Corte Suprema le cierra la puerta al “comandante Ramiro” y confirma la sentencia en su contra

Imagen ramiro

Máximo tribunal dejó a firme las dos condenas de 15 años cada una, por el homicidio del senador UDI Jaime Guzmán y el secuestro de Cristián Edwards.




Hasta que llegó la última palabra de la justicia en el caso del exjefe operativo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Mauricio Hernández Norambuena. La Corte Suprema resolvió ayer confirmar la sentencia contra el exsubversivo, que contemplaba dos penas de 15 años de presidio cada una. Una de las condenas corresponde al homicidio del senador UDI Jaime Guzmán, y la segunda al secuestro de Cristián Edwards.

El caso de Hernández, quien usaba el alias de “comandante Ramiro”, ha tenido una serie de episodios. Fue detenido a comienzos de la década de los 90 y en diciembre de 1996 protagonizó una cinematográfica fuga desde la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), cuando junto a otros tres frentistas escapó escondido en un canasto que colgaba desde un helicóptero.

Cinco años después, en 2001, fue detenido en Brasil por participar en el secuestro del publicista Washington Olivetto. Desde ese momento, comenzaron las gestiones de las autoridades chilenas para que Hernández fuera trasladado a Chile para cumplir sus sentencias en Chile, las cuales correspondían a dos cadenas perpetuas. Sin embargo, esto generaba una piedra de tope, ya que la legislación brasileña solo contempla una pena máxima de 30 años y los tribunales de ese país solo estaban dispuestos a enviar al exsubversivo a territorio nacional, bajo la condición de que la pena que cumpla en Chile no supere las sentencias máximas de la legislación brasileña.

Tras años de gestiones, finalmente en agosto de 2019 se concretó la extradición de “Ramiro” a Chile. El juez del caso, el ministro Mario Carroza, decidió conmutar las penas de Hernández y dictó dos penas de 15 años. Esta resolución no fue del gusto de la defensa, pues argumentaba que se debía abonar los años en que el exfrentista estuvo detenido en Brasil.

La resolución de Carroza fue respaldada por la Corte de Apelaciones de Santiago y así fue como el abogado de “Ramiro”, Alberto Espinoza, decidió recurrir al máximo tribunal del país. La Corte Suprema, en su resolución, estableció que todo el procedimiento estuvo ajustado a la legislación y se decidió mantener los “quince años de presidio mayor en su grado medio, cada una de las dos sanciones impuestas a Hernandez Norambuena, reconociéndole, además, un abono de 1.256 días”. Esto último dice relación a los días que estuvo en la CAS antes de su fuga.

Juan Antonio Peribonio, el presidente del Consejo de Defensa del Estado, indicó que “el CDE ha intervenido desde el inicio en este juicio, compareciendo en todas sus instancias con el fin de que este condenado cumpla efectivamente su pena y, además, permite dar cumplimiento al acuerdo que posibilitó su extradición a Chile. Hoy la Corte Suprema ha denegado la petición de rebaja de esta condena, precisamente, en cumplimiento de ese acuerdo”.

Agregó que “el fallo permite al Estado de Chile cumplir con las obligaciones internacionales contraídas respecto de los procesos de extradición y constituye una buena señal en materia de colaboración entre los países para la persecución penal, que en este caso favorecerá, además, la extradición de las personas que aún se encuentran fuera de Chile cumpliendo condenas por estos delitos”.

Comenta