Científicos se acercan a la detección temprana del tipo de cáncer más mórtífero

El cáncer de colon es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres, y sólo en EE.UU. mata a aproximadamente 65.000 personas al año.




Un grupo de investigadores estadounidenses dio el primer paso para mejorar la detección en sus etapas iniciales de desarrollo del cáncer de colon, el tipo de cáncer más mortífero en EE.UU., según un estudio publicado hoy por la revista especializada Plos One.

Hasta ahora se pensaba que los cánceres de colon que se desarrollaban en pacientes que tenían colonoscopias "limpias", es decir, sin encontrar ningún problema mayor durante este tipo de inspección médica, se producían a través de algún mecanismo desconocido que no involucraba pólipos.

Sin embargo, los científicos de la Fundación de Investigación Médica de Oklahoma (EE.UU.) determinaron que los pólipos ocultos podrían ser responsables de hasta un 40 % de los cánceres de colon que se desarrollan después de una colonoscopia "limpia".

El cáncer de colon es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres, y mata a aproximadamente 65.000 estadounidenses cada año, según datos oficiales.

Aún así, la esperanza de vida mejora considerablemente si el cáncer se detecta temprano: las personas cuyo cáncer de colon se descubre en la etapa más temprana tienen una tasa de supervivencia a 5 años del 90 por ciento, mientras que aquellas cuyo cáncer se encuentra en la última etapa tienen una tasa del 8 por ciento.

El método más común de detección es mediante una colonoscopia, pero ciertos pólipos que causan cáncer pueden pasarse por alto "fácilmente", según los investigadores, durante estos exámenes.

"Algunos pólipos están incrustados en la superficie del colon, y también son planos y cubiertos. Esto hace que sean increíblemente difíciles de detectar para los médicos", señaló el autor principal del estudio, David Jones, también catedrático en la Universidad Jeanine Rainbolt de Norman (Oklahoma, EEUU).

Jones y su equipo analizaron la composición genética de estos pólipos ocultos y llegaron a la conclusión de que únicamente necesitan la mutación de un gen para formarse.

"La mayoría de los cánceres y la mayoría de los pólipos necesitan más de una mutación para formarse. Sin embargo, en estos pólipos, solo un gen, llamado BRAF, se mutó", explicó el investigador.

Gracias a estos marcadores reveladores que identifican los pólipos, sería posible crear una prueba de diagnóstico para analizar muestras fecales con el objetivo de buscar estos cambios antes de realizar una colonoscopia.

Los científicos apuntaron que entender los efectos posteriores de la mutación del gen BRAF podría permitir la intervención de algún tipo de fármaco para evitar que el ADN se altere, un hallazgo que hicieron en una investigación adicional.

En última instancia, esto podría evitar que se desarrolle el cáncer de colon en el paciente.

La siguiente fase, según los autores de este informe, es observar cómo los cambios en el gen BRAF provocan que esta cascada de cambios en el ADN conduzca al cáncer.

"Este fue un gran paso en la dirección correcta que podría tener relevancia clínica para los pacientes de una manera significativa", concluyó Jones, que lideró una investigación financiada parcialmente por el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU.

En Chile 

En Chile, la detección temprana ha hecho disminuir en un 90% su mortalidad, aunque a medida que la enfermedad avanza antes de ser detectada y tratada, la tasa de sobrevida disminuye de manera importante.

A nivel mundial, el cáncer de colon y recto (CCR), es el cuarto cáncer más frecuente. Aunque esta enfermedad puede afectar a cualquier tipo de persona, existen factores de riesgo que se deben tomar en cuenta como el sobrepeso o la obesidad, la inactividad física, una dieta rica en carne roja, el tabaquismo, el abuso de alcohol, desórdenes alimenticios, la edad (más de 40 años), los pólipos, colitis, antecedentes familiares, factores étnicos y diabetes tipo 2.

Actualmente existen métodos de diagnóstico por medio de los cuales se puede detectar oportunamente este tipo de cáncer, curándolo de manera definitiva o previniendo su aparición. Se recomienda que las personas mayores a 40 años se realicen anualmente un test de sangre oculta en deposiciones (TSOD) o Colon Test, tengan o no síntomas.

Una vez que el paciente ha sido diagnosticado y dependiendo de diferentes factores, el médico especialista elegirá alguno de los tratamientos disponibles para el CCR, como lo es la cirugía, radioterapia o quimioterapia. Para pacientes en etapas tempranas, el tratamiento más común será la solución quirúrgica, ya que es la única modalidad terapéutica curativa.

Algunos consejos:

-Los tratamientos más comunes son: Cirugía, radioterapia y quimioterapia. 

Y en relación al día mundial contra el cáncer de colon, este 31 de marzo, la Sociedad Chilena de Coloproctología y Johnson & Johnson impulsaron la campaña #SumarMomentos, cuyo objetivo es generar conciencia sobre la detección precoz del cáncer colorrectal a través del chequeo preventivo.

En el sitio web www.sumarmomentos.cl se puede encontrar toda la información sobre esta patología, cómo detectarla a tiempo y las alternativas disponibles para su tratamiento y cura.

Comenta