Greta Thunberg, en la antesala de la COP26: “Estamos muy, muy por detrás de lo que se necesita”

Foto: Reuters

La activista, en medio de sus laborales aún como estudiante secundaria, se confiesa respecto a sus aspiraciones de cara a la próxima cita medioambiental, que está descrita como la última oportunidad para detener el cambio climático.




Para la activista climática Greta Thunberg, el éxito en la próxima conferencia climática de la ONU llegaría solo si los líderes mundiales admiten honestamente que su acción no está a la altura de sus palabras.

La cumbre, que tendrá lugar el próximo mes en Glasgow, Escocia, tiene como objetivo asegurar las promesas de las naciones del mundo de limitar la temperatura global para que no suba más de 1,5 grados centígrados por encima del promedio preindustrial.

“Estamos muy, muy por detrás de lo que se necesita”, dijo la joven de 18 años en una entrevista en la mesa de la cocina de su apartamento de dos habitaciones en Estocolmo el miércoles por la noche, después de regresar a casa de la escuela secundaria.

Greta Thunberg durante una entrevista en su casa, en Estocolmo, Suecia. Foto: Reuters

“Quizás los líderes que son honestos crearán un sentido de urgencia que hará que la gente se despierte”.

En solo tres años desde que comenzó a faltar al colegio los viernes para protestar sola frente al parlamento sueco, Thunberg se ha convertido en una figura mundial, dando voz a la furia de su generación por el fracaso del mundo para abordar un problema conocido desde hace décadas.

La cumbre COP26 del próximo mes se anuncia como la última gran oportunidad para que los líderes anuncien objetivos firmes para reducir las emisiones industriales que provocan el calentamiento del clima en esta década. Thunberg dice que probablemente irá a la conferencia, pero espera sentirse decepcionada una vez más.

“Mi expectativa es que escuchemos muchos, muchos discursos agradables, escucharemos muchas promesas que, si realmente se fijan en los detalles, son más o menos sin sentido, pero solo las dicen para tener algo que decir, para que los medios tengan algo sobre lo que informar“, dijo.

“Y luego espero que las cosas sigan igual... Las COP como están ahora no conducirán a nada a menos que haya una gran presión desde el exterior”.

COP25

Con temperaturas globales ya 1,1 C más altas y un panel climático de la ONU advirtiendo que el cambio climático está a punto de salirse de control, Thunberg discutió la próxima cumbre en entrevistas con Reuters, NBC News y The Nation, coordinadas a través de Covering Climate Now una asociación de medios.

De vuelta al colegio

Durante los últimos tres años, millones de jóvenes se unieron al movimiento Fridays for Future de Thunberg y faltaron a la escuela para protestar por la acción contra el cambio climático.

Sus discursos francos alertaron a los líderes mundiales: “Nos están fallando. Pero los jóvenes están comenzando a comprender su traición”, dijo en un discurso en una cumbre de la ONU en 2019. “Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eliges fallarnos, te digo: nunca te perdonaremos“.

Después de un año fuera de clase promoviendo su causa a tiempo completo, Thunberg ahora es una estudiante una vez más, inscrita en su segundo año de secundaria.

Se mudó de la casa de sus padres a su primer apartamento, uno prestado, compartido con un labrador llamado Roxy y un golden retriever llamado Moses. Su padre, Svante, la visita con frecuencia. Su hermana menor y su madre, la cantante de ópera Malena Ernman, actúan estos días en Estocolmo en un musical sobre Edith Piaf.

“Cuando te mantienes con los pies en la tierra, no es tan difícil volver a la vida normal otra vez”, dijo Thunberg. “Y afortunadamente estoy en Suecia, donde la gente no se preocupa tanto por los famosos. Así que me he quedado sola”.

Greta Thunberg hablando en el Global Climate Strike en Berlín, Alemania, el pasado 24 de septiembre. Foto: Reuters

La franqueza que la atrajo a la atención mundial sigue siendo su marca registrada. Antes de la entrevista, dijo que su autismo, un diagnóstico al que se había referido en el pasado como una “superpotencia”, la hacía más cómoda mirando directamente a la cámara que a un entrevistador.

El mes pasado, se burló de los líderes mundiales en un discurso a los activistas juveniles en Milán, diciendo: “Reconstruir mejor, bla bla bla, economía verde, bla bla bla, cero neto para 2050, bla bla bla, clima neutral, bla bla bla”.

“Esto es todo lo que escuchamos de nuestros supuestos líderes. Palabras. Palabras que suenan muy bien, pero que hasta ahora no han llevado a ninguna acción”.

Ahora, dice que está tratando de administrar su trabajo con Fridays For Future con su carga de trabajo escolar regular. Debido a la pandemia, el movimiento se reúne principalmente en línea, por lo que requiere menos tiempo.

“Estoy tratando de ser eficiente, de hacer toda la tarea mientras estoy en la escuela, de modo que cuando vuelva a casa, sea libre de hacer otras cosas, de trabajar”, dijo. “Sorprendentemente, me las arreglo”.

Tiene pocos planes para cuando termine la secundaria en dos años, pero dijo que quería seguir estudiando, “porque me gusta hacer eso”.

¿Y después del colegio? “Estoy postergando eso. Pero supongo que veremos dónde termino“.


* Esta historia apareció originalmente en Reuters, y La Tercera la traduce y republica como parte de su participación en la iniciativa Covering Climate Now, una colaboración periodística global que buscar fortalecer la cobertura de la crisis climática.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.