“El futbolista entra por la nariz”: quién es Francis Cagigao, el súper director deportivo que quiere Milad en la Roja

Cagigao junto al fallecido José Antonio Reyes, uno de sus fichajes para el Arsenal. Abajo, otros: Alexis Sánchez, Robin Van Persie y Fábregas.

En los 24 años en que trabajó en el Arsenal, el cazatalentos inglés allegó una infinidad de jugadores que terminaron transformándose en figuras en los Gunners. En la lista se incluye un chileno: Alexis Sánchez.




La lista de jugadores que descubrió Francis Cagigao, durante los 24 años en que trabajó para el Arsenal, es tan extensa como pródiga. El súper director deportivo con el que Pablo Milad y la ANFP sueñan para que asuma el control de las selecciones chilenas es una autoridad mundial en la detección de talentos. Cesc Fábregas, José Antonio Reyes, Nacho Monreal, Mikel Arteta, Granit Xhaka, Héctor Bellerín, Gabriel Martinelli y Robin van Persie son algunas de las joyas del fútbol mundial que el entrenador británico español llevó a los Gunners, cuando aún eran diamantes en bruto. Y uno más, claro que mucho más consolidado y con el que, seguramente, se fundirá en un abrazo si coinciden finalmente en Juan Pinto Durán: Alexis Sánchez. La opinión del cazalentos inglés fue clave para avalar frente a Arsène Wenger el fichaje del tocopillano, cuando dejó el Barcelona, en 2014. En 2010 quiso a otro chileno: Claudio Bravo.

Cagigao, de 50 años, es uno de los 55 funcionarios despedidos por el Arsenal en agosto que pocos se explican. “Cagigao se ha forjado una reputación formidable durante los 24 años de servicio al Arsenal, para quien también jugó cuando era joven, aunque ahora le han comunicado que sus servicios ya no son necesarios y se irá cuando negocie su salida. La decisión de liberar a Cagigao será objeto de una observación particular dado su brillante historial, que le ha ganado una reputación entre los mejores captadores de talentos del mundo”, destacó, a modo de ejemplo, el siempre mesurado The Guardian.

Su perfil en Linkedin resume sus competencias. Consigna, por ejemplo, sus licencias como director técnico y director deportivo otorgadas por la Real Federación Española de Fútbol. También la que otorga la UEFA. Además, especifica su formación académica en el instituto de Ciencias del Deporte de la universidad Camilo José Cela, de Madrid. “Amplia experiencia en la dirección de un gran equipo de exploradores y analistas técnicos, trabajando en exploraciones en vivo y en video. Trabajando junto al departamento de datos y análisis. Estrecha relación de trabajo con el director del primer equipo y luego los entrenadores en jefe del primer equipo y las principales partes interesadas en el club durante 24 años”, resume respecto de su trabajo en el entidad de Finsbury Park.

Casi ficha a Messi

El scouter se toma la salida del Arsenal con calma. “Lo he asumido con naturalidad. Cuando llegué hace 24 años al club, nunca pensé que iba a durar tanto. Todo tiene un porqué en la vida y también un principio y un final. Hay que asumirlo. Ahora mismo estoy pensando más en el futuro que en el pasado. Me siento un privilegiado por haber trabajado en una institución que me aportó mucho y donde yo también pude aportar mi granito de arena”, declaraba en septiembre, cuando, probablemente, ni siquiera estaba en la mira de la ANFP, a Marca.

Esa misma entrevista, explica las claves para el desarrollo de su trabajo, que en algún momento incluyó un objetivo ambicioso: Lionel Messi. “Los que fichan a los jugadores son los clubes, no las personas. El de firmar un futbolista, o de registrarlo como me gusta añadir a mí, es un proceso largo donde hay mucha gente implicada. Todo comienza con la adaptación y para eso está la Secretaría Técnica, para recomendar. Hubo contactos con Messi, eso es cierto. Se investigó esa ruta. Se recomendaron a tres jugadores de un mismo equipo. En el caso de Messi se vio que había una situación de permiso laboral que en el fútbol inglés iba a ser imposible solucionar”, revela respecto de su apuesta más ambiciosa, aunque inconclusa.

El listado incluye otros nombres ilustres. “Messi, Piqué y Juan Mata estuvieron muy cerca de fichar en el Arsenal”, reveló, a mediados de octubre, en The Guardian.

Consolidados y perlas

Cagigao divide sus objetivos en dos grupos: las perlas y los consolidados. “El proceso de captación es similar en casi todos los clubes. Hay que separar cuando hablamos de futbolistas jóvenes o de otros más establecidos. Con el más establecido hay más posibilidad de verlo en directo y de analizar su juego. En el caso de una joven perla, los recursos son más limitados. Ahí es donde entra el factor riesgo, aunque también el económico es menor pese a que los jugadores jóvenes son cada vez más caros. El proceso natural para firmar a alguien es: identificación, captación y registro, donde ya se involucran las personas necesarias de cada club”, detalla.

La base de su trabajo, que seguramente intentará replicar en Chile, si se concreta su fichaje, es el seguimiento intenso de las nóveles figuras. “Ha habido muchos jugadores. En el caso de Martinelli era alguien que veníamos controlando desde hace tiempo. El jugador había tenido varias pruebas en el Manchester United e incluso en el Barcelona cuando era más jovencito. Tuvimos la decisión de incorporarlo y fue muy acertada porque tiene cualidades, personalidad y hambre para destacar y ser alguien importante dentro del fútbol. Esta mentalidad es lo más importante para los jugadores talentosos”, ejemplifica. Otro aspecto clave es la adecuación de la búsqueda al perfil determinado por el club. O, para el caso, a la selección. “Nosotros teníamos una filosofía, una tradición y unos pilares claros. Teníamos un equipo expansivo y necesitábamos una idea clara de juego. Por eso mirábamos un perfil de jugador muy claro”. sostiene.

“Hay jugadores fantásticos, pero no son siempre necesariamente lo que busca tu club. Debes saber cuál es la filosofía, la cultura para la que trabajas. Una vez identificado eso, buscas jugadores que encajen con esa forma de jugar. Arsène solía decir que los chicos que tiene algo especial entran por la nariz, tiene un ‘olor’ único. Buscábamos esa combinación de inteligencia e intuición, que puedan adaptarse a exigencias técnicas, que piensen en atacar. Eso es lo que quería Arsène, especialmente durante los primeros años. Los buenos suelen tomar decisiones buenas de muy pequeños”, ampliaba, hace poco, a Sport.

En esa misma entrevista, como para aquilatar su importancia a nivel mundial, le plantean que el Real Madrid y el Barcelona lo han querido varias veces. “En estos 24 años muchos clubes han contactado conmigo. Por una razón u otra, no sentí que fuera el momento adecuado para salir del Arsenal. Me siento privilegiado de haber pasado prácticamente la mitad de mi vida en el lugar donde comencé mi carrera. Pero todo tiene un inicio y un final, hay que mirar hacia delante. Estoy deseando que lleguen desafíos nuevos porque siento que estoy en un momento perfecto de mi vida, con experiencia y mucho que ofrecer”, respondía.

Un futbolista discreto

La carrera de Cagigao como futbolista fue discreta. O, al menos, no se condice con el prestigio que adquirió en su función posterior. Jugaba como mediocampista. Se formó en el Arsenal y después transitó por el Barcelona B, el Racing de Ferrol y el Yeclano, en España. En Inglaterra jugó en el Southend United. Fue seleccionado juvenil en España, el país de sus padres. Una lesión interrumpió su carrera cuando tenía 29 años.

Como entrenador, dirigió al Club Lemos entre 1995 y 1999. Fue su única experiencia en la banca de un primer equipo. En 1997 había comenzado su vinculación con el Arsenal, en cuyo organigrama fue escalando hasta convertirse, en julio de 2019, en el jefe del departamento de reclutamento del club londinense.

Ahora acumula ofertas. Entre ellas la mencionada de la ANFP. Milad está convencido de que es el hombre ideal para reconstruir el fútbol de la Roja y todas sus divisiones. Tiene hasta el viernes para decidir.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.