El furioso regreso de Greta en la antesala de la COP26 que marcará el fin de la presidencia de Chile del evento: desde “inútiles” al “bla bla bla”

Greta Thunberg en Milán, Italia, el pasado 30 de septiembre. Foto: Reuters

Conforme se acerca una nueva versión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), la reaparición de Greta Thunberg y su denuncia que los líderes mundiales llevan “30 años de bla bla” en la lucha por el clima, ponen un punto de tensión en la máxima cita medioambiental del planeta, en la que Chile deberá entregar el bastón de mando.




#STOPBLABLABLA fue uno de los hashtags utilizados en las publicaciones que mostraron las manifestaciones del viernes 1 de octubre en Italia por el cambio climático. Las protestas fueron lideradas por Greta Thunberg, la joven activista elegida por la revista Time en 2019 como la “Persona del Año”, y se dieron en el marco de la Cumbre de la Juventud por el Clima organizada por las Naciones Unidas que se llevó a cabo en la ciudad de Milán.

Las movilizaciones marcaron la reaparición de la joven activista y fueron la antesa a la a la COP26, organizada por el Reino Unido. La instancia será crucial en la toma de decisiones sobre los próximos pasos a seguir para reducir el impacto del cambio climático y marcará el fin de la presidencia de Chile en la instancia.

Chile lideró la COP25 en diciembre de 2019 la que finalmente se realizó en España, y que ahora tiene una nueva escala en Reino Unido, evento que después de ser reprogramado por la pandemia, finalmente se desarrollará entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre en el Scottish Event Campus de Glasgow (Escocia).

En un mediático discurso, frente a los 400 jóvenes lideres de todo el mundo, Thunberg acusó a los líderes mundiales de llevar “30 años de “bla bla bla” para enfrentar la crisis climática, acusándolos de haberse “ahogado” las esperanzas de los jóvenes con sus “huecas promesas”.

Greta Thunberg junto al colectivo Fridays for Future en Milán, el pasado 1 de octubre. Foto: Reuters

Dentro de los objetivos de la Conferencia está el limitar el aumento de las temperaturas del planera a 1,5 °C y de esta manera lograr tener cero emisiones netas a nivel mundial para 2050. Según los lineamientos de la COP26, para lograr estos ambiciosos objetivos, cada país deberá acelerar el proceso de fin del carbón, reducir la deforestación, acelerar la transición a los vehículos eléctricos y fomentar las inversiones en energías renovables.

Además, busca que los países desarrollados cumplan su compromiso de movilizar al menos US $100 mil millones al año en financiamiento climático. Asimismo, esta Conferencia de las Naciones Unidas invita a construir los objetivos en colaboración. “Solo trabajando juntos podremos hacer frente a los desafíos de la crisis climática”, plantean desde el organismo.

Sin embargo, Greta enfatizó durante su última aparición que “eso es todo lo que escuchamos por parte de nuestros llamados líderes: Palabras. Palabras que suenan bien pero que no han provocado ninguna acción, nuestras esperanzas y sueños se ahogan en sus palabras de promesas vacías”.

Swedish climate activist Greta Thunberg attends the Youth4Climate pre-COP26 conference in Milan, Italy September 29, 2021. REUTERS/Guglielmo Mangiapane TPX IMAGES OF THE DAY

Un discurso que aunque parezca nuevo, es una advertencia que la joven sueca y una de las creadoras del movimiento Fridays For Future (Viernes por el Futuro) - que comenzó en agosto de 2018, después de que Greta, de ese entonces 15 años, y otros jóvenes activistas se sentaran frente al parlamento sueco todos los días, faltando al colegio, durante tres semanas, para protestar contra la falta de acción en la crisis climática - advirtiendo desde que saltó a la fama mundial.

“Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías y, sin embargo, soy uno de los afortunados. La gente está sufriendo. La gente está muriendo. Se están derrumbando ecosistemas enteros. Estamos en el comienzo de una extinción masiva y de lo único que se puede hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¡Cómo se atreven!” declaraba Greta Thunberg en otro de sus célebres discursos en la Cumbre sobre la Acción Climática de 2019.

Momento donde también enfatizó en el tiempo durante el cual los grandes lideres mundiales no han hecho algo al respecto de la crisis que vive el mundo. “Durante más de 30 años, la ciencia ha sido muy clara. ¿Cómo se atreven a seguir mirando hacia otro lado y venir aquí diciendo que están haciendo lo suficiente cuando la política y las soluciones necesarias aún no están a la vista? Dicen que nos escuchan y que comprenden la urgencia, pero no importa lo triste y enojada que esté, no quiero creer eso. Porque si realmente entienden la situación y siguen sin actuar, entonces serían malvados y me niego a creerlo” dijo la joven activista.

Mensaje que volvió a entregar hace unas semanas, durante el discurso que realizó ante miles de personas reunidas en el Reichstag de Berlín, sede del Parlamento alemán, dos días antes elecciones legislativas de ese país, en donde emplazó a los políticos y su rol y responsabilidad con el medio ambiente, señalando que “los partidos políticos no hacen lo suficiente” para luchar contra el cambio climático.

La joven activista ambiental, no se queda sólo en sus discursos masivos sino que también es muy conocida por ser activa en la red social Twitter donde repostea diferentes protestas alrededor del mundo y entrega su opinión sobre lo que pasa día a día con el cambio climático sin miedo a expresar lo que siente y las repercusiones que puedan existir.

Como en uno de sus últimos tuits donde se refirió a una nota de The Guardian que hablaba que la producción y quema de carbón, petróleo y gas fue subsidiada por $5,9 billones en 2020. “Las personas en el poder gastan US $11 millones cada minuto en prácticas que destruyen nuestras condiciones de vida y los sistemas que sostienen la vida”, agregand que es “ignorancia y estupidez”.

Ser jóvenes y no ser escuchados

Como una instancia de preparación para la COP26, Las Naciones Unidas, Italia y la presidencia británica invitaron a 400 jóvenes de casi 200 países, de entre 15 y 29 años, a la ciudad italiana de Milán a participar por tres días en la Cumbre de la Juventud por el Clima con el fin de redactar una declaración conjunta, que fue presentada a los ministros correspondientes de esa nación.

Pero una de las mayores denuncias de Greta, además de la lucha por la crisis climática, es que a los jóvenes no se les escucha. “Invitan a jóvenes elegidos a reuniones como ésta y hacen como que nos escuchan, pero no lo hacen, jamás nos escuchan”, señaló Thunberg desde el estrado ante los organizadores de la Cumbre de la Juventud.

“Pero, es posible cambiar las cosas”, abogó. Añadiendo que “no podemos dejar al poder decidir qué es políticamente posible o no (...) que decida sobre la esperanza (...) Ésta es decir la verdad, actuar, y la esperanza proviene del pueblo...”.

Lo mismo denunció en julio de 2019 ante la Asamblea Nacional de París, donde recibió burlas y criticas por parte de los políticos del país europeo. Sin embargo, aquella vez declaró que “somos objeto de amenazas y burlas por citar cifras y hechos científicos”, y aprovechó la instancia para invitar a quienes los acusan (a los jóvenes) de exagerados, a leer el último informe de Expertos Intergubernamental de la ONU, que alarma del aumento de temperaturas a nivel global.

“El verdadero peligro son las empresas y los políticos que fingen actuar y no hacen nada”, alertó la joven sueca, que dijo a los asistentes: “¿Cómo podemos actuar sin sonar alarmistas?”, en referencia a una degradación climática, la cual será imposible resolver sin tratarla como una verdadera crisis.

Meses después ese mismo año, sentenció a los asistentes en uno de sus discursos en la Cumbre sobre la Acción Climática celebrada en Nueva York, Estados Unidos: “Nos estás fallando. Pero los jóvenes empiezan a comprender su traición. Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, les digo que nunca los perdonaremos. No dejaremos que se salgan con la suya. Aquí mismo, ahora mismo es donde trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y el cambio se acerca, les guste o no”.

Greta en la COP26

En abril la joven activista climática declaró que no asistiría a la Conferencia de Glasgow, a causa de la falta de vacunación para todos los asistentes. “La desigualdad y la injusticia climática ya son el corazón de la crisis climática. Si las personas no pueden vacunarse y viajar para estar representadas por igual, eso es antidemocrático y empeoraría el problema. El nacionalismo de las vacunas no resolverá la pandemia. Los problemas globales necesitan soluciones globales” tuiteó.

Además, en aquella ocasión hizo hincapié que si la COP26 debía retrasarse más por la pandemia de Covid-19 “eso no significa que tengamos que retrasar la acción urgente requerida. No tenemos que esperar a conferencias ni a nadie ni a nada más para comenzar a reducir drásticamente nuestras emisiones. La solidaridad y la acción pueden comenzar hoy”.

Sin embargo, hace unas semanas Greta cambió de opinión. “He escuchado que todos los delegados podrán vacunarse”, dijo a AFP. “Si eso cambia las condiciones de seguridad, entonces espero acudir”, explicó.

Se espera que en esta nueva Conferencia de las Partes, el órgano supremo de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC) donde se reúnen 196 países más la Unión Europea que conforman a las Partes, se logren reales acuerdos para mitigar los efectos de la crisis climática.

Hay que recordar que en la última COP25 donde Chile fue el anfitrión y que se llevó a cabo en la ciudad de Madrid en noviembre de 2019, y que al igual que la nueva versión, tenía como objetivo principal alcanzar acuerdos que permitan poner fin a las emisiones de carbono en 2050.

Sin embargo, la presidencia de la COP25 declaró que “los acuerdos alcanzados no están a la altura de la urgencia climática que necesitamos y que la ciudadanía demanda”.

“No pudimos lograr uno de los objetivos más relevantes que teníamos: regular la compra y venta de los bonos de carbono. Con dolor, reconocemos que los países no logramos un consenso global en este punto, que habría permitido traer recursos a los países más vulnerables para implementar proyectos que nos permitieran acelerar la disminución de emisiones. Para este tema, que se ha intentado solucionar durante las últimas 4 COP, aún no existe voluntad ni madurez política de algunas de los países más grandes emisores. Esto es doloroso y triste porque nos afecta a todos” dijeron en el cierre de la Conferencia.

Situación que ha expuesto Greta desde que partió con las movilizaciones y como dice en uno de sus últimos tuits: “Ya hemos emitido el 89% del presupuesto de CO2 que nos da un 66% de posibilidades de mantenernos por debajo de 1,5°C. Por eso, las emisiones históricas no sólo cuentan, sino que casi constituyen la totalidad de la crisis climática. Y, sin embargo, los medios de comunicación y los gobernantes las siguen ignorando casi por completo.”

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.