¿Por qué invertir en startups que combaten el cambio climático?

FMR01 (3000501) - copia

"Si bien en América Latina hay un flujo importante de actores comprometidos por realizar cambios, aún nos queda mucho camino por recorrer y, para avanzar, se requieren esfuerzos público-privados conjuntos".




Ya no hay vuelta atrás. Las consecuencias del cambio climático son irreversibles y por ello, es relevante que desde todos los sectores apostemos por un futuro sostenible, que sea responsable con el medioambiente y también con sus comunidades.

La evidencia es alarmante y nos invita a actuar. Actualmente se emiten 51 gigatoneladas

de CO2 cada año a nivel global. Si seguimos así nuestro Climate Budget —cantidad de CO2 que podemos emitir sin llevar al mundo a un calentamiento mayor a 1,5º— expirará en tan solo ocho años. Es por esto que tenemos que lograr reducir las emisiones y esforzarnos por remover de la atmósfera las que ya existen.

El cambio climático puede parecer un problema muy grande. Sin embargo, sabemos que las principales fuentes de emisiones vienen de sectores específicos como la manufactura (31%), agricultura (19%), movilidad (16%) y construcciones/materiales (7%). Esos son, entonces, los principales retos para alcanzar “net-zero” y a la vez los principales motivantes para quienes apostamos por un futuro sostenible. Es posible.

Afortunadamente a nivel internacional se están uniendo esfuerzos y alineando intereses como se vio en la COP26 donde se destacaron actores e ideas innovadoras para mitigar el impacto ambiental y transitar hacia un futuro net-zero y resiliente. Si bien en América Latina hay un flujo importante de actores comprometidos por realizar cambios, aún nos queda mucho camino por recorrer y, para avanzar, se requieren esfuerzos público-privados conjuntos.

Desde la vereda inversora, debemos apoyar la innovación y el emprendimiento de empresas climate tech, es decir, que ayuden a mitigar directa o indirectamente el cambio climático. Debemos creer en los emprendedores que están buscando transformaciones para acelerar su crecimiento e impacto positivo en el mundo del mañana. Hay que mirar con atención a aquellos que están apostando por innovaciones en cuanto al hidrógeno verde, energías renovables, movilidad sostenible y captura de carbono, entre otros. En nuestro caso ya nos convencimos de ello y nos aventuramos en crear el primer fondo de capital de riesgo verde por US$50 millones que invertirá exclusivamente en startups sustentables y climate-tech de todo el continente.

Las startups verdes o sostenibles serán el paradigma del mañana. Cada vez habrá más políticas y regulaciones que las apoyarán y les otorgarán mayor licencia para operar. Además, los gobiernos a nivel mundial reforzarán sus compromisos hacia la descarbonización. En Chile, ya sabemos que el compromiso es alcanzar la carbono neutralidad al 2050; No queda mucho. Agregar algo de Latam, por ejemplo, algo similar a “y Latam cada vez usa más esfuerzos para disminuir su impacto ambiental y alinearse con los objetivos de desarrollo sostenibles”

Como vemos, la economía de 2050 será dramáticamente diferente a la de hoy, con cambios aún más radicales que permitan energizar el mundo, movilizarnos, gestionar las tierras, diseñar ciudades y manufacturar productos. Creemos en la idea de crear valor para los emprendedores, inversores y clientes, sin necesidad de hacerlo a expensas de los ecosistemas y el futuro de las generaciones.

Se viene una revolución climática y es el momento de impulsarla en Latinoamérica.

¿Qué esperamos?

*El autor de la columna es managing partner de Mountain Partners Chile VC

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.