Antes del Amanecer: el romance generacional de los 90 cumple 25 años

Jovial y encantadora, la película con Julie Delpy y Ethan Hawke se estrenó en enero de 1995 en el Festival de Sundance. Basada en una historia real del director Richard Linklater, la cinta se transformó en una de las más queridas de su filmografía y un icono del cine independiente. Tras dos secuelas, no descartan una nueva entrega.


Ella es francesa y él estadounidense. Tienen poco más de 20 años. Se conocieron hace unas horas en el tren que va de Budapest a París y decidieron bajar en Viena. Celine (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke) tienen hasta el amanecer para recorrer la ciudad. Caminan, conversan, se miran. En un momento de la noche, él dice: "Si soy honesto conmigo, creo que prefería morir sabiendo que fui bueno en algo antes que haber estado simplemente en una linda relación amorosa". Ella sonríe: "Creo que si existiera algún dios, no estaría en ninguno de nosotros, ni en ti ni en mí, sino en este pequeño espacio entre los dos".

Fresca, divertida y encantadora, Antes del amanecer jugaba con la idea de un encuentro azaroso entre dos desconocidos durante un viaje y por una sola noche. El filme se estrenó en enero de 1995 en el Festival de Sundance y cautivó a la crítica, al público y también al jurado del Festival de Berlín, que le otorgó el Premio a Mejor director.

La cinta de Richard Linklater se volvió una de las películas más queridas de su filmografía y en una cinta generacional, icono de los 90. "Al fin una película de citas que lo hace bien", escribió entonces la revista The Rolling Stone, que describió la historia como un romance sexy, divertido e inteligente.

Con un presupuesto de US$ 2, 5 millones, el filme recaudó US$ 17 millones. No rompió las taquillas del mundo, pero quedó largamente en la memoria de los fans. Nueve años después los protagonistas volverían a verse en Antes del atardecer (2004), que se extendió luego en Antes de Medianoche (2013).

La cinta se basa en una historia real que vivió Linklater en una visita a Filadelfia, donde conoció a una mujer en una juguetería y recorrió la ciudad con ella. "Eso es realmente todo lo que estaba tratando de capturar: esa prisa de conocer a alguien y esa corriente subterránea de coqueteo y romance", dice hoy, en entrevista con The New York Times, donde recrea la preparación y el rodaje del filme junto con los protagonistas.

[caption id="attachment_985817" align="aligncenter" width="779"]

Los protagonistas de la cinta junto al director Richard Linklater.[/caption]

Jennifer Aniston y Gwyneth Paltrow

Con una estructura básica de guión, el director trabajó los diálogos y las escenas con los actores, a quienes seleccionó a través de un multitudinario casting. "Rick me envió el guión y pensé que me estaba ofreciendo el papel", cuenta Ethan Hawke. "Estaba realmente emocionado y tenía todas estas preguntas, y después de hablar con mis agentes me di cuenta de que no me lo estaba ofreciendo, me estaba pidiendo que hiciera una audición con otras 10.000 personas".

Para el rol de Celine, audicionaron actrices que hoy son estrellas, como Jennifer Aniston y Gwyneth Paltrow, pero el director escogió a una actriz desconocida en EEUU que ya había trabajado en Europa con Krzysztof Kieslowski (Blanco). "Linklater declaró claramente que quería que los actores participaran en la escritura, y eso me gustó", dice Julie Delpy.

"Conocer a Julie fue como conocer a un personaje de una novela, como Anna Karenina o algo así", cuenta Ethan Hawke. "Ella es una persona muy profunda. Nunca me había sentido tan estadounidense y tan tonto en mi vida".

Linklater y los actores se trasladaron a Viena y trabajaron intensamente en el guión. "Para cada escena allí escribimos como 17 que finalmente no quedaron", dice Hawke. Julie Delpy relata que puso muchas emociones propias en los diálogos: "Era una persona extremadamente romántica, muy pura y llena de sueños".

¿Cuarta entrega?

En la escena inicial, así como en la despedida de los personajes, la producción utilizó trenes reales. Una complicación adicional para el director. "Fue un infierno. Montamos los trenes de Viena a Salzburgo y regresamos durante tres días para obtener la escena inicial y la tomas por las ventanas", relata.

No fue el único inconveniente: la película enfrentó pequeñas dificultades en el rodaje, pero se benefició también de la química entre los actores. Como la escena en una disquería donde se cruzan miradas sin verse: "Eso fue realmente especial. Era como magia: cada vez que sentía que Ethan miraba hacia otro lado, lo miraba y viceversa. Casi me enamoro de él allí mismo", dice Julie Delpy.

De cierta forma, el filme fue el inicio de los experimentos con el tiempo de Linklater, como lo hizo en la magnífica Boyhood (2013). Finalmente, Antes del amanecer se convirtió en trilogía. ¿No habrá más?

"Cuando terminé Antes de la medianoche tuve una sensación en mi estómago que nunca antes había tenido, que era que habíamos terminado", dice Ethan Hawke. "Amanecer, Atardecer y Medianoche son una obra en su propia forma extraña. Eso no significa que no habrá otra, como un epílogo", agrega y dice que se la imagina como una serie.

"Quizás esperemos hasta que tengan 80 años y hagamos un remake cómico de Amour, donde no sacrifica al otro en la vejez", bromea Linklater. Y añade: "No estoy descartando eso".

Comenta