El lujo también llora: ¿Cómo vive el comercio premium la ola de protestas?

bmw-serie-5-900x600

Mientras las ventas de automóviles de alta gama permanecen congeladas en el último año, importadoras han activado masivos despidos debido a las magras estimaciones de venta para 2020.




En medio de malas noticias económicas y en términos de empleo, uno de los sectores más afectados con la ola de violencia que afecta al país es el comercio. Desde las Pymes a las tiendas exclusivas, todas en menor o mayor medida acusan los efectos de 46 días de crisis.

El segmento de lujo en áreas tan diversas como retail, hotelería, restaurant y automóviles no queda ajeno al remezón social y el declive de sus ventas es cada vez más evidente. Es que los magros pronósticos sobre la demanda de este tipo de productos y servicio contrastan con las cifras que obtuvo este mercado en 2018, cuando registró ventas por US$760 millones.

Sólo a modo de ejemplo, según cifras de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (Anac), al cierre del mes de octubre marcas como Bentley (2), Ferrari (10), Alfa Romeo (24) y Maserati (26) han vendido en total 62 unidades. Se trata de la misma cantidad a igual periodo del año anterior -acumulando un crecimiento de 0%- y sin contar aún con las cifras de noviembre.

El caso de Ditec –empresa que representa las marcas Porsche (26), Volvo (119), Jaguar (18) y Land Rover (45)– es la muestra palpable de que las concesionarias de vehículos de alta gama en nuestro país enfrentan un escenario muy complejo a futuro por la baja en las ventas. Sebastián de Cárcer y Cristóbal Lira –quien congeló  su participación al asumir como alcalde de Lo Barnechea por medio de un fideicomiso ciego– son los socios de la importadora.

El pasado viernes, Porsche en Chile resolvió despedir a 40 empleados, entre ellos a su General Manager Alfredo Gantz, quien se desempeñó en dicho cargo durante los últimos 13 años. Ditec declinó responder las consultas planteadas por este medio al respecto. Sin embargo, fuentes conocedoras de la industria dicen que tras los despidos se encontrarían las magras proyecciones de ventas automóviles premium o alta gama para 2020.

Consultados altos ejecutivos del mundo de autos de alta gama, el gerente de Audi Chile, Juan Domínguez, explicó que "debido a la contingencia social y las proyecciones económicas que hemos observado en estas últimas semanas, lo que está pasando en el mercado de autos premium es una consecuencia de la situación económica actual y responde a que hoy las personas están posponiendo sus decisiones para cuando tengan un escenario más certero".

A su parecer, "el alza del dólar claramente afectará los precios de nuestra industria para 2020, generando un posible aumento de estos en alrededor un 10%. Aquí el tema es cuánto de esa alza se traducirá en el precio final y cuánto de eso lo absorberán las marcas. Creo que aún es muy difícil prever los efectos del dólar en términos del cliente final, ya que dependerá de las proyecciones para el año entrante".

Turismo: El pronóstico que quedó atrás

Pero no sólo el sector automotor se ha visto afectado con el terremoto en la economía, también el turismo de lujo.

En julio pasado, la Asociación de Marcas de Lujo (AML), conformada por 30 empresas que representan a diferentes sectores, elaboraron un estudio en el cual participaron importantes actores de esta industria, como Aviasur, Crystal Cruises, Hotel W, Hotel Awasi, Viña VIK, Lapostolle con su hotel Clos Apalta Residence, Viña Santa Rita con su hotel boutique Casa Real y Travel Security. En este se estima que el turismo de lujo en Chile crecerá un 7,5% en 2019. Hoy el auspicioso pronóstico quedó atrás.

El gremio declinó responder consultas planteadas por La Tercera PM. No obstante, Rodrigo Undurraga, gerente general de Aviasur, explicó que "estábamos preparados para la COP25, APEC y la final de la Copa Libertadores. Al final todo esto no resultó y es una pérdida enorme para la actividad turística". El ejecutivo cuenta que al menos hasta el pasado mes de septiembre los vuelos y viajes que comúnmente realiza a San Pedro de Atacama, Puerto Natales y Punta Arenas se han realizado de acuerdo a lo planificado. Sin embargo, aclara de inmediato que "es imposible saber cómo vendrá la demanda por vuelos durante los próximos meses de 2020".

"La ciudad estaba esperando estos eventos de nivel internacional en Santiago y evidentemente su no realización nos genera un daño importante. Hay una baja y al no tener todo este negocio que tenías previsto en Santiago, existe mucha incertidumbre todavía. Hoy la gran pregunta es qué va a pasar con la Fórmula E", sostuvo un ejecutivo de uno de los hoteles más sofisticados de la capital, quien pidió la reserva de su nombre.

Para el chef y empresario gastronómico Christopher Carpentier, las movilizaciones han afectado profundamente al rubro del ocio. "El problema está en toda la gente que trabaja en los restaurant que comenzarán a cerrar y aumentará la cesantía. A mí lo que más me preocupa es saber qué va a pasar", explicó aclarando que todas sus actividades están principalmente radicadas en Colombia. Hoy en Chile solo cuenta con el restaurant Sun Monticello.

Retail a la baja

Punto de encuentro clave de las marcas exclusivas en Santiago es el denominado Distrito de Lujo del mall Parque Arauco ubicado en Avenida Presidente Kennedy. Gucci, Louis Vuitton, Michael Kors y Emporio Armani son parte de las tiendas que se ubican en el boulevard.

Bajo el actual contexto de movilizaciones y demandas sociales, fuentes cercanas a Parque Arauco explicaron que este grupo de tiendas del centro comercial ha funcionado de manera normal. Si bien la compañía controlada por el Grupo Said no cuenta con planes de expansión a futuro para el área de lujo, tampoco han caído sus contratos de arriendo.

En tanto, Christian Cafatti, director y socio de Modella Group -que controla las marcas de vestuario Perry EllisVersace y Hugo Boss, entre otras- explicó que "estamos vendiendo menos dadas las dificultades que tiene el retail hoy".

"Durante el año pasado íbamos razonablemente bien, pero ahora con lo que está ocurriendo nadie está vendiendo más con las marcas de lujo. Hemos tenido 10 días menos de venta debido al cierre de los centros comerciales. El problema es que son los mejores meses del año, pero no es un buen momento para evaluaciones, porque todo el retail ha caído, incluyendo el lujo", explicó Cafatti.

Comenta