Cómo se gestó la decisión sobre Filipinas, el primer traspié de Ribera en Cancillería

teodoro-ribera-2

Foto: AgenciaUno

En el gobierno algunos sostienen que la decisión la tomó la Cancillería sin consultarle previamente al Presidente Sebastián Piñera. En tanto, parlamentarios oficialistas criticaron la votación del gobierno.




El Presidente Sebastián Piñera se enteró después. Así lo aseguran varias fuentes de gobierno respecto de la decisión de Chile de abstenerse, el jueves pasado, en la votación del Consejo de DD.HH. de las Naciones Unidas sobre una resolución en contra de los excesos que ha cometido el gobierno de Filipinas en medio de su guerra contra el narcotráfico. La resolución -que fue aprobada- fue presentada por Islandia y buscaba iniciar una investigación sobre la política antidrogas del país asiático.

De esta manera, de acuerdo a las mismas fuentes, Cancillería fue la que tomó la decisión sin consultar previamente a La Moneda, lo que -según parlamentarios del oficialismo- causó la molestia del Mandatario. Así, dicen que una vez que llegó la información desde la Misión de Chile en Ginebra -encabezada por Juan Eduardo Eguiguren- sobre la votación y los antecedentes al respecto, se discutió a nivel interno en las distintas divisiones de la Cancillería. En ese trámite, algunas fuentes aseguran que tanto el canciller Teodoro Ribera como la subsecretaria de la cartera, Carolina Valdivia, y el secretario general de política exterior, Patricio Torres, estaban al tanto del tema.

Las mismas fuentes indican que "como es habitual" no había una postura común en la materia. "No recuerdo ningún caso en que haya existido una postura unánime", sostienen desde la Cancillería. Y recalcan que, finalmente, son "decisiones colegiadas".

En todo caso, las versiones que circulan respecto de las razones de por qué no se habría avisado a La Moneda son varias. Una de ellas apunta a que la Cancillería habría querido marginar a Benjamín Salas Kantor, el asesor de Presidencia en temas internacionales. Esto, porque habrían querido manejar el tema con mayor independencia, un argumento que, de todas maneras, otros desestiman.

En lo concreto, la materia significó el primer traspié de Ribera con la oposición porque ocasionó que surgieran críticas inmediatamente. En la centroizquierda acusaron al Ejecutivo de tener un "doble estándar" en materia de Derechos Humanos, debido a que la abstención, a su juicio, contrasta con la postura que tiene el gobierno con Venezuela donde se ha elevado toda una ofensiva para combatir el régimen de Nicolás Maduro. Una crítica que fue reforzada ayer en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, instancia a la que asistió la subsecretaria Valdivia para explicar las razones de la abstención.

De todas formas, los cuestionamientos de la oposición fueron más allá de la abstención misma, sino que también apuntaron a los argumentos que entregó Ribera -el viernes 12 de julio, un día después que se diera a conocer los resultados de la resolución-, para defender la decisión. Ahí, el canciller señaló que "la abstención de Chile es consistente con la posición de Chile ya asumida por el país en dos declaraciones del año 2017 (…), y también la del año 2018".

"A mí me parece algo sorprendente porque yo no conozco ninguna votación que se haya registrado el año 2017 sobre Filipinas en el Consejo de Derechos Humanos o en cualquier órgano de Naciones Unidas", dijo ese mismo día el excanciller Heraldo Muñoz para refutar a Ribera, añadiendo que "por lo demás, Chile no era miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en 2017. Así que no entiendo cuándo Chile pudiera haber votado la abstención o haber hecho alguna declaración que sustente esta suerte de política de Estado en relación a la situación de Derechos Humanos en Filipinas".

Con todo, en Cancillería en privado defienden los argumentos de Ribera. Aseguran que en sus declaraciones el titular de Relaciones Exteriores "no habló de resoluciones", sino de declaraciones de Chile sobre Filipinas y que esas no se votan. Además, añaden que si bien Chile recién en octubre de 2017 comenzó a ser parte del Consejo de DD.HH. no significa que no se sume a una declaración.

En medio de los cuestionamientos a esta decisión -que suman a las críticas que se hicieron cuando Chile decidió restarse del Acuerdo de Escazú y del Pacto de Marraquech-, el Presidente Sebastián Piñera conversó sobre el tema con el senador del PS José Miguel Insulza. El Mandatario esta mañana se sumó a una reunión en La Moneda que encabezaba el ministro del Interior, Andrés Chadwick, con el senador en el marco de la reforma a las instituciones. Y, en esa oportunidad, según quienes conocieron el contenido de ese diálogo, el senador PS le habría transmitido a Piñera su preocupación sobre la materia, advirtiéndole que Chile no suele abstenerse en votaciones, sino que manifiesta postura con el voto.

La Tercera PM se intentó contactar con el titular de Relaciones Exteriores, sin embargo, no hubo respuesta. De todas formas, en la Cancillería transmitieron que las decisiones "se ajustan a procesos de reflexión; son colegiadas y en ellas se toman en consideración argumentos de todas las direcciones y misiones involucradas". Y que, en el caso de Filipinas, sostienen que se siguió con el conducto regular para ello y que, posteriormente, se instruyó la abstención y se ordenó fundamentarla ante el Consejo de Derechos Humanos.

Con todo, en la Cancillería aseguran que ahora toca esperar la próxima el informe que se haga sobre resolución de Filipinas que -estiman- podría ser en junio del próximo año y que ahí Chile debería votar a favor o en contra. De todas maneras, las mismas fuentes advierten que se podrían presentar nuevas resoluciones en la sesión de septiembre de la ONU.

Voces críticas en Chile Vamos

Ayer, luego de la sesión de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, y a la cual asistió la subsecretaria Valdivia para explicar el voto de Chile, no fueron pocos los parlamentarios que salieron extrañados y poco satisfechos con los dichos de la representante de la Cancillería.

De hecho, uno de los más críticos fue el diputado de Evópoli en la comisión, Francisco Undurraga, quien declaró que "se equivocaron" y que no estaba de acuerdo con la decisión que se tomó "porque conozco la convicción de derechos humanos del Presidente de la República y no se condice con el actuar que hoy día tuvimos como Estado". Miembros de Evópoli, en tanto, aseguraron que pedirán mayor coordinación al Canciller de aquí en adelante, algo que se podría traducir en reuniones periódicas con los miembros de la comisión.

Por su parte, los senadores oficialistas que son parte de la comisión de RR.EE del Senado también abordaron el voto chileno. "Creo que a los representantes de Chile en la ONU les faltó información, la abstención no es el mejor camino porque estoy seguro que no refleja fielmente lo que piensa nuestro país en estos temas", comentó a La Tercera PM el senador Manuel José Ossandón (RN). Consultado por quién es el responsable de la decisión, el ex candidato presidencial agregó: "El Presidente y el Canciller son demócratas. Aquí hubo un error de la parte política del ministerio que las autoridades arreglaran".

El senador Iván Moreira (UDI), en tanto, quien también es miembro de la comisión del Senado señaló que "si bien es cierto yo defendí la posición chilena consistente en otras votaciones de 2017 y 2018, me parece que debemos revisar en el futuro nuestra postura con respecto a Filipinas en base a nuevos antecedentes que recabe la Comisión DD.HH de la ONU".

Asimismo, el diputado de la UDI, Issa Kort, manifestó que las decisiones de Cancillería tienen un impacto en el ámbito jurídico e internacional como también en la política interna: "El Presidente Piñera ha fijado un standard mucho más alto y consecuente sobre el respeto a los DDHH en nuestra región. Dicho standard debe replicarse al resto del mundo con seriedad y responsabilidad", agregó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.