Diputado Eduardo Durán (RN): "No tengo por qué suponer que el aporte que mi padre me daba proviene de la iglesia"

EDUARDO DURAN 6271

El parlamentario aborda por primera vez la polémica que involucra a su padre, el obispo Eduardo Durán Castro, y asegura desconocer los gastos e inversiones que realizaba el pastor con los cerca de $35 millones mensuales que recibía a través del diezmo.


Después de guardar estricto silencio durante las últimas semanas, el diputado Eduardo Durán (RN) decide responder por primera vez a los cuestionamientos que pesan sobre sí mismo y en contra su padre, el obispo evangélico Eduardo Durán Castro.

Con voz pausada, el parlamentario se refiere a la investigación por lavado de activos que inició el Ministerio Público en contra del pastor, y la serie de críticas que el exmandamás de Jotabeche 40 ha recibido por la forma en que ha administrado el diezmo que le entregan los fieles, fondos que le permitieron contar con un abultado patrimonio. Además, responde por la declaración que el propio pastor realizó –el pasado 23 de enero- en la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, donde el obispo confesó recibir cerca de $ 35 millones mensuales por diezmos, de los cuales $ 28 o $ 29 millones son para su uso personal. Y de ese dinero –dijo- destinaba poco más de $4,2 millones al parlamentario.

Más allá de este dinero que le entregaba a usted mensualmente, ¿conocía esos antecedentes?

Quiero manifestar que en mi labor ni como hijo tenía antecedentes de cómo mi padre administraba los recursos provenientes de la iglesia. A pesar de que él tiene una dilatada trayectoria, puedo decir que no estaba en conocimiento de cómo administraba su cargo como obispo de la iglesia.

Un informe de la Unidad de Análisis Financiero da cuenta que su padre posee 23 propiedades, con avalúo fiscal total de M$ 999.560, y ocho vehículos, adquiridos entre 2004 y 2017. Solo entre abril de 2014 y agosto de 2018 sus cuentas corrientes registraron abonos y cargos por M$ 2.197.156 y M$ 1.974.559, respectivamente. ¿Cómo puede explicar ese abultado patrimonio?

Siendo su hijo, no tenía por qué estar en conocimiento de cómo él administraba sus recursos ni tampoco en qué los invertía. Creo que cualquier hijo no está en conocimiento de los gastos de sus padres, de las inversiones que realizan. Ese también era mi caso.

¿Usted sabe si el obispo tenía alguna otra actividad o inversión que pudiera explicar esta cantidad de recursos o todo proviene del diezmo?

Desconozco qué tipo de actividades distintas a las que él llevaba como obispo realizaba. Por eso, tampoco podría decir a ciencia cierta cuáles eran sus ingresos.

¿No le llamaba la atención que, por ejemplo, anduviera con mucho dinero en efectivo?

Mi cargo como diputado es muy alejado de su labor como obispo, yo soy un fiel de la iglesia, pero no tuve relación con el manejo de los dineros.

Pero, antes de ser diputado, ocupó cargos dentro de la iglesia y recibió remuneraciones por ello. Con todo, ¿usted afirma que no conocía en detalle estos dineros?

La iglesia tiene un orden administrativo. En un momento de mi vida, fui empleado de la iglesia, lo que no significa que participara de la administración financiera, era otro cargo, más de relaciones públicas.

En esta investigación, hay un aspecto que lo apunta directamente a usted, pues se dice que el obispo compró un departamento a su nombre. ¿Cómo responde a eso?

Efectivamente, hay un departamento que está a mi nombre, que fue comprado por mi padre.

¿Se lo solicitó usted?

No, fue, digamos, un obsequio. Una vez que fue comprado por parte de él, con el tiempo, me dio a conocer esa inversión.

Algunas de las propiedades que compró el obispo eran adquiridas a nombre de la iglesia, pero luego las ponía a su nombre o de otra persona. ¿No le llamaba la atención que realizara compras de esta forma y no pagara el impuesto correspondiente a donaciones?

Respecto del tipo de inversiones que pudo haber realizado mi padre, insisto que no tenía conocimiento. Con el tiempo, a veces con los años, tuve conocimiento de ello, pero yo no participé en esas operaciones.

¿Usted podría informar cuánto dinero le ha entregado su padre en los últimos años?

Lo que puedo decir es que mi padre me ha hecho aportes no permanentes ni tampoco en los montos que se han ventilado a través de los medios de comunicación, que no son exactos.

¿Cuáles son los montos exactos?

No es necesario darlos a conocer, puesto que dentro de esos montos había actividades de obra social, yo tenía que aportar a otras personas que recibían un apoyo mensual no permanente de parte de mi padre, como también apoyar a algunos jóvenes que estudian en la universidad.

¿Podría decir a quiénes apoyó y cuánto dinero aportó?

Por el buen criterio y resguardar la identidad de esas personas, no lo haría.

Sin dar nombres, ¿a cuántas personas ha ayudado en sus estudios?

Sin dar nombres, en la actualidad se ayuda a una persona que está estudiando una carrera en la educación superior.

¿Eso quiere decir que usted le paga la carrera mensualmente?

Sí. Se le ayuda en el pago del arancel, y también se les aporta a tres o cuatro personas de manera mensual para su mantención.

De los dineros que usted ha recibido, ¿podría confirmar o descartar que haya utilizado todo o parte de esos fondos en su campaña parlamentaria?

Sin duda. Mi declaración de gastos de campaña fue presentada en el momento oportuno ante el Servel y fue aprobada completamente. Ahí está indicado de dónde provenían los ingresos, cuáles fueron los gastos de campaña, por lo tanto, puedo decir que no se ocupó dineros provenientes de la iglesia para mi campaña a diputado. Mi padre, en el ánimo de ayudarme, convocó a personas y me acompañó en algunos puerta a puerta.

Es decir, ¿solo lo ayudó en terreno a hacer campaña?

Exactamente.

¿No con aportes en dinero?

No, de ninguna manera.

¿Y lo ayudó para que otras personas hicieran aportes en dinero a su campaña?

No, solo para transmitir el pensamiento, el éxito de la campaña y los fines que se perseguían.

Como diputado, usted ha entregado cuatro versiones de su Declaración de Patrimonio e Intereses desde que asumió, en marzo de 2018. ¿Cómo explica eso?

Hay que reconocer que la Declaración de Patrimonio e Intereses por muchos años se tomó de una manera laxa, sin la rigurosidad que requería, pero hoy día, con los sistemas informáticos y de transparencia, ha sido mucho más riguroso. En ese sentido, pude dar una declaración original que, en el tiempo, fue cambiando, pero solamente para clarificar algunos detalles, no en el grueso, no es que hubiera omitido algún dato respecto de mi patrimonio o intereses.

Pero ahí no declaró los depósitos que le hacía su padre.

Precisamente, porque si hablamos de patrimonio, ese aporte no era constitutivo de renta, por lo tanto, tampoco iba en la línea de aumentar mi patrimonio.

Dineros que provienen de la iglesia que, de forma privada, se le entregan a usted, ¿no le parece que debió incluirlos en una declaración de intereses?

Respecto de intereses, no tengo por qué suponer que el aporte que mi padre me daba proviene de dineros de la iglesia. Dije en un principio que él puede tener otras actividades, otros ingresos, otras rentas.

Pero también dijo que no las conoce, que solo conocía su rol como obispo...

Como padre, él me entregaba un aporte, el aporte no es de la iglesia.

Como practicante de este credo, ¿podría explicar en qué consiste el diezmo?

Para los que tenemos la fe evangélica, como fieles, en la Biblia está escrito acerca del diezmo. Esa práctica se ha mantenido hasta el día de hoy y sirve para financiar las labores de la iglesia. A nadie se le obliga a pagar el diezmo, nace de la voluntad y del corazón de la persona, los fieles lo hacen con alegría. Es un aporte que uno hace a la iglesia en base a lo que está escrito en la Biblia.

"Es un aporte a la iglesia", pero de acuerdo a la declaración que su padre hizo a la Fiscalía, la mayor parte de los recursos que recibía por diezmo eran destinados a su uso personal. ¿No existe regulación alguna respecto de cómo utilizar esos fondos?

Existe una regulación que está dada por la Ley de Culto y también por los estatutos de las propias organizaciones religiosas, de cómo el pastor que recibe los diezmos puede administrarlos. Mi padre, como obispo, sin entrar en mayores detalles, lo hizo de acuerdo a los estatutos y reglamentos de la iglesia.

¿Le parece bien que la mayor parte, $28 o $29 millones de los $35 que recibe mensualmente, los destine a su uso personal?

Si, como país, creemos que es pertinente revisar la forma de cómo se administran los recursos de una iglesia, de las exenciones tributarias y de los sistemas financieros, podríamos discutirlo en el Congreso Nacional, definir una política respecto del manejo y la administración de las entidades religiosas.

Repercusiones políticas

¿Se ha sentido respaldado por su partido?

En lo que respecta a mi sector, me siento agradecido de RN, de su presidente, Mario Desbordes, y de los colegas de mi bancada por el respeto que han mantenido hacia mi persona y mi familia. También he recibido mensajes de diputados de otros partidos. Ahora, también hay diputados de otros sectores que utilizan esta noticia para no solo atacarme políticamente sino que también, de paso, atacar a la iglesia y los valores que la iglesia defiende y que son contrarios a los objetivos de otros sectores políticos.

Durante la última semana de Congreso, usted estuvo ausente. ¿Se debió a esta situación, quería tomarse un tiempo para no exponerse? ¿Va a volver la próxima semana?

Yo he desarrollado mi labor parlamentaria, hasta el día de hoy, de la mejor manera posible y eso lo voy a cumplir hasta que termine mi período como diputado. Lamentablemente, la situación que hemos vivido en estos últimos días ha afectado a mi familia y ha producido dolor, por lo tanto, yo también espero la comprensión de que soy padre, hijo, esposo y, en ese sentido, también tengo que apoyar y contener a mi familia, por eso, pido comprensión. Tuve que hacerlo a través de pedir tres días de ausencia sin el goce de la dieta para mayor transparencia.

¿Y en las actividades distritales sí ha participado?

He hecho algunas actividades distritales, según la agenda que estaba programada por mi equipo, y he recibido muestras de apoyo, de cariño, y otras personas que también esperan que les pueda dar a conocer, porque no entienden mucho, de qué se trata toda esta situación en que fue vinculada la iglesia, pero todo en el ánimo del respeto y de manera muy positiva. Estoy muy agradecido de mis vecinos y de mis electores, como también de los hermanos evangélicos.

Un hecho de gran notoriedad pública fue lo ocurrido en el Te Deum de 2017, donde la entonces Presidenta Michelle Bachelet fue criticada y abucheada. ¿Cree que esa situación pudo afectar en lo que está viviendo hoy día su padre?

Hay dos hechos; uno fue el Te Deum, donde al interior del templo y durante el transcurso del servicio, ninguna de las personas que intervenimos ni de las que estaban sentadas en la congregación tuvo una mala palabra hacia la Presidenta. Solamente en el exterior, en la calle fue increpada, situación que de plano rechazamos tajantemente. Todas las alocuciones al interior del templo, y eso lo he repetido innumerables veces, fueron con respeto y con convicción. Lo que pasa es que decir las cosas con convicción, muchas veces, la gente lo toma como una falta de respeto, pero no es así. Ahora, el dato objetivo es que, después del Te Deum, a la semana, comenzaron a través de la prensa investigaciones acerca de cómo se financiaba la iglesia o cuáles eran los movimientos financieros de mi padre. Ese es el dato objetivo que puedo dar.

Subjetivamente, ¿cree que puede haber una vinculación entre ambos hechos?

Insisto, el dato objetivo es que, una vez que terminó el Te Deum, a la semana siguiente, a través de medios escritos, comenzó a ventilarse una supuesta irregularidad en el manejo de los recursos y esto fue derivado a la Fiscalía. Se han hecho muchas investigaciones acerca del presunto delito de lavado de activos y en todas se ha descartado indicios de que ese delito haya ocurrido.

¿Usted podría asegurar que las investigaciones no van a terminar con su padre condenado por lavado de activos?

Lo que puedo decir es la realidad: han habido siete denuncias y siete investigaciones ante la PDI por lavado de activos en contra de mi padre y ninguna ha arrojado indicios o pruebas fehacientes que declaren la culpabilidad de él.

¿Por qué cree que el Ministerio Público sigue indagando? ¿Qué falta, cree usted, para tomar una decisión en términos judiciales en este caso?

Como diputado de la República no podría saber qué piensan los jueces en este sentido para no tomar una determinación. Mi padre ni siquiera ha sido formalizado en una causa, pero espero que esto se pueda solucionar al más breve plazo, por la tranquilidad de él y también por sanidad de la iglesia en general.

En su rol de diputado, ¿cuánto le afecta esta situación? ¿Podría significar poner fin a su carrera política?

En cada folleto, cada discurso que di, dije qué iba a hacer si es que llegaba a ser diputado. Y en mi labor parlamentaria, creo estar cumpliendo y honrando la confianza de mis vecinos y del pueblo evangélico. Eso lo voy a continuar desarrollando hasta el último día de mi período como diputado de la República. Espero honrar ese compromiso de campaña hasta que termine el período.

¿Está pensando en no ir a la reelección?

Cada día tiene su afán. Ni siquiera llegamos a la mitad del período parlamentario, por lo tanto, proyectarse a una reelección o a un término del trabajo legislativo es muy apresurado.

¿Hace alguna autocrítica?

Si desglosamos las cosas que, de alguna manera, se me pudieran criticar, ya di mi respuesta. No hay conflicto de interés con la iglesia evangélica, estas situaciones no han afectado mi patrimonio, mi declaración de patrimonio e intereses es pública, cualquier chileno puede ingresar al sistema y ver qué es lo que tengo en término de patrimonio, como también en mis activos y en mis deudas. Por lo tanto, a mi juicio, estas situaciones han sido bien transparentadas desde un comienzo.

Desde el punto de vista personal, ¿considera que ha actuado correctamente todo este tiempo, no hay algún error que pudo haber cometido?

Todos los seres humanos somos sujetos a cometer errores, de manera intencional o por desconocimiento. Si alguien se ha visto afectado o dolido, quién soy yo para negarme a pedir las disculpas correspondientes y a enmendar alguna situación, pero nunca desde la mala fe.

¿Tiene algún temor de que esto pueda afectarle en su distrito, en actividades en terreno?

Las personas que estamos en política sabemos que esto es así. Hay gente que a uno lo apoya como también hay detractores, y donde hay actividades de concentración pública, uno está expuesto a la aprobación como también al rechazo.

¿Cuándo fue la última vez que habló con su padre?

Con mi padre y mi madre he tratado de hablar todos los días por teléfono y visitarlos de acuerdo a los tiempos que tengo. Ayer (domingo) pude visitar a mi padre, pude saludarlo, ver cómo está su salud, darle una palabra de aliento y apoyo, porque como hijo, eso es lo que me corresponde.

Comenta