Apruebo y Rechazo: las campañas “alternativas” entre organizaciones sociales

El 1 de mayo la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) definió hacer campaña por el Apruebo. En tanto, el llamado "Frente Patriótico" se ha desplegado en Santiago por el Rechazo.

Si bien los partidos todavía no han tomado una postura oficial para el plebiscito de salida, por estos días distintas organizaciones sociales se han desplegado por una u otra opción. Campañas en terreno y difusión por redes sociales han marcado la tónica de la arremetida de ambas opciones. Comparativamente, el despliegue por el Rechazo ha sido mucho más prematuro que la movilización de las organizaciones sociales por el Apruebo.




“Defendemos y defenderemos el proceso constituyente de los ataques de quienes quieren que todo siga igual. La nueva Carta Magna que surja de la Convención será siempre mejor que la heredada de la dictadura cívico-militar”. En el discurso del acto del 1 de mayo, el líder de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), David Acuña, llamó a conformar con celeridad el “Comando 4 de Septiembre” con miras al plebiscito de salida.

Aunque la postura de la CUT ya era conocida, el secretario general de la organización sindical, Eric Campos, explica que iniciar el despliegue anticipadamente es, al menos para ellos, un horizonte estratégico. “En el corto plazo vamos a tener una reunión con todos dirigentes nacionales y en el mediano plazo ya estamos trabajando en la conformación de un equipo de observadores sindicales del proceso, que puedan viajar el día de la votación. Con el tiempo, vamos a desarrollar seminarios online y jornadas de propaganda nacional que van a iniciarse cuando el texto esté completo. La idea es que nuestros dirigentes sean voceros del Apruebo”, detalla.

A nivel de los partidos de gobierno -como en el bloque de Apruebo Dignidad- ya han definido iniciar un despliegue informativo del proceso, con coordinaciones en miras de la campaña periódicas todos los miércoles y sábados. Mientras que en el bloque Socialismo Democrático aún toman distancia de iniciar un proceso de forma tan prematura y sin la propuesta de texto constitucional finalizada.

Si bien la definición por el Apruebo ha sido más rápida en las organizaciones sociales que en las colectividades oficialistas, el despliegue público ha sido comparativamente menor y más lento si se compara a las acciones de sus adversarios que ya se movilizan por el Rechazo de salida (ver subtítulo).

A la definición de la CUT también se suman los gremios ligados a la salud. La presidenta de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), Gabriela Flores, advierte que no hay dudas de que su organización estará por el Apruebo y que valoran los articulados referentes a salud que ya se han plasmado en el borrador de una nueva Constitución. Eso sí, las acciones más concretas del gremio comenzarán a delinearse a partir de la próxima semana, una vez que la directiva se reúna y defina los pasos a seguir, reconoce Flores.

Otros que ya se han posicionado desde el Apruebo desde el inicio del proceso es la coordinadora “No + AFP”. Su representante, Luis Mesina, manifiesta que una postura más oficial será emanada a fines de este mes, en el consejo nacional de la organización, y adelanta que “a diferencia del plebiscito de entrada, ahora va a ser mucho mayor la disputa en las calles. Yo creo que esto se va a activar una vez que esté el texto constitucional listo. Creo que la derecha se está desgastando, porque ellos partieron la campaña hace meses”.

Entre las acciones más concretas, hace poco más de una semana la Coordinadora Feminista 8M convocó a una asamblea abierta, la cual se llevó a cabo en las dependencias de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (Umce). La jornada de reflexión contó con la presencia de más de 11 organizaciones feministas que respaldan el Apruebo y adicionalmente se llevó a cabo un taller de serigrafía para estampar distintas prendas con diseños que llaman a aprobar la nueva Constitución.

Marchas de los sábados

Cada sábado, a las 10.30 horas, en la Plaza de la Aviación, cerca del Metro Salvador. Es ahí donde se reúnen los adherentes del Rechazo, agrupados en lo que han denominado el “Team Patriota”: una agrupación que aglomera desde libertarios hasta conservadores que buscan rechazar la nueva Carta Fundamental.

La convocatoria partió a inicios de febrero, cuando el movimiento fue fundado por el exlíder de la Garra Blanca, Francisco Muñoz. La idea era crear lo que él llama un “Rechazo popular”. En sus palabras, “es generar una identidad transversal y ciudadana”, haciendo un contraste con el Rechazo del plebiscito de entrada, que a su juicio fue muy “elitista”. “Si realmente queremos construir una mayoría y exponer por qué debemos rechazar la Convención Constitucional, eso se hace transitando por los lugares donde está el chileno común y no desde una élite de Apoquindo. El gran error del primer rechazo fue que lo elitizaron y, además, que hubo grupos que promovieron la violencia”, dice.

De ahí que el lugar escogido para las convocatorias semanales haya sido un espacio cercano a la Plaza Baquedano, donde nació el estallido social. El grupo ahí hace cabildos y conversatorios abordando los aspectos negativos de la Constituyente. Y si bien es un movimiento ciudadano de fuera de los partidos, lo cierto es que a las actividades han asistido diputados del Partido Republicano, como Agustín Romero y Johannes Kaiser. Anteriormente, el grupo apoyó la candidatura presidencial de José Antonio Kast, pero no se reconocen como militantes de esa tienda.

También se cuenta con el espacio “The Real Patriots”, donde todos los días se emite un programa radial en redes sociales abordando estos aspectos.

De todas maneras, sus intervenciones no han estado exentas de polémicas. En algunas manifestaciones ha habido peleas con piedras y, en abril, uno de los integrantes del Team Patriota terminó acuchillado, en un enfrentamiento con adherentes del Apruebo. También tuvieron una intervención en la sede de la UDI, en que colgaron pantalones en Suecia 286, haciendo un llamado al partido a “ponerse los pantalones” para que tuviera un rol más firme como oposición.

Otro grupo ciudadano que está haciendo campaña es el autodenominado “Comando por el Rechazo de Salida”, el cual se ha organizado a través de una página web en que comparte contenido para difundir en redes sociales y recibe donaciones de sus adherentes.

Es organizado por gente no adherente a los partidos, entre ellos un comerciante llamado Víctor Ferreiro. En su página web se pueden ver intervenciones urbanas como grafitis en las calles donde escriben “Chile es uno solo” o “plurinacionalidad es desigualdad ante la ley”.

También existen algunos movimientos ciudadanos que todavía no se han definido por el Rechazo, pero que pronto lo harán. Como la Confederación de Padres y Apoderados de Colegios Particulares y Subvencionados (Confepa). Una de sus voceras, Erika Muñoz, dice que “si las condiciones de lo que hemos visto no cambian, nosotros vamos a llamar a no aprobar este borrador de la nueva Constitución”. Otra institución que podría sumarse al Rechazo es “Con mi plata no”, la cual defiende la propiedad de los ahorros previsionales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.