Los precios del petróleo se disparan a medida que la OPEP sopesa la creciente demanda en países ricos

Arabia Saudita y Rusia llegan a un acuerdo sobre los recortes de petróleo

Símbolo de la OPEP o OPEC por sus siglas en inglés.

El cartel y sus aliados liderados por Rusia se reunieron para decidir si aumentar o no la oferta de petróleo, en medio de la aceleración de las reaperturas.




Los precios del petróleo subieron sobre los US$75 el barril cuando la OPEP y un grupo de productores liderado por Rusia se reunieron para sopesar la creciente demanda del mundo industrializado, y retrasaron la decisión de qué hacer al respecto.

La reunión del jueves de la Organización de Países Exportadores de Petróleo llega en un momento en que algunas de las históricas dinámicas de los mercados petroleros han sido puestas patas arriba por la pandemia. El crecimiento de la demanda del mundo desarrollado, que por años se había estancado, está subiendo con fuerza a medida que emerge furiosamente de las cuarentenas por Covid-19. Mientras tanto, el mundo en desarrollo —la fuente de casi toda la nueva demanda de petróleo en los últimos años— todavía está en crisis.

Hace una semana, la OPEP y sus aliados productores, liderados por Rusia, se estaban inclinando por impulsar la producción en medio millón de barriles al día, con más adiciones posibles después en el año, según reportó The Wall Street Journal.

Al entrar en deliberaciones formales que se llevarán a cabo virtualmente este jueves, Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, y Rusia acordaron aceptar una propuesta que incluye un impulso de alrededor de medio millón de barriles por día a partir de agosto, según personas familiarizadas con las conversaciones, y luego aumentar gradualmente la producción de la llamada OPEP+ en un total de dos millones de barriles hasta diciembre.

Pero en un movimiento sorpresa, la OPEP dijo que el grupo pospondría una decisión hasta el viernes. Los Emiratos Árabes Unidos se opusieron al aumento propuesto en medio de preocupaciones sobre la solidez de la recuperación, afirmaron los delegados.

Hay otro inconveniente: un acuerdo podría estar condicionado por el estado de las conversaciones sobre sanciones de Irán con las potencias mundiales. Teherán está negociando la reanudación de un acuerdo de la era de Obama en el que frenaría sus ambiciones nucleares a cambio de un levantamiento de las sanciones a las ventas de petróleo.

El crudo estadounidense subió un 2,4%, cerrando por sobre los US$75 el barril por primera vez desde 2018. El crudo Brent, el índice de referencia internacional, subió casi un 2%, cerrando a US$75,84 el barril. En una señal de que la demanda estadounidense está desempeñando un papel clave en los precios, el crudo estadounidense ha reducido una brecha de larga data entre los dos índices de referencia de precios del petróleo.

La aceleración de las campañas de vacunación en Estados Unidos y Europa está impulsando la actividad económica mundial y, por extensión, la demanda de petróleo. Los datos de la OPEP mostraron que los mercados necesitaban dos millones de barriles diarios de petróleo extra este año. Mientras tanto, la variante Delta del coronavirus ha causado estragos en India, un ancla del crecimiento de la demanda de petróleo en tiempos normales. China también está viendo signos de debilitamiento económico, ya que los consumidores se retraen en medio de brotes aislados allí. El país también está luchando con estancamientos de suministros que han obstaculizado la producción.

La OPEP ha señalado que espera que el aumento de la demanda de los países industrializados sea temporal, siguiendo un pronóstico del año pasado en el que se decía que la demanda de los países ricos nunca volverá a alcanzar los niveles pre pandémicos. Citó una adopción acelerada de las energías alternativas, décadas de iniciativas de eficiencia energética y un crecimiento demográfico lento o estancado.

Sin embargo, por ahora, la sed de petróleo de los países más ricos se ha convertido en el motor clave de la demanda a corto plazo. La OPEP espera que la demanda de petróleo en las naciones industrializadas aumente en 2,7 millones de barriles por día en 2021, subiendo un 6,3%. Más de la mitad de ese crecimiento provendrá de Estados Unidos, con 1,5 millones de barriles por día, afirmaron. La tendencia se acelerará en el segundo semestre, con un aumento del consumo de 3,1 millones de barriles diarios.

IHS Markit espera que la demanda global en el tercer trimestre aumente en aproximadamente 7 millones de barriles por día desde el primer trimestre del año, impulsada por América del Norte y Europa, a un ritmo del 10% y 15%, respectivamente. Eso debería llevar la demanda de petróleo de 2021 a unos 99,1 millones de barriles por día en el tercer trimestre, según pronostica la consultora, aún por debajo de los 102 millones de barriles que estima que el mundo consumió a fines de 2019. La firma espera que ese objetivo sea alcanzado por el mundo a mediados del próximo año.

Si bien el panorama de la demanda que cambia rápidamente presenta un desafío para los pronósticos, el tamaño de los recortes colectivos que la OPEP + promulgó a principios del año pasado lo deja con más municiones de lo habitual para calibrar los suministros. Recortó 9,7 millones de barriles de producción a medida que se aclaraba la escala de la pandemia, y desde entonces ha recuperado más de 4 millones de esa cantidad. Eso todavía solo le permite recuperar hasta 5 millones de barriles por día, o alrededor del 5% de la demanda antes de la pandemia, para devolver eventualmente.

“La OPEP+ tiene un grado de poder de mercado que rara vez ha tenido en muchas décadas, al menos temporalmente”, afirmó Jim Burkhard, jefe de investigación de mercado de petróleo crudo y energía y movilidad en IHS Markit.

Por ahora, el mundo del petróleo se está recuperando a dos velocidades. En las primeras tres semanas de junio, los envíos de crudo que llegaron a los puertos indios llegaron a unos 3,9 millones de barriles por día, unos 280.000 menos que el mes anterior, según la firma de inteligencia de mercado Kpler, que rastrea los buques a nivel mundial.

En mayo, Indian Oil Corp., la refinería y minorista de combustible más grande del país, dijo que había reducido su capacidad de procesamiento en 12 puntos porcentuales. Su rival más pequeño, Bharat Petroleum Corp., redujo la capacidad en 16 puntos y se vio obligado a aplazar varios cargamentos.

Mientras tanto, China, que también se ha enfrentado a nuevos brotes localizados de Covid-19, planea mantener sus restricciones fronterizas pandémicas vigentes durante al menos un año más, debido a que las autoridades se preocupan por la aparición de nuevas variantes.

“Las importaciones de petróleo de China han sido débiles”, afirmó Anoop Singh, jefe de investigación de buques tanque con sede en Singapur de la corredora de buques Braemar. Dijo que las refinerías han estado aprovechando en gran medida los inventarios. Como indicador de una debilidad persistente, el arrendar superpetroleros por un año cuesta ahora un tercio menos que hace un año, según Braemar.

En Estados Unidos, por el contrario, ha vuelto la demanda de gasolina para viajes por carretera y de combustible para aviones debido a que los viajes aéreos nacionales están en auge. La demanda de gasolina del país podría aumentar unos 600.000 barriles por día durante los próximos dos meses, superando con creces las estimaciones del mercado. Solo en la costa oeste el consumo de combustible sigue por debajo de los niveles de 2019, afirmaron los traders.

“El mercado del petróleo se ha recuperado más rápido de lo que la gente estaba dispuesta a dar crédito”, afirmó Saad Rahim, economista jefe de Trafigura, trader de materias primas.

El número de viajeros que pasan por los puntos de control de la Administración de Seguridad en el Transporte ha superado los 2,1 millones en unos pocos días a finales de junio, unos cientos de miles por debajo de los niveles de 2019 y casi el doble del tráfico que a finales de marzo.

Los traders afirmaron que las refinerías de petróleo de la Costa del Golfo están convirtiendo el crudo en gasolina y otros combustibles a su ritmo más rápido desde enero de 2020. El aumento en las operaciones de refinería ha limitado los flujos de crudo hacia el norte para el principal centro de almacenamiento del país en Cushing, Oklahoma. Eso podría agotar los inventarios allí. Los inventarios de Cushing han caído casi un tercio este año, según la Administración de Información de Energía.

—Joe Wallace contribuyó a este artículo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.