La dura advertencia de la “mujer murciélago”, la viróloga de Wuhan: “El coronavirus es sólo la punta del iceberg”

(Foto: AFP) Shi Zhengli, subdirectora del Instituto de Virología de Wuhan.

Shi Zhengli, subdirectora del Instituto de Virología de Wuhan y reconocida por su trabajo sobre el coronavirus en murciélagos, dijo que si no se estudian estos desconocidos virus albergados en animales salvajes “posiblemente habrá otro brote”.




En enero de 2019 hizo un dramático pronóstico sobre la aparición de un nuevo virus mortal en Wuhan. Pero supuestamente fue silenciada por las autoridades chinas. Ahora vuelve al ataque y anuncia algo peor. Shi Zhengli, subdirectora del Instituto de Virología de Wuhan y reconocida por su trabajo sobre el coronavirus en murciélagos, dijo en una entrevista en la televisión estatal china que los virus que se están descubriendo ahora son “sólo la punta del iceberg”.

Respecto de esta frase, la viróloga manifestó que esto se debe a que 12 virus están siendo analizados en estos momentos para conocer su impacto en el ser humano, por lo que llamó a la cooperación internacional para evitar una nueva pandemia.

Conocida como la “mujer murciélago” de China debido a su investigación sobre los mamíferos, Shi indicó que es necesario que científicos y gobiernos sean transparentes y cooperativos en la investigación sobre los virus, y que es “muy lamentable” cuando se politiza la ciencia.

“Si queremos evitar que los seres humanos se vean afectados por el siguiente brote de enfermedades contagiosas, debemos adelantarnos para aprender sobre estos desconocidos virus albergados en animales salvajes en la naturaleza y dar alertas tempranas”, dijo la viróloga al canal de televisión CGTN. “Si no los estudiamos, posiblemente habrá otro brote”, agregó.

Shi Zhengli informó en enero de 2019 sobre la aparición de un nuevo coronavirus ligado a los murciélagos.

Shi formó parte del equipo que publicó el primer estudio sugiriendo que el SARS-CoV-2 (el nombre oficial del virus) venía de los murciélagos. Sin embargo, sus hallazgos anteriores a esa hazaña, fueron "silenciados" por su propio gobierno. Meses atrás, la prensa de su país la apodó “mujer murciélago” porque logró secuenciar los genes del nuevo coronavirus solo tres días después de que se conociera la existencia del Covid-19.

La científica y su equipo de investigadores del laboratorio de virología de Wuhan advirtieron de la posibilidad de que se produjeran brotes de coronavirus similares al SARS en China 11 meses antes de que la nueva epidemia de coronavirus asolara la capital de la provincia de Hubei, lugar donde se originó el brote. La dura advertencia fue parte de un documento de investigación presentado por Shi y tres coautores en enero de 2019, casi un año antes de que se desatara la pandemia que hoy azota al mundo.

“Lo juraría por mi vida”

Pero supuestamente los presionaron para que la información no trascendiera. Los rumores afirmaban que había sido "silenciada" por el gobierno tras el brote inicial en medio de la desaparición de otros científicos que trabajaban en Wuhan.

Las versiones sobre el escape de Shi llegaron tras un documento de inteligencia de las agencias occidentales según el cual China mintió sobre el origen y la gravedad del coronavirus, entre otras faltas que facilitaron la difusión y el deterioro de la crisis, y que reafirmaron las repetidas denuncias de Estados Unidos en ese sentido. Pero la misma Shi se encargó de desmentir los rumores que circulaban en las redes sociales de que había intentado desertar del régimen de Beijing. "¡Todo está bien para mi familia y para mí, queridos amigos!", escribió la científica, y acompañó su mensaje con nueve fotos.

La entrevista de Shi con CGTN coincidió con el inicio del Congreso Nacional del Pueblo, una reunión anual que realizan los principales líderes de China en Beijing. El congreso de este año se lleva a cabo en momentos en que la relación del país con Estados Unidos se desgasta cada vez más, debido a que tanto el Presidente Donald Trump, como su secretario de Estado, Michael Pompeo, dicen que es probable que el coronavirus esté vinculado al laboratorio de Wuhan.

Pero Shi es una convencida de que el virus no se originó in vitro y que no fue una fabricación china. En una publicación en sus redes sociales, escribió que “juraría por mi vida” que la pandemia no tiene nada que ver con su laboratorio. A su juicio, las características genéticas de los virus con los que ha trabajado no coinciden con las del coronavirus que afecta a los humanos.

A pesar de las controversias políticas, Shi sigue adelante con su investigación, que según ella es más importante que nunca para prevenir una nueva pandemia. “Los coronavirus transmitidos por murciélagos causarán más brotes”, dijo a la revista Scientific American. “Debemos encontrarlos antes de que nos encuentren a nosotros”.

Comenta