Asociación aumentará presión para remover estatua de José Toribio Merino tras negativa de Defensa

toribio
JOSE TORIBIO MERINO-ALMIRANTE-ARMADA

A través de un documento enviado al titular de Defensa, Ciudadanos por la Memoria aseguró que con su determinación, el Ejecutivo "desoye la voz del pueblo".


Alrededor de un mes y medio tardó en llegar la respuesta del Ministerio de Defensa a la solicitud que hiciera la asociación Ciudadanos por la Memoria, referente a ordenar el retiro del Museo Naval y Marítimo de Valparaíso de la estatua del otrora Comandante en Jefe de la Armada y miembro de la Junta Militar que participó del Golpe de Estado de 1973.

La respuesta de Alberto Espina, que se entregó el lunes y a la que tuvo acceso La Tercera PM, fue negativa para la agrupación, por lo que adelantaron que aumentarán las presiones para remover lo que denominan un “fósil dictatorial”.

“No podemos sino lamentar la respuesta de su ministerio, tanto por el fondo como por la forma. Por el fondo, porque permite que la Armada de Chile se siga abanderizando políticamente con un personaje de siniestra memoria para una gran parte de este país. Desoye no solo nuestra petición, sino lo que es mucho más importante, la voz del pueblo de Chile expresada por acuerdo de la Cámara de Diputados que solicitó también recientemente al Gobierno el retiro del homenaje en cuestión”, manifestó la asociación a través de un documento enviado al titular de Defensa.

En cuanto a la forma, manifiestan, “nos parece deplorable que no haya un pronunciamiento directo de usted en cuanto autoridad generada por los procedimientos democráticos vigentes, sino que se limite a reenviarnos la posición  del Comandante en Jefe de la Armada. Estamos convencidos que ese seguidismo de las autoridades civiles respecto a las FFAA, esa concesión de una malsana
autonomía a los organismos castrenses es lo que está en el centro de la grave crisis moral que las instituciones armadas y de orden atraviesan actualmente”.

Teniendo en cuenta aquello, hacen presente que la negativa “no nos deja más alternativa que incrementar las presiones para que se respete la voluntad democrática expresada por la Cámara de Diputados y se remueva este fósil dictatorial cuya sola existencia, luego con razón hace pensar en el exterior que nuestra democracia es de baja intensidad y no da reales garantías”.

Seguir leyendo