo un mes después se alejó completamente del conglomerado con una escueta declaración.

Fue un desmarque oportuno, pues ya en esos días el colectivo que irrumpió en las elecciones convencionales se comenzó a erosionar con distintas disputas internas, como la fallida nominación de Cristián Cuevas como presidenciable y el posterior escándalo por las firmas falsas de Diego Ancalao.

“Ella tuvo la percepción antes de que se acercaba la descomposición de la Lista del Pueblo que su responsabilidad era más allá de un solo movimiento”, comenta el coordinador del equipo de comunicaciones del comando de Campillai, Ricardo Candia.

Tras desligarse de la Lista del Pueblo, muchas personas y grupos se han acercado al entorno de Campillai para colaborar en la campaña. Uno de ellos es el grupo Illapu. También le han ofrecido servicios de coaching. Es por eso que ahora su entorno está promoviendo la creación de comités de apoyo a Fabiola en distintos territorios.

“Ella pasa gran parte del tiempo escuchando gente sobre distintos temas porque hoy en día es la única forma que tiene para aprender los contenidos, pues aún no ha podido tomar clases de braille porque es muy costoso”, dice Candia.

Campillai por ahora está aprendiendo técnicas de informática básica para ciegos que le provee la Fundación Luz.

Respecto al financiamiento, el entorno de Campillai asegura que no recibirá fondos. “Las finanzas no nos preocupan y cada uno se financia con sus medios. No hay personas contratadas y no se prevé pedir donaciones o hacer actividades financieras. Nuestra idea es demostrar que la campaña se puede hacer con convicción y solidaridad”, insiste su vocero.

Hay varias organizaciones que hoy también apoyan el incipiente despliegue de la candidata independiente al Senado. Se trata de grupos de apoyo a las víctimas de violación de los derechos humanos durante el estallido social: Trauma Ocular, Agresión Militar, la Coordinadora por Justicia para Mario Acuña, Miguel Rojas y de Óscar Pérez, y muchos otros similares.

Salvo Candia, el equipo que apoya la candidatura de Fabiola Campillai, evita dar sus nombres completos. Pero detallan sus funciones: Mariana es la coordinadora del equipo, es profesora, dirigenta en San Bernardo y Buin, y figura a cargo del comité de apoyo de Mario Acuña, quien quedó con muerte cerebral producto de una golpiza de tres carabineros que están imputados por el hecho. Carlos, quien es un joven cientista político, está a cargo del equipo de contingencia y contenidos; Nicole, la fotógrafa a cargo de Redes Sociales; Bernardo el diseñador gráfico; y Eladio Recabarren se encarga de los equipos territoriales

Las dificultades para llegar

Tomando en cuenta que en la Región Metropolitana para la última elección senatorial hubo una participación de 2,6 millones, el 49,8% de los inscritos, la batalla de Campillai no es fácil. Por un lado le favorece que en esta ocasión se elegirán cinco senadores y no cuatro como antes, pero el sistema electoral le exige que como independiente tenga solo ella más votos que otras listas que van en pacto o subpacto con más nombres que van sumando adherencias.

“Campillai para estar dentro, tendría que alcanzar el techo que en teoría sería entre el 12 y 15% de los votos porque ahí alcanza la cifra repartidora. Si ella fuera primera mayoría con ventaja respecto del resto estaría en el Senado, pero si quienes le siguen están en un rango similar entre 12 y 13%, podría quedar fuera”, afirma el decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma, Tomás Duval.

Sus cuentas es que si fuera a votar la misma cantidad de personas que en 2013, la postulante debiese sacar entre 298.256 y 372.824 para aspirar a un cargo en el Senado.

Su proyección con la situación actual es que “en la derecha habrá una lucha entre Jaime Mañalich y Manuel José Ossandón que se definirá en el sector oriente, y en Apruebo Dignidad, Karina Oliva será el sustento del pacto más el aporte del PC de hasta un un 8% podrían sacar 2 candidatos. Y el quinto puede ser un trade off entre Apruebo Dignidad o Campillai”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.