Convivencia Vial: usuarios muestran conocimiento parcial en primer día laboral de aplicación

Foto: Agenciauno

No faltaron ciclistas y viajeros en otros rodados que dijeron preferir las multas a “poner en riesgo” sus vidas.


Diego se movilizaba hoy, tal como acostumbra, a bordo de un monopatín eléctrico a sus diferentes destinos, en las cercanías de la estación del Metro Escuela Militar. Lo hace sobre la vereda, a pesar de tener claridad sobre la vigencia de la nueva Ley de Convivencia Vial. “No quiero arriesgar mi vida”, comenta, pese al riesgo de recibir un parte.

El problema es que en Av. Apoquindo, donde hay un corredor exclusivo para buses del Transantiago, quienes utilizan rodados para trasladarse deben circular por el lado izquierdo de la vía. “Creo que es un tema de criterio. Si hay una ciclovía, la tengo que ocupar, pero no me quiero morir”, dice.

Al igual que Diego, Fernando Vial se traslada todos los días en bicicleta de la casa al trabajo. Dijo que conoce la vigencia de la nueva ley, pero admitió que prefirió no correr el riesgo de enfrentar a los vehículos motorizados. “Hoy anduve por ciclovía donde había alguna, y por la vereda donde no había”, reconoció. “Prefiero pagar un parte a perder la vida y dejar huérfanos a mis hijos”.

Tanto Diego como Fernando, así como cientos de usuarios de vehículos de dos ruedas, afrontaron la primera jornada de vigencia en día laboral de la nueva normativa, que debutó el domingo.

La ley prohíbe la circulación de bicicletas, skates, monopatines y los rodados de este tipo por las veredas, entre otras disposiciones.

El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), Luis Stuven, insistió en que la clave de la iniciativa se centra en generar un cambio cultural en los capitalinos basado en el respeto.

“Es un poco prematuro realizar balance, pero valoramos que la gente se esté informando de mejor manera y se esté conversando el tema de seguridad vial”, indicó.

A su turno, el gerente de Estudios del Automóvil Club de Chile, Alberto Escobar, sacó cuentas positivas de las primeras jornadas de aplicación de la normativa. “Se ha reducido de una manera muy significativa la presencia de ciclistas en las veredas, aunque creo que a los automovilistas creo que todavía les cuesta el tema del adelantamiento”, planteó. Se refirió así a la disposición que impone a los conductores de vehículos motorizados de mantener la distancia de al menos 1,5 metros de un ciclista o rodado cuando lo adelanten.

César Garrido, uno de los voceros del Movimiento Furiosos Ciclistas, tuvo una mirada distinta. Según dice, el balance es “pésimo, porque la ley y su implementación son  malas. Se desreguló algo que antes estaba prohibido”.

Los desconocidos bici box

Otro viajero capitalino, Nicolás Rodríguez, circula todos los días en bicicleta desde Puente Alto a República. Si bien estaba informado sobre la ley, admitió que no tenía idea de las llamadas “bici box”. Estos son espacios delimitados en la calzada en la zona de detención ante los semáforos, en los que se ubicarán los rodados cuando haya luz roja, delante de los motorizados. Dichos espacios en general no están demarcados, excepto en algunas vías de la comuna de Las Condes.

Stuven precisa que la demarcación con pintura en estos espacios  “va a estar dentro del manual de señalización que establecerá las medidas exactas. Solo se aplica en cruces regulados, es decir, semaforizados”, precisó.

El jefe comunal de Las Condes, Joaquín Lavín, quien el domingo se “adelantó” al presentar la delimitación de estos espacios, llamó a la paciencia. “Esto tiene que ver con un cambio cultural que no es fácil. Es una cosa de ir acostumbrándose y conocer la nueva normativa”, planteó.

#Tags


Seguir leyendo