En Japón la gente arrienda autos, pero no exactamente para manejarlos

etc_1

Japón es sinónimo de innovación y rupturismo en el mundo de la industria y de la tecnología. Pero ello no es todo, puesto que sus habitantes rompen esquemas en materias de consumo.


La mayoría de las personas que arriendan un auto lo hacen para moverse más rápido a su destino, y de hecho, ¿qué otra utilidad podría darse a un auto arrendado? En Japón paulatinamente se está masificando la costumbre de arrendarlos para usarlos como 'espacio privado', en un mundo donde estos lugares son cada vez más escasos.

El servicio japonés de uso compartido de vehículos Orix, lo descubrió hace pocos meses después de percatarse que muchos de sus clientes arrendaban sus autos pero no los conducían. Según informa el medio nipón, The Asahi Shimbun, la compañía revisó los registros de kilometrajes de varios de sus vehículos y descubrieron que muchos eran devueltos de "sin tener ninguna distancia recorrida". Por su parte, Times 24 Co., un proveedor de servicios de arriendo de autos líder en el mercado del país del sol naciente -con más de 1.2 millones de usuarios registrados- informó de una tendencia similar.

Japón

Las respuestas de los clientes en Japón

Un encuestado de Times 24 Co. dijo que arrendó autos para tomar una siesta o usarlos como espacio de trabajo. Otra persona guardó sus bolsas de compras y otras pertenencias personales cuando los clásicos casilleros de monedas estaban llenos. Por otra parte, después del violento terremoto y tsunami de 2011 en el este de Japón, los autos para arrendar fueron usados en buena parte para recargar teléfonos celulares.

JAPÓN

"Arrendé un automóvil para comer una comida en caja que compré en una tienda de conveniencia porque no pude encontrar otro lugar para almorzar", dijo un empleado de la compañía que vive en las cercanías de Tokio.

Cabe destacar que en los últimos años Japón ha tenido una considerable reducción de su densidad demográfica, -a 2016 perdió un millón de habitantes en cinco años- y un envejecimiento en su población, lo que ha generado un estancamiento económico. Esto podría explicar la caída de la capacidad adquisitiva de los sectores medios y bajos y con esto, el surgimiento de costumbres como el uso de automóviles como espacios privados (en desmedro de alternativas más caras).

El uso de autos compartidos es una costumbre muy popular en Japón, y es que los autos son accesibles y fáciles de hallar. Cuesta al rededor de 400 yenes (cerca de $ 3.200) usar uno durante 30 minutos y están en más de 12 mil lugares distribuidos por todo el archipiélago.

https://twitter.com/james_riney/status/1146925498913550337?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1146925498913550337&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.theverge.com%2F2019%2F7%2F5%2F20683406%2Fjapan-car-sharing-renting-not-driving-private-space-orix-times24

Comenta