Biblioteca digital: el Netflix de los libros

Los usuarios pueden buscar libros por género o autor.

Los alumnos de más de nueve mil colegios tienen acceso a la nueva plataforma implementada por el Mineduc, en la que podrán leer en línea y descargar libros de manera gratuita. Además, el sistema les sugiere obras según sus historiales de búsqueda.


Una biblioteca digital que desde cualquier dispositivo tecnológico con acceso a internet, les permite a los alumnos leer y descargar libros y revistas de forma gratuita. Esa es una de las características de una nueva plataforma que ya está disponible para todos los alumnos de colegios que reciben fondos públicos en el país, a través de la Biblioteca Digital Escolar (BDEscolar).

El sistema, semejante a una suerte de “Netflix de lectura”, también sugiere a cada alumno obras literarias a partir de datos como su historial de búsqueda, edad, curso e intereses generacionales. No solo eso: los lectores también pueden evaluar con estrellas y escribir comentarios sobre los textos que han leído.

La Biblioteca Digital Escolar tuvo su puesta en marcha oficial junto al lanzamiento del Plan Leo Primero que implementó el Ministerio de Educación (Mineduc) el 14 de noviembre. La plataforma pretende ampliar el acceso a la lectura de todos los alumnos de enseñanza básica y media de los colegios que reciben financiamiento estatal, además de constituir una herramienta pedagógica clave en la sala de clases.

El sistema fue diseñado para implementarse en los 9.540 establecimientos de dependencia pública, entre ellos los colegios municipales, particulares subvencionados y servicios locales de educación. Debería llegar a alrededor de 3,4 millones de usuarios, entre estudiantes, docentes, directivos y funcionarios de las bibliotecas escolares.

El acceso a la plataforma se realiza mediante el RUN, a través de la página web o de la aplicación disponible para teléfonos y otros dispositivos móviles, explican desde el Mineduc. Las obras se pueden leer en línea, o bien se descargan. El plazo de lectura es de 15 días, y pasado dicho periodo no se puede acceder al archivo, por lo que se debe volver a solicitar el libro.

El catálogo de obras cuenta con 3.090 textos que ofrecen distintos géneros, autores y temáticas. No solo considera los clásicos de lectura obligatoria de la programación escolar: desde la cartera aseguran que el material estará en constante evaluación y se modificará dependiendo de la demanda y las preferencias de los usuarios.

La ministra de Educación, Marcela Cubillos, resaltó que, como gobierno, se han propuesto “una meta ambiciosa: que todos los niños de Chile aprendan a leer en primero básico”. Por ello, a través de esta biblioteca digital y sus más de 3 mil títulos, “los niños y jóvenes del país podrán acercarse a la lectura de una forma entretenida e innovadora”.
La iniciativa fue aplaudida por docentes y directivos, quienes, no obstante, mencionan algunos obstáculos para su implementación en los establecimientos más vulnerables. María Cristina

Navarro, directora del Colegio Neptuno de Cerro Navia, destacó que el nuevo sistema “es sumamente bueno, pero para eso tenemos que habilitar computadores y tener acceso a internet, y hasta el momento no tenemos una red fija”.

Agregó que en su establecimiento solo cuentan con dos proyectores para poder exponer los textos durante las clases, y no todos los alumnos cuentan con acceso a internet o a un computador. Por ello, Navarro sugiere evaluar “cuáles son las condiciones y si están bien habilitadas las salas, porque o si no, no tiene sentido”.

Entrar a la era digital

Loreto Jara, investigadora de Política Educativa de Educación 2020, consideró que “cambiar el soporte del texto es una buena iniciativa. Puede ser muy interesante, ya que los chicos están insertos en la era digital”, describió.

Sin embargo, advierte que la BDEscolar no garantizaría por sí sola que los estudiantes lean más.
En ese marco, la experta sugiere incorporar pedagogías más didácticas e interactivas, que ayuden a los profesores a innovar en cuanto a los métodos para estimular la lectura.

Del mismo modo, considera crucial que en cuanto al diseño de la plataforma “los textos sean lo suficientemente legibles, para que faciliten la lectura en vez de complicarla”.

Maili Ow, académica de la Facultad de Educación de la Universidad Católica, compartió la evaluación positiva de esta nueva opción educativa. Eso sí, puso acento en la necesidad de capacitar a los docentes, “porque en general, no siempre están habituados a la tecnología y a los soportes digitales”.

“Los profesores no tienen incorporado que los libros pueden estar en distintas plataformas”, aseguró. En este plano, cree que el Mineduc tiene un gran trabajo que realizar. “Debe hacerse cargo de la capacitación, la orientación y el trabajo con los profesores, para que valoren esta posibilidad de acceder a través de la tecnología”, recalcó.

Seguir leyendo