¿Van o no van? Cómo a la Convención se le enredó la idea de no invitar a los expresidentes a su acto de cierre

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

En medio de las críticas que se han levantado en contra de la mesa directiva por la exclusión de los exmandatarios en la ceremonia de cierre del proceso constituyente, el vicepresidente, Gaspar Domínguez, enfatizó que él es partidario de invitarlos, sin embargo, desde distintos colectivos señalan que fue él quien los dejó fuera desde un principio. La presidenta del órgano constituyente, María Elisa Quinteros, en tanto, aseguró que el jueves reabrirán nuevamente la discusión.


“Mi postura personal es invitar a la expresidenta Bachelet y a los expresidentes Frei, Lagos y Piñera a la ceremonia de cierre de la Convención. La Convención debe convocar sin distinción alguna”.

De esa forma, a la 1.09 horas de la madrugada de este martes, el vicepresidente de la Convención Constitucional, Gaspar Domínguez (Independientes No Neutrales), se refirió, a través de su cuenta de Twitter, a la decisión del órgano constituyente de no invitar a los exmandatarios a la ceremonia de cierre del proceso constituyente, programada para el próximo 4 de julio en el Salón de Honor de la sede de Santiago del Congreso Nacional, en la que se hará entrega al Presidente Gabriel Boric de la propuesta de nueva Constitución.

Pese a las críticas y haber reconocido su disconformidad con la exclusión de los exjefes de Estado, el vicepresidente Domínguez -al igual que el resto de la mesa directiva- votó esta mañana a favor de la propuesta presentada por ellos mismos, en que los exmandatarios no estaban considerados. Según se argumentó, por un tema de aforo.

Finalmente, la idea se visó con 89 votos a favor, 11 en contra -provenientes de la derecha, el Colectivo del Apruebo y una socialista- y 32 abstenciones, que correspondieron a sufragios de la derecha, el Colectivo del Apruebo, algunos socialistas, escaños reservados e integrantes de la Coordinadora Plurinacional.

La decisión abrió una serie de cuestionamientos a la mesa directiva de convencionales e, incluso, de parlamentarios. Y, de hecho, se tomó parte de las intervenciones de algunos constituyentes, previo a la votación de la propuesta, quienes cuestionaron el argumento del aforo.

En el oficio que publicó la mesa, el pasado viernes 10 de junio, se menciona que los invitados serán “los que permita el aforo, según protocolo”. Se precisa que se habilitará el hemiciclo de la Cámara de Diputados del exCongreso -155 cupos- para que cada convencional invite a un asesor. Domínguez, además, especificó que dentro del Salón de Honor, por razones sanitarias y de aforo, tienen disponibilidad para invitar entre 35 y 40 personas, quienes compartirán el espacio con los 154 convencionales.

“Excluir a expresidentes es símbolo de querer refundarlo todo, desconociendo lo hecho para la construcción de este país. ¡Qué mezquindad y falta de sentido de Estado!”, dijo el convencional Felipe Harboe (Colectivo del Apruebo), mientras su par Fuad Chahin, del mismo colectivo, señaló en el pleno de hoy que “es una mala excusa el tema del aforo. Hay que reconocer que se equivocaron”.

Los convencionales Miguel Ángel Botto (Colectivo del Apruebo) y Arturo Zúñiga (UDI), por su parte, mencionaron durante sus intervenciones que estarían dispuestos a ceder su puesto para que asistan algunos de los expresidentes. Otros, sin embargo, se manifestaron en contra de esa idea. Adolfo Millabur (Pueblo Mapuche) señaló que “no estoy dispuesto a ceder mi silla, porque es indelegable, señores convencionales. Además, sería un peligro público. En ese sentido, ceder el puesto es renunciar al cargo”.

La convencional Marcela Cubillos (Un Chile Unido), horas antes, publicó en su cuenta de Twitter y apuntó sus dardos directamente a Domínguez. “El vicepresidente tiene una obsesión por mentir o por creer que los chilenos son idiotas. Lo hace a diario inventando normas distintas a las aprobadas y ahora pretende que alguien crea que no se invita a cuatro expresidentes (...) por ‘problemas de aforo’”, indicó.

En medio de toda la polémica, y pese a que la propuesta ya fue aprobada, Domínguez y la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros (Movimientos Sociales), retrocedieron en la idea y aseguraron que van a revisar nuevamente el tema. Domínguez aseguró que en la próxima reunión de la mesa, agendada para el jueves a las 17.00, él mismo solicitará al resto de la directiva extender la invitación a los exmandatarios.

Quinteros, en tanto, sostuvo que “hemos escuchado en el pleno intervenciones respecto de los expresidentes. Es por eso que en la mesa el día jueves vamos a ver, vamos a conversar este tema, en virtud de las palabras que todos escuchamos en el pleno”.

¿Cómo fue la decisión?

Fue en la reunión del viernes 10 de junio -en la que no participó Quinteros-, la instancia en que se definió la lista de invitados que asistiría a la ceremonia. Ahí, según distintas versiones, Domínguez llevó al encuentro una tabla de Excel que él preparó. En ella se enumeraban columnas que incluían a los distintos poderes del Estado y órganos autónomos a los que se haría llegar las invitaciones, no obstante, no figuraban los expresidentes.

En base a ese Excel, el resto de la mesa deliberó sobre a quiénes invitar, revisando una a una las columnas que Domínguez preparó.

Según comentan convencionales, el resto de la directiva pudo “revisar el listado” y hacer algunas modificaciones a las columnas, como añadir a la Defensoría de los Derechos de la Niñez, pero la mayor parte de estas ya estaba preparada por el vicepresidente.

Además, las mismas fuentes cuentan que la vicepresidenta adjunta Bárbara Sepúlveda (PC), luego de la aprobación unánime de la lista presentada por Domínguez, preguntó si estarían considerados los expresidentes, pero se votó para no volver atrás en la discusión, por lo que continuaron con los siguientes temas en tabla.

En este contexto, el vicepresidente adjunto Tomás Laibe (Colectivo Socialista) aclaró ayer que se evaluó el “impacto” por la posible presencia de Piñera, lo que influyó al momento de tomar la decisión de no invitar a expresidentes a la ceremonia. “Hay consideraciones en términos de aforo y también consideraciones políticas, relativas a cuál es el impacto que puede producir la concurrencia, por ejemplo, del expresidente Piñera (...), y que puede significar un momento complejo para la Convención por toda la resistencia que eso genera en algunos convencionales”, dijo en un punto de prensa.

No obstante, entre convencionales y vicepresidentes de distintos colectivos aclaran que las conversaciones sobre el impacto de la visita de Piñera no se dieron en la reunión misma, sino que en las horas previas y de manera informal.

En todo caso, no es primera vez que la actual mesa directiva manifiesta reparos con la idea de invitar al expresidente Piñera hasta el ex Congreso. En enero, cuando la mesa recién había asumido, al ser consultada por la eventual visita del entonces Presidente Piñera, Quinteros dijo: “Es difícil que vaya (a la Convención)”. Según argumentó en esa ocasión, debido a las diferencias con el gobierno relativas a las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante el estallido social.

En la Convención comentan que el hecho de que Domínguez haya salido a hacer frente a las críticas no fue casual. Esto, debido a que a él le endosan -integrantes de la mesa directiva y cercanos a ella- la responsabilidad de no invitar a los exmandatarios.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.