Continúa la hegemonía latina en el fútbol olímpico: Brasil vence a España y vuelve a saborear el oro

Brasil se quedó con la medalla de oro en la final del fútbol masculino. Foto: Reuters.

Un gol de Malcom en el minuto 107 le da la victoria a los campeones de Río 2016. Desde Sydney 2000 que la medalla dorada no sale de América Latina.


Brasil vuelve a celebrar en la cita de los anillos. Lo logró tras un partido apasionante, con vocación ofensiva a más no poder. Enfrente tuvo a una España que pasó por todas las facetas y que le hizo la pelea, pero que terminó sucumbiendo en el tiempo extra. Un 2-1 que mantiene el dominio latinoamericano en el fútbol olímpico. Los pentacampeones son dueños del oro por segunda edición consecutiva.

Un partido con un comienzo extraño, con dos equipos desnivelados. Un Brasil crecido, ante una España dormida. Los jugadores amarillos sobrepasaban en ideas e intensidad a una escuadra que naufragaba por el césped nipón, y que solo se salvaba del gol por una defensa que no convencía, pero que cumplía el trabajo.

Por eso el penal parecía casi un premio al esfuerzo. Pero si hay algo que carece en el fútbol son los merecimientos. Con todo a su favor, Richarlison mandó la pelota a las nubes desde los doce pasos y dejó la igualdad pactada, al menos por unos minutos. Porque la tromba brasileña continuó. Y el letargo español también.

Desde ahí nació el descuento sudamericano. Un error infantil en la salida de los europeos dejó el balón a merced de Matheus Cunhas, quien a diferencia del delantero del Everton no desaprovechó la chance de ganarse los titulares y marcó el tanto que acercó a Brasil a su bicampeonato olímpico.

Pero tras el descanso nació otra España. Una más clara, más táctica y entregada. Se fueron arriba, sin mirar el arco de Unai Simón. Pasaron sustos, pero el premio llegó con un golazo de Oyarzabal. De ahí en más, emoción pura. Un partido con presencia ofensiva continua. El deseo del oro hacía perder los cuidados. Equipos que atacaban y proponían, provocando los suspiros de fanáticos y madrugadores.

Y en el tiempo extra Brasil volvió a ser mejor. Las piernas españolas se resintieron después de la heroica propuesta del segundo tiempo y cuando se jugaba el alargue, volvieron a estar acorralados. El partido era un monólogo y los despejes desesperados era una tónica en el área de los hispanos. Algo que provocó que el gol de Malcom no fuera sorpresa.

Fue al minuto 107, uno mágico para los cariocas a estas alturas. Uno que vale otro oro olímpico. El segundo al hilo. Si en 2016 fue Neymar, hoy es otro ex Barcelona el que queda de héroe. Un tanto que de paso mantiene la hegemonía latina en el fútbol olímpico. Argentina en Atenas y Bejing, México en Londres, y Brasil por partida doble, en Río y ahora en Tokio.

Sigue el minuto a minuto de los Juegos Olímpicos, aquí.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.