La quiniela de las oncenas: Colombia arrasa a Chile en la comparación individual previa

El mejor momento de los jugadores que convocó Carlos Queiroz a nivel europeo inclina la balanza en favor del visitante. Chile se afirma en Arturo Vidal.




Tres a ocho. Es el resultado que arroja la comparación entre las individualidades de Chile y Colombia en la antesala del duelo que ambas selecciones sostendrán esta noche en el Estadio Nacional. Un balance poco halagüeño para el equipo de Reinaldo Rueda, pero que se explica por una multiplicidad de factores que pretenden transformarse en objetivos. La continuidad, el momento deportivo actual y la calidad, que en algunos emparejamientos resulta similar, son algunos de los elementos que se consideran para establecer el parangón.

Eso sí, hay un elemento que es imposible medir: cuánto estimulará a los seleccionados chilenos el retorno al Estadio Nacional, más allá de que esté vacío. Y, como en Uruguay, cuánto elevarán su rendimiento con la camiseta roja sobre la piel.

Esta es la quiniela previa al choque entre rojos y amarillos por la segunda fecha de las Eliminatorias:

Gabriel Arias - Camilo Vargas: El arco estará en manos de dos arqueros que, en condiciones normales, no serían los titulares. En el caso de Chile, la lesión de Claudio Bravo explica que Arias inicie las Eliminatorias en el pórtico. En el de Colombia, la ausencia de David Ospina, quien debe guardar cuarentena, le brinda una oportunidad al arquero del Atlas mexicano. La diferencia radica, fundamentalmente, en la mayor continuidad del meta cafetalero, quien suma 13 partidos en la temporada vigente con el Atlas. Arias, en cambio, llega apenas con los duelos por la Copa Libertadores pues la competencia argentina aún no se reanuda.

Mauricio Isla - Stefan Medina: El Huaso no pudo ingresar a Chile, y tampoco podría haberlo hecho a Uruguay, para disputar el primer partido de las Eliminatorias. Había contraído Covid-19. Una vez que completó el proceso de cuarentena, viajó de inmediato para sumarse a los entrenamientos de cara al compromiso frente a Colombia para fortalecer un bloque que ante Uruguay logró disimular la improvisación. En el Flamengo, el chileno ha ratificado el nivel que había alcanzado en su extensa estadía en el fútbol europeo. Rueda no duda de su importancia, tanto en la faceta defensiva como en las escaladas al campo rival. En función de eso, tampoco vacila al incluirlo como titular.

Francisco Sierralta - Yerry Mina: El rendimiento de Sierralta en el partido frente a Uruguay, en el Centenario, rozó lo sobresaliente. El zaguero del Watford fue capaz de imponerse en la mayoría de los duelos aéreos que le tocó protagonizar ante los delanteros uruguayos, quienes dominan de gran forma esa faceta del juego. Sin embargo, la comparación es contra un defensor que tiene un mayor recorrido internacional y que, a modo de ejemplo, ya está consolidado en el Everton, de la Premier League inglesa, la primera línea del fútbol mundial. Seguramente, van a chocar varias veces en los balones detenidos en un área o la otra.

Paulo Díaz - Davinson Sánchez: El otro componente de la dupla defensiva colombiana luce antecedentes y ventajas parecidas. Sánchez es parte del Tottenham Hotspur, uno de los animadores de la Premier, una competencia que está en pleno desarrollo. En cambio, Díaz, como Arias, paga el precio de la escasa actividad que ha tenido en River Plate, en el que apareció en el duelo frente a Sao Paulo, por la Copa Libertadores. El chileno, como ante Uruguay, deberá tratar de disimular la falta de juego con disposición y despliegue.

Sebastián Vegas - Johan Mojica: Otro emparejamiento que favorece a los colombianos. Mojica es un hombre clave en el Atalanta, uno de los equipos que se transformó en revelación en la temporada europea. La velocidad es uno de los sellos del carrilero cafetalero. Vegas, en todo caso, también llega en un momento alto de su carrera. Al margen del penal que cometió en el Centenario, su presente en el Monterrey es dulce: al margen de que logró el paso a uno de los principales clubes de la competencia azteca, el ex audino ya es considerado uno de los mejores defensores de la liga. Además, le ofrece a Rueda un aspecto importante: la versatilidad. El técnico nacional puede perfectamente ocuparlo como central.

Charles Aránguiz - Juan Guillermo Cuadrado: Un duelo de titanes. El colombiano destaca en la Juventus y le ofrece a Queiroz muchas posibilidades tácticas. En la Juventus, de hecho, actúa como lateral. Si bien su calidad es incuestionable, el choque lo pone frente al puentealtino, una pieza angular del funcionamiento de la Roja. Aránguiz es garantía de salida limpia, no vacila al sumarse al ataque y tiene un respetable remate de media distancia. Con la camiseta de Chile, además, suele elevar más aún su rendimiento. El inicio de las Eliminatorias lo encuentra consagrado en el exigente campeonato alemán, en el que luce la jineta de capitán del Bayer Leverkusen. El Príncipe, además, no saldrá de su demarcación habitual en el campo.

Claudio Baeza - Wilmar Barrios: Punto para Colombia. La carrera de Barrios luce un desarrollo más llamativo que la del ex colocolino. Después de consolidarse en el Tolima, partió a Boca Juniors y logró hacerse un nombre en el exigente conjunto trasandino, que le sirvió como trampolín para llegar al Zenit, de Rusia. En el conjunto europeo, ya tiene un lugar. Su fortaleza física y despliegue es una materia importante. Baeza, en cambio, eligió el fútbol mexicano después de su salida en Colo Colo. Además, tiene menos experiencia a nivel de selección.

Arturo Vidal - Jefferson Lerma: El Rey es el alma de Chile. Lo demostró en Montevideo, donde fue una de las figuras del equipo de Reinaldo Rueda. Su despliegue constante le permitió ayudar en todas las facetas de juego. Además, asumió sin complejos el liderazgo de un equipo que llegó a un reducto históricamente complejo, más allá de que no existía el entorno que habitualmente lo transforma en una fortaleza. El paso desde el Barcelona no influyó en el volante chileno. Por el contrario, parece haberlo llenado de confianza y de deseos de revancha. La Roja puede beneficiarse de esa disposición.

César Pinares - James Rodríguez: El cruzado es uno de los mejores jugadores de la liga chilena, pero el duelo lo enfrenta a un jugador de clase mundial. Después de su salida del Real Madrid, donde escasamente logró erigirse como un indiscutible para Zinedine Zidane, el volante colombiano revive en el Everton de Inglaterra. Además, llega con una respetable cuota de goles en los últimos días. Le marcó uno al West Bromwich, a fines de septiembre, y dos al Brighton, a comienzos de este mes. Su presencia obliga a mantenerlo permanentemente custodiado.

Eduardo Vargas - Luis Muriel: Otro cruce favorable al equipo de Queiroz. La última temporada de Muriel en el Atalanta fue de gran factura: marcó 19 goles, considerando su aporte en la Serie A y a nivel internacional. Además, tendrá el apoyo de su compañero habitual en el equipo bergamasco. En favor de Vargas, quien entró por presión a la nómina de Rueda, hay que decir que su rendimiento se incrementa considerablemente cada vez que viste la camiseta roja. No en vano es el segundo goleador histórico de la Roja.

Alexis Sánchez - Duván Zapata: Un duelo que define la actualidad. Por currículo y por condiciones naturales, la tentación de inclinarse por el Niño Maravilla es irresistible. Sin embargo, Zapata no se queda atrás en esas consideraciones aunque su principal atractivo tiene que ver con el momento futbolístico por el que atraviesa. Es el complemento ideal para Muriel en el Atalanta y Queiroz apela a ese entendimiento para el choque de esta noche en Ñuñoa. El tocopillano, en tanto, siempre puede sacar un as de la manga. Como en el Inter de Milán, en el que suele desnivelar cada vez que Antonio Conte lo manda a la cancha. Aunque no lo ponga como titular.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.