IPCC: Principal informe científico sobre cambio climático alerta que el planeta ya no tiene lugares a salvo y culpa a la humanidad de aumento de fenómenos

Foto: Reuters

En el reporte del IPCC dado a conocer hoy (el último desde 2014), los 234 científicos que participaron coinciden en que a menos que haya reducciones inmediatas, rápidas y a gran escala en las emisiones de gases de efecto invernadero, limitar el calentamiento a cerca de 1,5°C o incluso 2°C, estarán fuera de alcance. Para el secretario general de la ONU, “el informe de IPCC de hoy es un código rojo para la humanidad”.




Cambios en el clima en todas las regiones y en todo el sistema climático del planeta fueron alertados por el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que fue dado a conocer durante la madrugada en un documento de más de 3000 páginas en el que participaron 234 científicos de todo el mundo. El reporte -que indica que muchos de los cambios observados en el clima no tienen precedentes en miles, si no en cientos de miles de años- señala que el calentamiento ya acelera la subida del nivel del mar, derrite el hielo y empeora los fenómenos extremos como olas de calor, sequías, inundaciones y tormentas.

Además, los ciclones tropicales se vuelven más fuertes y húmedos, mientras que el hielo marino del Ártico se reduce en verano y el permafrost se deshiela. Todas estas tendencias empeorarán, señaló el informe.

Según el documento, el clima de la Tierra se está haciendo tan cálido que las temperaturas podrías rebasar en cuestión de una década el nivel que los líderes mundiales pusieron como límite en el Acuerdo de París. Para el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, “el informe de IPCC de hoy es un código rojo para la humanidad” y agregó que depende de los gobiernos, empresas y ciudadanos limitar el aumento de la temperatura a 1,5º, lo cual permitiría la viabilidad de la sociedad. “Las alarmas son ensordecedoras y la evidencia es irrefutable: las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles y la deforestación están asfixiando nuestro planeta y poniendo a miles de millones de personas en riesgo inmediato”, afirmó.

La coautora del informe Linda Mearns, científica climática del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de EE.UU., agregó que “simplemente está garantizado que irá peor” y que “no veo que ninguna zona esté a salvo (...) No hay ningún lugar al que correr, ningún lugar donde esconderse”.

Pese a esto, los científicos sostuvieron que reducciones fuertes y sostenidas de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero limitarían el cambio climático. Aunque si bien los beneficios para la calidad del aire llegarían rápidamente, podrían pasar de 20 a 30 años para que las temperaturas globales se estabilicen.

El reporte del IPCC, que describe el cambio climático como “inequívoco” y claramente provocado por el ser humano, hace previsiones más precisas y cálidas para el siglo XXI que en su edición anterior, publicada en 2013. Fue aprobado el viernes por 195 gobiernos miembros del IPCC, a través de una sesión de aprobación virtual que se llevó a cabo durante dos semanas a partir del 26 de julio.

Respecto de la influencia de la humanidad, el informe dice que prácticamente todo el calentamiento registrado desde la era preindustrial se debe a la emisión de gases que atrapan el calor en la atmósfera, como el dióxido de carbono y el metano. Gran parte de eso es el resultado de que los seres humanos queman combustibles fósiles como carbón, petróleo, madera y gas natural. Además, se asegura que sólo una pequeña parte del aumento de temperatura registrado desde el siglo XIX puede atribuirse a causas naturales.

REUTERS/Jonathan Drake/File Photo

Aunque muchas de las predicciones del reporte pintan un sombrío panorama del impacto humano sobre el planeta y las consecuencias que tendrán en el futuro, el IPCC también concluyó que algunos de los llamados puntos de inflexión, como deshielos catastróficos de los polos y una desaceleración brusca de las corrientes oceánicas, son “poco probables”, aunque no pueden descartarse por completo.

Cinco escenarios

El reporte describió cinco posibles escenarios futuros en función de cuánto se reduzcan las emisiones de dióxido de carbono: un futuro con recortes de la contaminación increíblemente grandes y rápidos; otro con recortes intensos pero no tan enormes; una hipótesis de emisiones moderadas; un cuarto escenario donde se mantienen los planes actuales de pequeñas reducciones de la polución y un quinto futuro posible en el que la polución de dióxido de carbono siga creciendo.

Todas y cada una de las cinco hipótesis de futuro superan el más estricto de los umbrales fijados por el Acuerdo de París de 2015. En todos los escenarios, según el reporte, el mundo cruzará la línea de los 1,5 grados Celsius en la década de 2030, antes que en predicciones anteriores. El calentamiento ha ganado velocidad en los últimos años, según se alerta.

Pero además, en tres de los escenarios planteados, el mundo también superaría el calentamiento de 2 grados Celsius respecto a la era preindustrial, el otro objetivo menos estricto de París, y se agravarían las olas de calor, sequías y aguaceros causantes de inundaciones. El reporte señala que este escenario se dará “a menos que en las próximas décadas se produzcan profundas reducciones de las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero”.

En el peor escenario planteado, el mundo podría calentarse unos 3,3 grados Celsius para finales de siglo. Pero, en una señal alentadora, esa situación parece cada vez más improbable, indicó el científico climático y coautor del reporte Zeke Hausfather, director de cambio climático en el Breakthrough Institute. Los dos escenarios extremos se ven cada vez más lejanos, señaló.

Para la vicepresidenta del IPCC, Ko Barret, -quien se desempeña como asesora climática jefe de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA)- este reporte nos dice que los cambios recientes en el clima “son generalizados, rápidos y se están intensificando, sin precedentes en miles de años”. Y estos cambios, agregó, “aumentarán con más calentamiento”.

Así, por ejemplo, las olas de calor que se registraban cada 50 años, ahora podrían ocurrir una vez cada diez años, y si el mundo se calienta en otro grado adicional, ocurrirían dos veces cada siete años.

REUTERS/David McNew/File Photo

En los cinco informes previos -el último fue dado a conocer en 2014- en el mundo se realizaban “negocios como de costumbre”. Pero esta vez, el mundo está entre la situación de reducciones moderadas y la de pequeñas reducciones de emisiones, gracias a los progresos en la lucha contra el cambio climático, explicó la coautora del informe Claudia Tebaldi, científica del Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste de Estados Unidos.

Pero pese a esas pequeñas reducciones, lo que se indica es que aunque el mundo se mantuviera en el umbral de 1,5 grados con recortes extremos y rápidos en sus emisiones aún así, el calentamiento alcanzaría los 1,5 grados en una década, subiría un poco y después remitiría, explicó la coautora Maisa Rojas Correda, directora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia en Chile.

Hausfather agregó, con todo, que “tenemos muchas menos probabilidades de tener suerte y terminar con menos calentamiento del que pensábamos. No podremos cumplir los objetivos del Acuerdo de París sin rápidas reducciones de nuestras emisiones en el corto plazo”, dijo Hausfather.

“Este informe es una verificación de la realidad”, dijo la copresidenta del Grupo de Trabajo I del IPCC, Valérie Masson-Delmotte. “Ahora tenemos una imagen mucho más clara del clima pasado, presente y futuro, que es esencial para comprender hacia dónde nos dirigimos, qué se puede hacer y cómo podemos prepararnos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.