Aterriza en Chile la Ford F-150 PowerBoost, la más torqueadora de toda la gama

Con la fuerza combinada del motor V6 3.5 EcoBoost y un motor eléctrico antes de la transmisión, la pick-up estadounidense desarrolla 773 Nm de par máximo. Arrastra 5.8 toneladas.




En marzo pasado, Ford estrenaba en el país la 14ª generación de la Ford F-150, la camioneta más vendida del mundo, que debutaba en cuatro motorizaciones (eso sí, a los pocos meses la marca anunció el término de producción de la versión diésel). En ese minuto, Sebastián Trotta, gerente general de la marca, adelantaba que la gama no estaba completa y que se analizaba la incorporación de la F-150 PowerBoost, la variante híbrida posicionada como la tope de línea en Norteamérica. Aquel plazo se cumplió y ahora la F-150 más torqueadora está en Chile.

La F-150 PowerBoost aterriza con la fuerza conjunta del conocido motor V6 EcoBoost biturbo de 3.5 litros y de un pequeño motor eléctrico, puesto entre el bloque térmico y la transmisión, que, por su parte, se alimenta de un pack de baterías de ion-litio de 1.5 kWh de capacidad, ubicado bajo la zona de carga. De esta manera, la potencia total alcanza a los 430 Hp (solo 20 caballos por debajo de la F-150 Raptor) y el torque se estaciona en 773 Nm a 3.100 rpm, siendo la camioneta F-150 con más fuerza. Otro punto relevante, es que el vehículo alcanza los 300 Nm casi al partir, ya que solo requiere llegar a bajísimas 500 rpm.

Gracias a su condición de vehículo híbrido, la Ford F-150 ofrece 2.4 kw a través del enchufe del pick-up. Además, comparada con la versión bencinera que lleva el mismo motor V6 doble turbo 3.5 (que probamos en mayo), la PowerBoost puede ser un 20% más económica en consumo.

La marca pondrá a la venta este modelo en marzo y aún no hay un precio definido. En EE.UU. la variante híbrida supera a sus equivalentes en aproximadamente US$ 2.500, o sea, unos $ 2 millones, aunque también dependerá mucho del corte de equipamiento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.